Cómo hacer compost con restos de poda

como hacer compost con restos de poda en casa

El compost o mantillo es el resultado de la fermentación aeróbica de una mezcla de materiales orgánicos bajo condiciones específicas de humedad, aireación, temperatura y nutrientes. Hay muchas personas que quieren aprender cómo hacer compost con restos de poda para crear este tipo de fertilizantes de forma natural.

Por ello, vamos a dedicar este artículo a contarte cómo hacer compost con restos de poda, qué aspectos debes tener en cuenta y cuál es su función.

Cómo hacer compost con restos de poda

compost casero

Haug describe una definición más completa como «materia orgánica que ha sido estabilizada en un producto similar al humus en el suelo, libre de patógenos y semillas de malezas extrañas, no atrae insectos y puede manipularse, almacenarse, transportarse,  embolsado y beneficioso para el suelo y el crecimiento de las plantas».

Con esta técnica aprovechamos todos los residuos orgánicos de la propia finca. Los factores a considerar son:

  • Mezcla de equilibrio de materiales para obtener una relación carbono/nitrógeno entre 25-35 hasta obtener un valor entre 15-10 al final del proceso.
  • Tamaño de partícula apto para compostaje (2 a 5 mm de diámetro).
  • Material de partida con pH neutro, corregido si es necesario.
  • La relación de masa de las materias primas (azúcar, proteínas, celulosa y lignina) es buena.
  • El oxígeno es esencial para el desarrollo microbiano (40-60% de aireación).
  • La humedad es crítica para el progreso de todo el proceso (40-60%).
  • La temperatura es el parámetro que mejor indica el desarrollo del proceso. La temperatura máxima no debe superar los 70 ºC (adecuada entre 55-65 ºC). A estas temperaturas se evita la pérdida de materia orgánica y se garantiza la destrucción de bacterias patógenas y semillas adventicias.
  • El tamaño adecuado de la pila es de un metro y medio de alto, de sección trapezoidal, un metro y medio de ancho en la parte inferior, y no hay límite de longitud.
  • Es importante comprender las condiciones climáticas donde se instala la batería para protegerla del sol, la lluvia, el viento y el frío.
  • Al final del proceso, debemos obtener un producto maduro con un olor agradable que recuerda al suelo del bosque, un color oscuro propio de la materia orgánica y una temperatura estable.

Preparación de la pila de compost

resto de poda para compost

El otoño y el invierno son las épocas del año en las que se realizan las tareas de poda más fuertes para los árboles frutales. Estas son operaciones muy importantes para mantener nuestros árboles y arbustos sanos y productivos, pero generan muchos desechos como hojas y ramas que pueden ocupar mucho volumen y, en ocasiones, son difíciles de manejar.

Una vez finalizada la poda, los restos vegetales de un árbol se pueden gestionar de diferentes maneras. Uno de los métodos más habituales es trocear y almacenar los troncos más grandes para usarlos como leña para chimeneas y barbacoas, y utilizar la leña para calentarnos en invierno o para organizar comidas al aire libre en primavera y verano. No es recomendable amontonarlos, ni desde un punto de vista estético ni medioambiental ni fitosanitario.

Pasos para aprender cómo hacer compost con restos de poda

Aquí te damos los pasos principales para aprender cómo hacer compost con restos de poda:

1) Lo primero que se debe hacer es reducir el tamaño de las ramas, preferiblemente triturando madera. Mediante este proceso se puede reducir el tamaño de los residuos y favorecer su descomposición en materia orgánica, y si se lo ponemos fácil, los microbios (hongos y bacterias) encargados de ayudar en esta tarea trabajarán más rápido para ellos. Además, triturando la madera en trozos, ni demasiado grandes ni demasiado pequeños, se puede lograr el secado del material sin un secado excesivo. Para realizar esta tarea, recomendamos usar una trituradora de jardín, ya que cortar todas las ramas con unas tijeras puede ser una tarea muy difícil y no vale la pena.

2)En segundo lugar, hay que tener en cuenta el tipo de residuos que se están descomponiendo, como los residuos verdes cortados en primavera o verano, tienen un alto contenido de humedad, aportan mucho nitrógeno y son altamente biodegradables. Aunque este material tiene un alto contenido de carbono, su relación carbono/nitrógeno suele ser baja porque suele tener un alto contenido de nitrógeno.

Sin embargo, los residuos marrones o duros de la madera lignificada seca suelen tener un bajo contenido de humedad, un bajo contenido de nitrógeno y una alta relación carbono/nitrógeno. ¿Porque es esto importante? Porque para hacer un buen compost, la relación C/N inicial debe estar alrededor del 25%, ya que los microbios usan 25 partes de carbono por parte de nitrógeno en el proceso de descomposición. Si el porcentaje es superior al 40%, la actividad biológica disminuirá, y si es inferior al 40%, el compostaje se producirá tan rápidamente que el nitrógeno se perderá en forma de amoníaco.

3) Una vez que hemos tratado el material, el compostaje se divide en dos etapas: en la primera etapa, los microorganismos son los más activos porque tienen una gran cantidad de material biodegradable disponible y mineralizado. A partir de ahí, en la segunda etapa, se produce la maduración o estabilización del compost, en la que los microorganismos reducen su actividad al tener menos material biodegradable, momento en el que se produce la polimerización y condensación del residuo.

4) El proceso, que parece complejo, no depende directamente de nosotros, ya que los microbios funcionarán, pero debemos considerar monitorear las condiciones en las que ocurre para que la descomposición no falle y el proceso sea eficiente.

La humedad y la temperatura son claves en este proceso, y para mantenerlas en su lugar, es recomendable utilizar un compostador, permitiendo que los microbios mantengan los restos secos y aireados mientras hacen su trabajo.

Lo ideal es mantener la humedad al 50%, pero no mojar demasiado el residuo, para evitar que el agua desplace el oxígeno en los poros del material formado. La forma más fácil de hacer esto es regar abundantemente la pila de restos cada dos o tres semanas sin crear charcos. Para que el compost formado no se aglomere, hay que controlar la aireación y dar la vuelta a la pila de restos cada dos meses para que haya suficiente oxígeno.

Distribuido por todo el material en descomposición, evita malos olores y facilita la desinfección del compost ya que ayuda a eliminar patógenos a la vez que acelera el proceso de descomposición, haciéndolo más exotérmico. Nuestro consejo es airearlo cada dos meses, volteando el contenido del compostador con la ayuda de una horca o aireador.

Este proceso nos permite aprovechar eficientemente el material vegetal, reciclar productos aparentemente inservibles y obtener compost rico en materia orgánica y humus, el abono natural ideal para mejorar los nutrientes de los suelos de cultivo.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre cómo hacer compost con restos de poda.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.