Cómo injertar una higuera

Saber cómo injertar una higuera puede ser útil si queremos diferentes tipos de higos

Como muchos ya sabréis, existen diferentes métodos de multiplicar un vegetal. Uno bastante curioso es el injerto. Con esta técnica podemos conseguir que de una misma planta broten varias especies, siempre y cuando pertenezcan al mismo género, claro. Es una buena opción para algunos árboles frutales, como por ejemplo los cultivos de higos. ¿Pero cómo injertar una higuera?

En este artículo contestaremos a esta gran pregunta explicando paso a paso cómo hacerlo. Además, diremos cuándo es la mejor época del año para llevar a cabo esta tarea, con el fin de que tengamos éxito con el resultado. Así que si os estáis planteando injertar una higuera, os recomiendo que sigáis leyendo.

¿Qué es un injerto y para qué sirve?

Para hacer un injerto, las plantas deben ser del mismo género

Antes de explicar cómo injertar una higuera, primero vamos a explicar qué es esta técnica y para qué se utiliza. Este método se basa en usar un trozo de un vegetal y unirlo a otro para que, una vez injertado, formen una única planta. La parte que hemos injertado en una determinada planta se fusiona con la misma y consigue obtener nutrientes a través de ella. Generalmente se hace para mejorar las características del vegetal mediante el aumento de su resistencia y/o la mejora de sus frutos o de su producción.

Para que un injerto tenga éxito, es fundamental que entren en contacto los cambium de ambas plantas, que es la parte interna verde que se encuentra debajo de la corteza. Se trata de una capa muy fina de células. En ella se producen las células encargadas de crear tejidos vasculares por los cuales acaban circulando la savia con nutrientes y el agua. Mediante la producción de este tejido nuevo hecho por el cambium, ambos trozos vegetales conseguirán soldarse.

Vista de un limonero con naranjo injertado
Artículo relacionado:
Qué son y para qué sirven los injertos

Hay que destacar que también es necesario que la variedad a injertar tenga un patrón compatible para que la unión tenga éxito. Es por este motivo que los injertos se deben llevar a cabo entre especies pertenecientes al mismo género. Aún así, existen algunas excepciones en las que se han podido injertar especies de diferentes géneros, aunque siempre han estado emparentados. Por ejemplo, es posible injertar el peral (perteneciente al género Pyrus) en el membrillo (del género Cydonia). Otras especies que aceptan el injerto entre ellas son el pistacho y el terebinto.

Hay que destacar que existen diferentes tipos de injertos. Estos varían principalmente por su método de realización y algunos pueden ir mejor para determinadas plantas que otros. Llevando bien a cabo esta técnica, se pueden conseguir árboles realmente espectaculares, siendo el más famoso el árbol Frankenstein. Este curioso ejemplar fue creado por un profesor de artes estadounidense llamado Sam Van Aken y produce 40 tipos de frutas diferentes pertenecientes el género Prunus.

Cómo injertar una higuera paso a paso

Para injertar una higuera se utiliza el método "injerto de látigo y lengua"

Ahora que ya sabemos qué es la técnica del injerto, cabe decir que no se suele utilizar para propagar higueras, ya que resulta mucho más sencillo y eficaz multiplicar estos árboles cortando una rama y plantándola directamente en la tierra. No obstante, los injertos de higuera se suelen hacer para juntar diferentes tipos y conseguir así un árbol que de diversas variedades de higos.

Estos vegetales tienden a reaccionar bien a esta técnica, por lo que el resultado suele ser exitoso. Si bien es cierto que existen varios métodos diferentes, el más utilizado es el llamado «injerto de látigo y lengua». A continuación comentaremos cómo injertar una higuera paso a paso:

  1. Elegir el anfitrión: Puede ser tanto una rama de nuestra higuera o un trozo cortado.
  2. Elegir un descendiente: Es importante que sea del mismo tamaño que el anfitrión.
  3. Preparar al anfitrión: Utilizando un cuchillo bien afilado, tenemos que hacer un corte de entre 2,5 y 6,3 centímetros inclinando el filo hacia abajo. El corte debe ser lo bastante profundo como para que podamos llegar a ver la parte verde interna que se encuentra debajo de la corteza.
  4. Crear una «lengua»: En el anfitrión debemos hacer un corte, de nuevo inclinado hacia abajo, iniciándolo en aproximadamente un tercio del recorrido hacia arriba, tomando como base el corte inicial. Como resultado obtendremos un trozo similar a una lengua, de ahí el nombre.
  5. Quitar el vástago: Ahora toca cortar un trozo de la higuera que queremos injertar en el anfitrión. Lo ideal es que tenga como mínimo tres brotes que estén iniciando su formación. Debemos cortar un trozo de unos 10 a 15 centímetros de largo y retirar las hojas que tenga.
  6. Crear una «lengua» en el vástago: Hay que hacerlo de la misma manera que con el anfitrión, pero en este caso debemos inclinar el corte hacia arriba.
  7. Encajar el vástago con el anfitrión: El siguiente paso es encajar el vástago en el anfitrión, justo en la parte verde interna. Es importante alinearlo bien. Debemos vigilar de no extender el extremo del vástago a demasiada distancia del extremo del anfitrión, ya que podría tener como consecuencia la aparición de un callo cuando el injerto empiece a cicatrizar, perjudicando de esta manera el crecimiento.
  8. Envolver ambas piezas juntas: Finalmente queda envolver los dos trozos con una cinta transparente, que en algunas lugares se conoce como cinta para árbol. Pasadas unas pocas semanas, cuando el injerto ya haya surtido efecto, tocar quitar la cinta.

¿Cuándo se hace el injerto de la higuera?

Una vez que tengamos claro cómo injertar una higuera, es de suma importancia saber cuándo hacerlo. Escoger el momento correcto del año es fundamental para que esta técnica tenga éxito. Lo ideal es realizar el injerto de árboles en primavera. Durante esta época, los vegetales están en plena brotación y crecimiento, lo que favorecerá esta técnica. También podemos llevar a cabo esta tarea a finales de verano, en algún momento del mes de agosto. No obstante, el injerto que hagamos tan tarde no llegará a desarrollar brotes nuevos hasta la siguiente primavera.

Con toda esta información sobre cómo injertar una higuera, ya sólo nos queda ponernos manos a la obra. Si lo hacemos bien, conseguiremos diferentes tipos de higos provenientes de un mismo árbol, lo que resulta muy ventajoso en varios aspectos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.