Cómo hacer un bonsái de limonero

Cómo hacer un bonsái de limonero

Foto imagen Cómo hacer un bonsái de limonero: Tiendabonsai

Los bonsáis son una de las plantas más atractivas que existen en el reino vegetal. Son muchos los aficionados que en alguna ocasión prueban a cuidar uno. Sin embargo, ¿Y si te proponemos hacer uno tú mismo? Por ejemplo, podrías aprender cómo hacer un bonsái de limonero.

Si quieres saber cómo se hace y algunos trucos para conseguir que poco a poco te crezca hasta convertirse en un ejemplar hermoso sigue esta guía que hemos preparado para ti.

Por qué hacer un bonsái de limonero

limonero

Cuando vas a los supermercados, floristerías, y otras tiendas donde venden plantas los bonsáis son una de las que puedes encontrar. Sin embargo, la mayoría de estas tiendas tienen ejemplares de hoja verde, es decir no son frutales. Comprar un bonsái de limonero, naranjo, manzano… no es barato comparado con los precios de bonsáis más económicos. Pero eso no quiere decir que no puedas tener tu propio bonsái de limonero.

El mayor atractivo de un bonsái de limonero, así como de un naranjo o de un manzano, está en la fruta. Después de florecer, con unas bellísimas flores, tendrás unos pequeñísimos limones, en algunos casos incluso útiles, lo que lo hace mucho más atractivo. Pero también algo más delicado en cuanto a sus cuidados.

A nivel decorativo, es uno de los ejemplares más bonitos que puedes adquirir. Y en realidad no necesitas comprarlo en una tienda sino que podrías crearlo tú mismo desde un hueso de limón. ¿Quieres saber cómo?

Cómo hacer un bonsái de limonero

bonsai limonero

Fuente: centrobonsai

A continuación te vamos a dar las claves para que puedas hacer un bonsái de limonero fácilmente. Eso sí, tendrás que armarte de mucha paciencia dependiendo del tipo de cítrico que utilices.

Materiales a utilizar para crear un árbol bonsái de limón

Si ya te has planteado crear un bonsái de limonero en tu casa hay varios elementos que necesitas tener a mano para poder llevarlo a cabo. Estos son:

  • Un cítrico. En este caso hablamos de un limonero, pero en realidad podría ser una semilla, un esqueje o un arbolito pequeño.
  • Sustrato. Si quieres que el limonero crezca sano y se desarrolle lo más rápido posible entonces necesitarás utilizar una tierra adecuada para cítricos y al mismo tiempo un drenaje adecuado para convertirlo en bonsái como puede ser la akadama.
  • Una maceta. Sabemos las ganas que tienes de tener un bonsái pero cuando este se está creando desde pequeño no se puede utilizar una maceta de bonsái directamente sino que primero es necesario que se desarrollen las raíces y eso implica tener profundidad en su tiesto. Por eso la mejor maceta para empezar es una normal, que suele llamarse dentro del mundo del bonsái una maceta prebonsai.

Con todo esto tendrás todo lo necesario para iniciarte en el mundo del bonsái desde cero.

Bonsái limonero desde semilla

Tal y como te hemos comentado antes, hay varias formas de hacer un bonsái limonero. Una de ellas, y quizá la primera de todas, es utilizando un hueso de limón. Es también la forma más larga para conseguirlo pero si no te importa y tienes paciencia podrás construir tu propio árbol y darle la forma que tú quieras con el paso del tiempo.

Para empezar, necesitas conseguir un hueso de limón. En muchas ocasiones, cuando partimos un limón, algunos de los huesos vienen ya germinados, es decir con algunas raíces o incluso un pequeño tallito del que podría salir un árbol.

Una vez tienes ese hueso necesitarás tenerlo durante unas semanas en una servilleta humedecida y en un recipiente tapado con papel film para generar una especie de temperatura estable y entorno cálido a fin de que siga desarrollando sus raíces e incluso su tallo.

Cuando ya está lo suficientemente grande, se debe pasar a una maceta pequeña de unos seis centímetros de diámetro para que siga creciendo. Conforme lo haga tendrás que ir trasplantándolo de maceta durante los siguientes años hasta que el tronco sea lo suficientemente grueso como para poder pensar en él como un bonsái.

Durante ese tiempo lo que sí puedes hacer es ir moldeando las ramas para que vayan en la dirección que tú quieras. Esto se consigue mediante alambre, doblando con mucha suavidad las ramas para evitar que se partan.

Una vez el tronco de tu limonero sea lo suficientemente ancho como para pensar en él como un árbol en miniatura el siguiente paso será el de transformar ese prebonsái en un bonsái de verdad. Es quizá el paso más complicado y en el que más sufre el árbol porque la mayoría de las técnicas consisten en recortarle las raíces para ir encajándolo en macetas de bonsái. Nuestra recomendación es que lo hagas muy poco a poco, recortando solo un 10% de las raíces en cada trasplante con el objetivo de tener más oportunidades de éxito.

Bonsái limonero desde plántula

bonsái con limones

Fuente: bonsaiempire

Otra forma de conseguir hacer un bonsái de limonero un poquito más rápida es utilizando una plántula. Como sabes, esta sería un árbol pequeño que está desarrollándose aunque también puedes encontrar en las tiendas prebonsáis bastante baratos de limonero.

Para ambas opciones lo que vamos a contarte te interesa. Una plántula así como un prebonsái de limonero se caracterizan por tener en la mayoría de ocasiones el tronco aún delgado. Esto implica que, si quieres tener un árbol lo más parecido al ejemplar normal, necesitarás dejar que crezca. Una de las técnicas que utilizan algunos expertos para conseguirlo es plantar directamente en la tierra esta plántula o prebonsái durante unos cuantos años. De esta forma el árbol se comportará como un cítrico normal y se desarrollará de manera correcta. Pasado ese tiempo habría que desenterrarlo con mucho cuidado para ir pasándolo a una maceta.

Tal y como puedes pensar hablamos de un proceso bastante estresante para el árbol, pero posible para conseguir transformarlo en un bonsái. Para ello, los cuidados son muy importantes.

En realidad, lo que más necesitas para conseguir hacer un bonsái de limonero es paciencia y tiempo. No se va a crear de la noche a la mañana, sino que tardará años. Pero por eso mismo será uno de los que más aprecies, porque le habrás dado vida desde el principio y lo habrás creado como a ti te gusta. ¿Has intentado alguna vez hacer un bonsái? ¿Qué resultados obtuviste?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.