¿Cómo hacer un herbicida casero con lejía?

La lejía es un herbicida casero muy económico

Muchas veces aparecen malas hierbas en sitios que queremos mantener limpios de plantas, como por ejemplo caminos, bordillos, escaleras, tejados, etc. Obviamente siempre podemos recurrir a los herbicidas comerciales. ¿Pero sabíais que existe una manera mucho más económica para eliminar estos vegetales no deseados? Hay un producto que todos tenemos en casa y que puede ayudarnos a crear un herbicida casero: La lejía.

Para que podáis entender la magnitud de su potencia, explicaremos qué es esta sustancia, cuál es su efecto en las plantas y cómo debemos emplearlo. Sin lugar a dudas es una buena alternativa si queremos eliminar algunas hierbas y ahorrar un poco de dinero.

¿Qué es la lejía?

La lejía es un compuesto químico que utilizamos mucho

Antes de explicar cómo hacer un herbicida casero con lejía, primero vamos a comentar qué es y cómo afecta a las plantas. También conocida como lavandina, blanqueador, límpido o cloro, la lejía es una disolución de hipoclorito de sodio. Se trata de un compuesto químico cuya fórmula molecular es NaClO, pues está formado por sodio, cloro y oxígeno. Hay que destacar que tiene una gran variedad de usos en diferentes ámbitos: Domésticos, industriales, en la hostelería, en la alimentación y en muchos otros servicios.

Cabe decir que la lejía es muy oxidante. Al entrar en contacto con cualquier materia orgánica, la disuelve y destruye. Por este motivo resulta un desinfectante tan potente. Además, es de amplio espectro y sale realmente muy económico. Eso sí, hay que tener en cuenta que algunos metales son susceptibles a la lejía, por lo que debemos evitar que entren en contacto para que no se oxiden. A continuación enlistaremos los usos más comunes que tiene este compuesto:

  • Desinfectante de agua: Tanto para consumo de agua como para higienizar baños públicos y piscinas.
  • Blanqueador: Elimina manchas de la ropa blanca y evita la proliferación de microorganismos en tejidos.
  • Desinfección de superficies: Sirve para desinfectar suelos, trapos, encimeras, utensilios, etc.

A pesar de que la lejía tenga unos usos tan cotidianos, hay que recordar es muy tóxica si se inhala o ingiere en ciertas cantidades. No es poco frecuente que niños e incluso adultos se intoxiquen realizando limpiezas en casa. Muchas personas desconocen que si se mezcla lejía con amoniaco o sustancias ácidas, esta mezcla acaba liberando gases tóxicos y peligrosos para nuestra salud. Además, el contacto de la lejía con los ojos, piel o mucosa puede producir quemaduras, irritaciones y también cáncer de piel, si la concentración es lo bastante alta.

Por este motivo es de suma importancia que manipulemos la lejía o productos que la contengan con mucho cuidado y utilizando protección adecuada. También debemos procurar mantener estos compuestos alejados del alcance de los niños y usarlos de manera responsable para evitar daños en el medio ambiente. Esto último es muy importante, ya que la lejía en cantidades grandes puede ser muy nociva para los ecosistemas.

¿Qué pasa si le echo lejía a las plantas?

La lejía como herbicida casero es eficaz pero se debe manipular con cuidado

Ya sabemos qué es y para qué se utiliza la lejía. ¿Pero cómo afecta a las plantas? Como ya hemos mencionado anteriormente, este compuesto químico no afecta únicamente a los microorganismos, si no a cualquier tejido orgánico. Este incluye también a todos los vegetales. Por este motivo, la lejía es un herbicida bastante potente que resulta muy barato.

Llegados a este punto hay que aclarar que el poder herbicida que tiene la lejía no es tan crítico como el que poseen los fitosanitarios. Estos últimos penetran en el interior de las plantas, envenenándolas desde dentro. En cambio, la lejía tiene uno efecto parecido al del salfumán a la hora de utilizarla como herbicida. Ambos queman los vegetales al entrar en contacto con ellos.

A la hora de aplicar la lejía como herbicida casero, podemos hacerlo de dos maneras: Por contacto directo o alterando el pH del suelo. Como ya hemos mencionado anteriormente, aplicar lejía sobre tejido orgánico, como las plantas, lo quema. Pero esto no significa que reduzca los vegetales a cenizas, si no que los seca por matar toda la zona tratada. Por lo tanto, el efecto no es sistémico, ya que sólo muere la parte en la que se ha aplicado este compuesto químico. En el caso de que la zona dañada sea vital para la planta, sí que puede llegar a matarla por completo.

Otra manera de utilizar la lejía como herbicida casero es alterando el pH del suelo. Si aplicamos este compuesto químico cerca de la raíz de un vegetal, lo eliminaremos del todo. También podemos echar algo de lejía en zonas donde no queremos que crezca nada. Añadiendo la cantidad suficiente de lejía, podemos llegar a cambiar el pH del suelo, ya que es muy alcalina. De esta manera, la gran mayoría de plantas no serán capaces de crecer ahí durante bastante tiempo. Eso sí, sólo debemos aplicar este método en espacios privados y no en suelos que tengan valor ecológico o productivo.

Herbicida casero con lejía: Modo de aplicación

Ahora que ya sabemos el efecto que tiene este compuesto químico, toca averiguar cómo hacer herbicida casero con lejía. Realmente es muy sencillo, pues no tenemos que fabricar ni elaborar nada. Con verter la lejía concentrada sobre los vegetales o al pie de los mismos ya es suficiente. De hecho, ni si quiera tiene que ser una cantidad grande, sólo la suficiente para mojar la planta por completo. Si lo que queremos es evitar que puedan crecer vegetales en zonas no deseadas, como por ejemplo en la acera o en los huecos entre adoquines, bastará con regar con lejía a chorro la tierra.

Hay que destacar que será necesario aplicar este compuesto varias veces de forma consecutiva si queremos eliminar ciertas plantas, sobre todo si son resistentes o grandes. En el caso de que se pusiera a llover poco después de aplicar la lejía, es muy probable que el agua acabe limpiando la planta, por lo que tendremos que repetir la aplicación. Si utilizamos la lejía al atardecer, será más eficaz, puesto que los vegetales permanecerán mojados durante más tiempo.

Es posible secar un árbol con lejía
Artículo relacionado:
¿Cómo secar un árbol con lejía?

Con esta información ya podemos utilizar la lejía como un herbicida casero y económico. Sin embargo, debemos tener siempre presente que se trata de un producto altamente tóxico tanto para nosotros como para el medio ambiente. Por ello, debemos manipularlo y usarlo con mucha precaución.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.