Cómo hacer esquejes de glicina

Una de las mejores formas de propagar la glicina es a través de esquejes

La glicina es una planta trepadora que aporta un toque de color y belleza en cualquier jardín. Es un vegetal versátil y fácil de cultivar, pero una de las mejores formas de propagarla es a través de esquejes. Los esquejes son ramas jóvenes y saludables tomadas de una planta madre, que luego se plantan para desarrollar raíces y convertirse en una nueva planta. En este artículo explicaremos cómo hacer esquejes de glicina para que podáis tener éxito en la propagación de esta hermosa planta.

Aprenderemos cuál es el mejor momento para hacer los esquejes y cómo prepararlos hasta que estén listos para ser trasplantados. Con esta información podréis disfrutar de nuevas plantas de glicina en vuestro jardín sin tener que gastar una gran cantidad de dinero en ejemplares nuevos.

¿Cómo hacer una glicina?

Para hacer esquejes de glicina primero necesitamos una de estas plantas

A la hora de reproducir glicina, hay que destacar que existen varios métodos que podemos aplicar:

  • Semillas: La glicina puede propagarse a través de semillas, pero este método no es tan común debido a que las plantas resultantes no  son genéticamente idénticas a la planta madre.
  • Capas: Otro método para propagar la glicina es la capa. Este proceso consiste en doblar una rama hacia el suelo y sujetándola en su lugar hasta que las raíces se desarrollen. Una vez que la rama ha desarrollado raíces, se puede cortar y trasplantar.
  • División de raíces: La glicina también puede propagarse mediante la división de raíces. Esto se hace al extraer una sección de la planta con un grueso sistema radicular y plantarlo en un lugar diferente.
  • Injertos: El Injerto es una técnica de propagación en la que se une una parte de una planta (el injerto) a otra planta (el portainjerto). La ventaja de este método es que el injerto se beneficia de las características del portainjerto, como resistencia a plagas y enfermedades, mejor resistencia al clima, etc.

No obstante, a nosotros nos interesa el método de propagación más común: Los esquejes. En este proceso se toma una rama de una planta madre sana y se planta en un sustrato húmedo para que las raíces se desarrollen. Más adelante comentaremos cómo hacerlo paso a paso.

Hay que tener en cuenta que algunos de estos métodos son más eficaces que otros y pueden depender de la variedad de glicina que estemos tratando de propagar. Es recomendable investigar y hacer pruebas para ver cuál es el método más adecuado para nuestras necesidades.

Cómo hacer esquejes de glicina paso a paso

Si tenemos claro que queremos propagar nuestra glicina mediante esquejes, debemos seguir los siguientes pasos:

  1. Crear el esqueje: Lo primero es elegir una rama sana y vigorosa de la planta madre que tenga al menos unos 6 pulgadas de longitud. Después usaremos unas tijeras de podar limpias y afiladas para cortar la rama en un ángulo de 45 grados, justo debajo de un nudo de la rama. Luego hay que retirar todas las hojas y ramitas de la parte inferior del esqueje.
  2. Preparar el esqueje: Una vez tengamos el esqueje, toca raspar ligeramente la corteza en la base para exponer la madera blanca. Los más recomendable es sumergir después el esqueje en una solución de hormonas de enraizamiento durante unos minutos.
  3. Plantar el esqueje: Después tenemos que plantar esqueje en una maceta con un sustrato de mezcla de turba y arena. Luego toca cubrir la maceta con un plástico para crear un ambiente húmedo y mantenerlo en un lugar cálido y con luz indirecta.
  4. Riego y trasplante: Es importante regar regularmente y esperar a que las raíces se desarrollen antes de trasplantarlo al suelo.

Cabe decir que el éxito en la propagación de los esquejes depende de muchos factores, incluyendo el tipo de planta, le época del año y las condiciones ambientales. Es importante asegurarse de que los esquejes estén en un ambiente húmedo y cálido para que las raíces se desarrollen correctamente.

¿Cuándo hacer esquejes de glicina?

El mejor momento para hacer esquejes de glicina es cuando la planta está en un período de crecimiento activo

Ahora que ya sabemos cómo hacer es esquejes de glicina, toca averiguar cuándo hacerlo. El mejor momento para llevar a cabo esta tarea y tener éxito en su propagación es cuando la planta está en un período de crecimiento activo. Generalmente, esto sucede en primavera o principios del verano.

Sin embargo, el momento exacto puede variar dependiendo de la zona climática en la que nos encontremos y de las condiciones ambientales específicas de nuestro jardín. Es importante elegir ramas jóvenes y saludables que no estén floreciendo o madurando. En general, se recomienda tomar esquejes de glicina en primavera, cuando la planta está empezando a crecer de nuevo, pero antes de que las hojas y los brotes se desarrollen completamente. También resulta de suma importancia evitar coger esquejes en los días calientes, ya que pueden secarse antes de tiempo.

¿Cuánto tarda en crecer la glicina?

El tiempo que tarda un esqueje de glicina en crecer depende de varios factores, como las condiciones ambientales, el tamaño del esqueje y la variedad de glicina. Sin embargo, en general, se puede esperar que un esqueje de glicina tenga raíces suficientes para ser trasplantado en alrededor de 6 a 8 semanas después de haber sido tomado.

Es importante tener en cuenta que durante las primeras semanas después de hacer el esqueje, es necesario mantenerlo en un ambiente cálido y húmedo para ayudar en el desarrollo de las raíces. También es recomendable cubrirlo con un plástico para mantener la humedad y evitar que se seque.

Cómo cultivar esquejes en interior
Artículo relacionado:
Cómo cultivar esquejes en interior

Una vez que el esqueje ha desarrollado raíces suficientes, se puede trasplantar a una maceta más grande o al suelo. Sin embargo, es importante tener en cuenta que, aunque el esqueje haya desarrollado raíces, aún puede ser delicado y requerir cuidados adicionales hasta que se haya establecido completamente.

Hay que tener en cuenta que el tiempo de enraizamiento de los esquejes puede variar dependiendo de las condiciones ambientales, por lo que es importante estar pendiente y monitorear el crecimiento de los mismos. Si el esqueje no está desarrollando raíces después de varias semanas, es posible que haya algún problema con las condiciones en las que se encuentra y será necesario ajustar o cambiarlas.

Si queréis embellecer vuestro entorno reproduciendo vuestra glicina, ya tenéis toda la información necesaria para poder hacerlo. ¡Espero que os salga bien!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.