Cómo hidratar las hojas de las orquídeas

Las orquídeas viven en selvas húmedas

Imagen – Wikimedia/sunoochi

Uno de los problemas más comunes que pueden tener las orquídeas cuando se cultivan fuera de sus lugares de origen es la deshidratación como consecuencia de una humedad del aire o ambiental muy baja. Por eso, muchas veces se recomienda pulverizarlas, es decir, rociarlas con agua, ya que así se evita que se sequen. Pero este es un consejo que, como vivas en un lugar donde dicha humedad es elevada, si lo pones en práctica te puedes quedar sin planta.

Pienso que es un error muy serio aconsejar eso sin explicar que solo se puede hacer en ambientes muy secos, porque cuando se hace por ejemplo en una isla, con una humedad que se mantiene elevada siempre, los hongos no dudarán ni un segundo en infectar a las plantas. Por eso, voy a decirte cómo hidratar las hojas de las orquídeas, en caso de que sea necesario hacerlo.

¿Cómo saber si la humedad del aire es la adecuada para las orquídeas?

El Oncidium es una orquídea tropical

Imagen – Wikimedia/geoff mckay

Dado que son plantas que viven en las selvas tropicales húmedas, es importante que cuando se cultiven procuremos que se sientan »como en casa». Y, después del riego, la humedad es el tema que más nos debe de preocupar, ya que esta tiene que ser elevada; es decir, ha de mantenerse por encima del 50%.

Como decía al principio del artículo, la humedad es alta en las islas, así como en las zonas costeras, además de en aquellos lugares donde llueve con mucha frecuencia a lo largo de todo el año. Pero hay otras zonas en las que es muy baja. Incluso, se puede dar el caso de que la humedad del exterior sea alta, pero la del interior no supere el 50%.

Por lo tanto, para que no cometamos el error de pulverizar las hojas con agua cuando realmente no es necesario, lo que podemos hacer es conseguir una estación meteorológica doméstica. Las hay de muy económicas -por unos 10 o 15 euros puedes tener una bastante decente-, y además, también te servirá para conocer la temperatura de dentro de casa, como la del exterior si tiene un sensor para ello.

Otra opción, aunque no del todo fiable si lo que quieres es saber la humedad del interior de tu casa, es consultarlo por Internet. Si en el navegador escribes »humedad de X», cambiando la X por el nombre de tu localidad, enseguida podrás saber cuál es el porcentaje de humedad que hay en esos momentos en tu zona.

Si ves que supera el 50%, entonces perfecto. No tendrás que hacer nada para que tu orquídea esté preciosa, a parte claro está de regarla y evitar que pase frío. En caso contrario, es decir, si es inferior al 50%, sí tendrás que tomar medidas.

¿Qué hacer para hidratar las hojas de las orquídeas?

Siempre y cuando la humedad del aire sea baja, podremos hacer varias cosas con el fin de evitar que se deshidraten:

Pulverizar las hojas con agua

Las plantas sin humedad se secan
Artículo relacionado:
¿Es bueno pulverizar las plantas con agua?

Nos interesa evitar que se sequen, así que lo haremos será pulverizarlas/rociarlas con agua. Esta agua tiene que ser blanda, como la de lluvia o apta para consumo humano; es decir, no podremos usar nunca una calcárea, porque de lo contrario la cal taponaría los poros de las hojas, empeorando el problema.

Lo haremos todos los días al menos una vez. En verano, podremos hacerlo hasta tres veces/día.

La mantendremos alejadas de las corrientes de aire

Las orquídeas necesitan una humedad elevada

Esto significa que no las pondremos en una habitación en la que tengamos el aire acondicionado, ventiladores u otro tipo de aparatos similares, ya que las corrientes de aire resecan el ambiente. Por eso, aunque la humedad sea alta, nunca hay que poner ninguna planta cerca de estos aparatos, porque lo pasarían mal al no poder mantenerse hidratadas.

Colocar recipientes con agua alrededor de las orquídeas

Puede que pienses que con eso estás desaprovechando el espacio disponible, o que no va a quedar visualmente bonito. Pero déjame decirte algo: hay muchas plantas acuáticas que se verán preciosas en esos recipientes, como la Houttuynia cordata o el Echinodorus radicans. Estas, al igual que nuestras protagonistas, necesitan mucha luz pero no directa, así que pueden estar cerca de ellas.

Así, conseguirás que la humedad que hay en ese rincón sea más alta.

Consejo final: no introduzcas la orquídea en una maceta sin agujeros

Se tiene la costumbre de coger un recipiente o maceta sin agujeros, llenarlo con un poco de grava, y luego meter la orquídea dentro. Esto pienso que al final tiene más inconvenientes que ventajas, porque aunque es verdad que se mantiene la humedad alta, no siempre se controla bien.

Al regar, como el agua no puede salir, se queda, sí, entre la grava, pero… ¿qué ocurre si echamos de más? Entonces llegaría a las raíces. Y como está dentro del recipiente, no podemos saber si realmente hemos echado mucha o poca agua. A ello, hay que añadir algo que también es muy importante: las raíces de muchas orquídeas, como las de las Phalaenopsis tienen la capacidad de realizar la fotosíntesis.

Pero para eso necesitan estar expuestas a la luz -no directa-, y no dentro de un recipiente sin agujeros. Por consiguiente, si queremos que nos duren unos años, es importante que se planten en macetas adecuadas, donde puedan tener un desarrollo normal.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.