¿Cómo hacer abono orgánico?

El abono orgánico es ideal para la mayoría de plantas

El abono orgánico es el ideal para la gran mayoría de plantas. Debido a su procedencia natural, las raíces lo absorben mucho mejor y eso termina influyendo en la salud de las mismas. De hecho, cuando reciben los nutrientes a un ritmo adecuado, su sistema de defensas se fortalece.

Cuando tenemos algo tan importante como es un huerto, sea en macetas o en el suelo, es interesante saber cómo hacer abono orgánico para conseguir así una cosecha excelente. Incluso aunque solo tengamos plantas ornamentales, si las cuidamos con productos de origen natural seguro que vamos a ver cómo se ponen cada vez más bonitas.

¿Qué son los abonos orgánicos?

Antes de entrar en materia, veamos primero qué son, ya que así será más sencillo entender cómo se hacen. Bien, los abonos orgánicos son aquellos que tienen origen natural, sea de las plantas (hojas, ramas, cáscaras de algunos frutos, etcétera), y/o de los animales (básicamente estiércol, pero puede ser también orina). Cuando esta materia orgánica cae al suelo, poco a poco se va descomponiendo gracias a la acción de insectos, lombrices, caracoles y por microorganismos como bacterias y hongos, enriqueciéndolo con los nutrientes que se van liberando.

Pero además, se producen otros cambios en él, ya que sus características mejoran, pudiéndose volver más ligera, lo cual hace que el aire circule con más facilidad entre los granitos de arena que conforman el terreno. Así, baja el riesgo de encharcamiento y, por lo tanto, de pudrición radicular.

¿Cómo se hace?

El modo de preparación del abono orgánico varía dependiendo del tipo, por lo que vamos a ver cuáles son los más comunes:

Abono verde

El abono verde es orgánico

Imagen – Flickr/Huerta Agroecológica Com

El abono verde se obtiene de varios tipos de plantas: leguminosas (haba, soja, lenteja, etc.), crucíferas (zanahoria, rúcula, col, etc.) y gramíneas (trigo, maíz, avena, etc). Lo que se hace es sembrarlas en el suelo, y cuidarlas hasta que alcanzan su altura definitiva pero sin dejarlas florecer. Después, se cortan y se trocean, para después enterrarlas cerca de las plantas que se quieran abonar.

Estos son los nutrientes que aporta: principalmente nitrógeno, esencial para el crecimiento de las plantas; pero también otros como el fósforo o el potasio.

Compost

El compost es un buen abono

¿Sueles tirar los restos de comida a la basura? Pues te recomendamos dejar de hacerlo. Hay muchas sobras que le serán de utilidad a las plantas: cáscaras de plátano y de huevo, hojas verdes, piel de las frutas, flores. No has de echar carne ni pescado al compost, ya que se llenan de hongos enseguida y eso echaría a perder todo el trabajo; pero sí que te servirán las espinas si se limpian con agua.

Los pasos a seguir son:

  1. Consigue una compostera (en venta aquí) o una bandeja de madera de unos 40 centímetros de alto por lo que desees de ancho.
  2. Ponle una capa de paja de 30 centímetros de alto, y por encima hojas (verdes o secas), ramas, y cualquier otro resto de poda. Luego, echa abundante agua para que se humedezca.
  3. Ahora, añade otra capa de unos 10 centímetros de sobras de comida (ya sabes: verduras, cáscaras de huevo y de plátano, flores…). Vuelve a humedecer.
  4. El siguiente paso es cubrirlo todo con una capa de unos 10 centímetros de estiércol o mantillo en polvo, y echar de nuevo agua.
  5. A los 15 días tienes que darle la vuelta, y de nuevo una vez por semana.

Es importante que la temperatura se mantenga alta, entre los 30 y los 65ºC para que la materia orgánica se descomponga bien. Si no es el caso, has de añadir más capas de tierra, mantillo y/o restos de jardinería, siempre procurando mantener un equilibrio entre todas las capas.

Para evitar malos olores, puedes cubrirlo con ramas u hojarasca, pero además tienes que evitar humedecerlo en exceso.

Los nutrientes que aporta el compost son: nitrógeno, fósforo, potasio, y otros como el cobre, el boro, el zinc y el hierro.

Té de estiércol de vaca

El estiércol de vaca lo consigues en cualquier vivero, tienda de jardinería o aquí. Una vez en casa, sigue estos pasos para convertirlo en abono orgánico líquido:

  1. Busca un lugar en el que no le dé el sol. Esto es especialmente importante si es verano, ya que en sombra el olor no será tan desagradable.
  2. Si tienes una funda de almohada vieja podrás utilizarla para hacer el té de estiércol. Ata un extremo con una cuerda.
  3. Luego, llénala con 14 litros de estiércol de vaca, y ata el extremo que falta.
  4. Ahora, echa la funda con el estiércol en un recipiente con agua y déjala ahí por 4 días. Ha de quedar bien sumergida. Eso sí, no tapes el recipiente porque la producción de gases será alta.
  5. Pasado ese tiempo, echa el líquido resultante en un cubo de unos 18 litros y dilúyelo en agua.

Ahora, podrás usarlo para abonar, y conseguirás así que obtengan estos nutrientes: nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio, y manganeso.

Otros tipos de abonos caseros

Las cáscaras de huevo son un buen abono casero

Para terminar, si quieres abonar tus plantas con otros productos caseros, te recomendamos hacerlo con:

  • Cáscaras de huevo: las puedes trocear y echar por encima de la tierra. Aportan calcio, que es un nutriente que interviene en la transpiración de las plantas.
  • Cáscaras de plátano: troceadas también. Si se echan en el huerto o jardín se liberará cobre, manganeso, potasio, y hierro. Todos ellos les servirán para poder respirar y crecer mejor.
  • Césped y hojas: los restos de poda verde, así como las hojas que caen de los árboles se pueden echar sobre el suelo. Poco a poco se irán descomponiendo, y así, la tierra se abonará.
  • Bolsitas de té: las hojas de té contienen un 5% de nitrógeno, por lo que colocar las bolsitas alrededor de las plantas del jardín es muy interesante. Eso sí, no aconsejamos hacerlo en las macetas pues se podrían llenar de hongos.
  • Vinagre: si echas una cucharadita de vinagre en un litro de agua y después riegas la planta, le vas a aportar hierro, calcio, potasio, sodio y magnesio. Estos nutrientes le serán útiles para realizar sus funciones vitales.

¿Conoces otros abonos orgánicos? Esperamos que te haya parecido interesante lo que has aprendido aquí.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Ruben dijo

    Bien hecho,dar a conocer todas estas técnicas para mantener la semilla original jallalla pachamama…!!!

bool(true)