¿Cómo hacer aceite de albahaca casero?

aceite de albahaca ya elaborado

El aceite de albahaca se ha convertido en uno de esos aceites esenciales que no deberían faltarte en casa, porque tiene cientos de aplicaciones diferentes. Si te ha salido un granito en la cara antes de un evento importante, puedes confiar en él para que ayude a que desaparezca. Si lo que te pasa es que tienes molestias en el estómago, también te va a venir bien recurrir a esta solución.

El aceite esencial de albahaca es un gran aliado, y lo mejor es que no tienes que ir al supermercado a comprarlo, porque lo puedes elaborar de forma totalmente casera.

Propiedades del aceite de albahaca

planta para hacer aceite de albahaca

Prepárate para descubrir que plantar albahaca en casa tiene muchos más beneficios de los que pensabas. Mira todo lo que puede hacer por ti un aceite elaborado a base de hojas de albahaca.

Propiedades antimicrobianas

Bacterias, hongos y virus caen rendidos ante la albahaca. Precisamente por ello, su aceite se ha usado desde hace siglos como un remedio natural frente a gripes, resfriados, infecciones respiratorias y problemas tópicos como el acné.

Por ejemplo, si te ha salido un granito, diluye unas gotas de este aceite en otro que actúe como portador (el aceite de almendras es una buena elección) y aplícalo directamente sobre la zona afectada. Deja que se seque al aire y empiece a hacer efecto.

Si tienes congestión nasal, pon unas gotas en un recipiente con agua caliente y realiza inhalaciones de vapor. Si dispones de un humidificador en casa, añade unas gotas y deja que este haga su trabajo mientras te relajas en el sofá, o directamente mientras duermes.

Propiedades antioxidantes

El aceite de albahaca es rico en antioxidantes, unos compuestos químicos que se encargan de neutralizar los radicales libres, impidiendo así que puedan causar daños a nuestro cuerpo.

Los radicales libres son responsables de los síntomas prematuros de envejecimiento en nuestro rostro, pero también se relacionan con la aparición de enfermedades graves como el cáncer. Por eso, mejor tomar todas las precauciones posibles frente a su actuación.

La acción de este aceite es más efectiva si llega desde dentro de nuestro organismo, así que lo que podemos hacer es añadir el aceite de albahaca en algunas de nuestras recetas. Puede ser un estupendo aliño para las ensaladas, pero también para pastas, salsas y, por supuesto, para platos que lleven tomate.

Propiedades antiinflamatorias

ingrediente para elaboracion aceite albahaca

En caso de que notes las piernas inflamadas por el calor o por pasar mucho tiempo de pie, si has tenido una sobrecarga al hacer ejercicio, tienes artritis o sufres inflamación en el estómago o el intestino, confía en el aceite de albahaca. Porque tiene unas excelentes propiedades naturales antiinflamatorias.

Puedes añadirlo a tus recetas, tal y como hemos visto hace un momento, pero también puedes aplicarlo para masajear las zonas en las que sientas dolor o inflamación. Para un mejor resultado, puedes mezclar unas gotas de este producto con otro aceite portador de tu elección.

Beneficios para la salud mental

Todos vivimos en un estrés constante, y eso hace que no nos sintamos bien ni a nivel físico ni mental. Luchar contra este fenómeno es complicado, pero hay que intentar llevar un estilo de vida más relajado.

En caso de que estés pasando por un episodio de estrés o ansiedad, o simplemente necesites relajarte, usa el aceite de albahaca. Añade unas gotas a un difusor de aromas, apaga las luces, pon música relajante y céntrate en la respiración. Cinco o 10 minutos serán suficientes para que te sientas mucho mejor.

¿Cómo hacer aceite de albahaca en casa?

ingredientes para hacer aceite de albahaca

Con todas las propiedades que tiene, está claro que no debería faltarnos nunca en casa. Así que vamos a ver una receta de aceite de albahaca casero, para que lo tengas a mano cada vez que te haga falta.

Los ingredientes para elaborar un litro de aceite de albahaca son:

  • 950 ml de aceite de oliva virgen extra (que sea de buena calidad).
  • 30 hojas de albahaca fresca y, si puede ser, añade algunas flores.

Como ya imaginarás, si quieres hacer más o menos cantidad, solo tienes que ajustar las proporciones en base a las que te indico.

Receta 1 para hacer aceite de albahaca

Empieza cortando unas 30 hojas de tu planta de albahaca que estén bien tersas. Límpialas un poco con ayuda de un paño limpio. Si lo ves necesario, lávalas debajo del chorro del grifo. A continuación, ponlas en un vaso con un par de cucharadas de agua y tapa con un papel film. Deja reposar durante media hora.

Pasa la mezcla de hojas y agua a un recipiente con cierre hermético (que sea de cristal, no utilices plástico para que no exista el riesgo de que aporte sabores de otros alimentos que haya contenido con antelación) y añade el aceite.  Tapa este recipiente con film de plástico y luego ponle la tapa.

Deja reposar la mezcla en un lugar oscuro y fresco, como el armario de la despensa durante 10 días. Cada dos días mezcla bien el contenido para que se vayan mezclando los sabores. No es necesario que abras el bote, basta con agitarlo un poco.

Transcurrido ese tiempo, cuela el aceite y guárdalo para utilizarlo cuando lo necesites. Si quieres, puedes añadir varias hojas de albahaca a la botella en la que lo conserves.

Receta 2 de aceite de albahaca

aceite de albahaca listo para usar

Como con todas las recetas, siempre hay varias formas de llegar al mismo resultado final. Aquí tienes otra alternativa para elaborar aceite de albahaca casero.

Empieza limpiando las hojas de albahaca bajo el chorro del agua. A continuación, pon un cazo con agua al fuego y caliéntalas un minuto (no es necesario que hiervan).

Enfríalas en un recipiente con agua con hielo, escúrrelas bien y tritúralas con la batidora o con mortero, lo que prefieras. A medidas que vas machacando las hojas ve incorporando el aceite de oliva. Cuando termines, puedes pasar la mezcla por un colador para eliminar los restos de hojas, o dejarlo tal cual está.

Puedes usarlo inmediatamente o ponerlo en un tarro de vidrio y dejar que macere de dos semanas a un mes para potenciar su sabor. Si eliges la última opción, puedes añadir unas hojas frescas que deberías cambiar cada dos semanas. Además, recuerda guardar el bote en un lugar fresco y oscuro, pero nunca en la nevera.

Delicioso y lleno de buenas propiedades, el aceite de albahaca se convertirá en uno de tus favoritos tanto para cocinar como para cuidarte. ¿Lo has probado ya? ¡Cuéntame tu experiencia en los comentarios!


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.