Cómo elegir el árbol de Navidad

Saber cómo elegir el árbol de Navidad ahorra mucho tiempo

Cuando termina la noche de Halloween, muchas personas ya se ponen a pensar cómo elegir el árbol de Navidad, cuándo empezar a sacar la decoración navideña, etc. Es normal, pues tan sólo un mes después de la noche más terrorífica del año comienza el mes de una de las fiestas más populares: La Navidad.

En este artículo vamos a explicar cómo elegir el árbol de Navidad, enlistando las ventajas y desventajas de los árboles naturales y artificiales, y hablando sobre las medidas que debe tener. Asique si todavía no tenéis ningún árbol de Navidad, os recomiendo que sigáis leyendo.

Árbol natural vs. árbol artificial

Elegir un árbol de Navidad natural o artificial presenta algunas ventajas y desventajas

Lo primero que debemos tener en cuenta para saber cómo elegir el árbol de Navidad ideal para nuestro caso en concreto, es si preferimos uno real o de plástico. Obviamente, los árboles de Navidad que son de verdad, son generalmente más bonitos e imponentes que los artificiales. Sin embargo, a día de hoy podemos encontrar árboles de Navidad de plástico realmente preciosos y con un aspecto bastante natural, al menos lo suficiente para quedar bien en nuestro salón. Para ayudaros a tomar una decisión al respecto, vamos a ver cuáles son las ventajas y las desventajas de ambas opciones.

Árbol de Navidad natural

Para muchas personas forma parte de su ritual navideño ir a comprar el árbol de Navidad en sitios de venta específicos. Ahí pueden oler su aroma y tocar sus hojas. Se trata de una experiencia sin igual y que es tan propia de la Navidad como el mismísimo niño Jesús. No obstante, esta tradición provoca que miles de árboles acaben en la basura cada año.

Son muy pocas las opciones que tenemos para darle alguna utilidad una vez finalizadas las fiestas, por lo que la mayoría opta por deshacerse de él.

Artículo relacionado:
Cómo salvar un abeto de Navidad

A parte de este problema logístico, comprar un árbol de Navidad natural también conlleva otra serie de desventajas que vamos a enlistar a continuación:

  • El transporte es más difícil que el de los árboles artificiales, pues suelen ser más grandes, más pesados y más frágiles.
  • Requieren muchos más cuidados que los árboles artificiales, como el riego o la limpieza, pues irán soltando acículas (las hojas o pinchitos de los árboles de Navidad tradicionales: El pino y el abeto).
  • Las luces pueden llegar a marchitarlo, dándole un aspecto triste y poco festivo.
  • Generalmente, los naturales son más caros que los artificiales.

Sin embargo, los árboles naturales cuentan con un aspecto que los artificiales no pueden recrear: Su único y excelente aroma fresco. Debido a los muchos años que lleva siendo tradición colocar un pino o un abeto en el salón durante la Navidad, el olor característico que desprenden estos vegetales está estrechamente relacionado con el aroma propio de la Navidad. Puede parecer un detalle pequeño e insignificante, pero para muchas personas es fundamental para poder disfrutar de estas fiestas al máximo.

Artículo relacionado:
¿Cómo elegir el mejor abeto para esta navidad?

Si finalmente optamos por comprar un árbol de Navidad natural, sí que deberíamos fijarnos de dónde proviene. Existen lugares certificados que afirman que la producción de ese árbol ha tenido un impacto positivo en el medio ambiente. Así por lo menos no financiamos ni aprobamos las consecuencias negativas que puede provocar esta industria en el planeta.

Árbol de Navidad artificial

En comparación con los árboles naturales, los artificiales presentan más ventajas que desventajas, pues nadie podrá negar que son mucho más prácticos. Eso sí, carecen de la belleza, la majestuosidad y el aroma natural de los pinos y de los abetos reales. Además, también hay que mencionar que no son biodegradables, por lo que no se pueden reciclar, perjudicando así el medio ambiente el día que ya no los queramos. Aún así, cada vez son más las personas que escogen esta opción por los siguientes motivos:

  • Generalmente son más baratos que los árboles natural. No obstante, el precio depende sobre todo del tamaño, el color y la calidad.
  • Resultan más fáciles tanto de colocar como de guardar. No ocupan tanto espacio como los árboles naturales y se pueden reutilizar año tras año. Hay que destacar que, debido al poco uso que se les da, pueden durar muchos años.
  • Son prácticamente la única opción para las personas alérgicas a los pinos, pues son más livianos y no provocan alergias, al menos de este tipo.
  • Algunos modelos son anti inflamables, lo que disminuye considerablemente el riesgo de incendio en casa.
  • Los árboles artificiales son multifuncionales, pues algunos se venden ya con las luces integradas.
  • Existen árboles de diferentes colores: Verde, rojo, blanco, con efecto nevado, etc. De esta manera podemos escoger el que quede mejor con el resto del salón y de la decoración.

¿Cuál es la medida ideal para un árbol de Navidad?

El tamaño del árbol de Navidad es muy importante

Sigamos contestando a la pregunte de cómo escoger el árbol de Navidad. Una vez que tengamos claro si queremos uno natural o uno artificial, debemos escoger el tamaño óptimo. Claro está que cuanto más grande sea, más imponente y bonito quedará. Sin embargo, no todo el mundo dispone de un espacio tan amplio. El árbol debe tener las medidas adecuadas para que quede bonito. Si es demasiado grande en un espacio pequeño, dará más bien una sensación de claustrofobia y perderá completamente su gracia. Por otro lado, un árbol demasiado pequeño en un salón grande podría perder toda su majestuosidad y belleza, pues pasará desapercibido.

Para evitar que pase esto, lo mejor es sacar el metro y medir el espacio disponible. No sólo es importante tener en cuenta la anchura, si no también la altura. En este último caso debemos dejar unos centímetros de margen, pues no debemos olvidarnos de la estrella que irá en la punta más alta.

Artículo relacionado:
Todo lo que debes saber sobre los árboles de Navidad

Os daré un pequeño truco si no disponéis de mucho espacio pero queréis un árbol de Navidad altito para que quede más bonito. Lo ideal es que el árbol sea más alto que nosotros. Si no logramos adquirir uno así por falta de espacio, no pasa nada. Podemos colocarlo encima de una mesita pequeña, una caja, un taburete, lo que sea. Para que no se note y quede bonito igualmente, podemos cubrir los pies del árbol y la mesita con una tela bonita que vaya a juego con la decoración del árbol. Si aún así os parece un poco sosa la parte de abajo, colocad adornos navideños encima de la tela, alrededor del inicio del tronco del árbol.

Ya tenéis bastante información como para saber cómo elegir el árbol de Navidad que mejor se adapte a vuestro espacio. Ahora sólo queda escoger el que más os agrade, decorarlo y disfrutar de las fiestas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.