Cómo plantar albahaca

Podemos plantar albahaca en el jardín, en el huerto o en maceta

¿Sabéis qué viene siempre bien tener a mano en la cocina? Plantas aromáticas. Estos vegetales, a parte de darle un toque fresco y natural a nuestro entorno, desprenden unos aromas muy agradables y son ideales para muchísimas recetas culinarias. Una de las hierbas aromáticas más utilizadas es la albahaca, ideal para darle sabor a pizzas, a la pasta, a ensaladas y para elaborar pesto. Para que podáis disfrutar de sus maravillosas hojas frescas recién cosechadas, vamos a explicar cómo plantar albahaca.

No hace falta tener un jardín o un huerto para cultivar estas plantas, con macetas y un sitio con mucha luz suele ser suficiente. Además, son muy fáciles de mantener. ¿Qué más podemos pedir? Si os gusta la albahaca y cocinar con ella, os recomiendo que la cultivéis vosotros mismos en casa. A parte de explicar cómo plantar albahaca, también os diremos cuándo es la mejor época para llevar a cabo esta tarea.

¿Cuándo se siembra la albahaca en maceta?

La mejor época para plantar albahaca es a finales de invierno o a principios de primavera

Antes de explicar cómo plantar albahaca, primero debemos tener claro cuándo hacerlo para tener éxito. Por lo general, la mejor época para sembrar esta planta aromática es a finales de invierno o a principios de primavera. Si bien es cierto que podríamos llegar a sembrar este vegetal un poco más tarde, no es lo más recomendable. Cuanto antes plantemos la albahaca, más tiempo nos durará y podremos prolongar el uso de sus aromáticas hojas. Cabe decir que se trata de una planta anual que no sobrevive a las bajas temperaturas, por lo que es poco probable que sobreviva al otoño.

A la hora de plantar albahaca, debemos contenernos con la cantidad. Este vegetal tiene la capacidad de germinar muy bien y de manera muy rápida. En muchas ocasiones no se utiliza toda la albahaca plantada. Una estimación más o menos acertada es sembrar dos o tres ejemplares por familia y por temporada, más seguramente no nos hagan falta. Obviamente, esto depende del uso que le queramos dar y de nuestros gustos gastronómicos.

¿Cómo se siembra la planta de albahaca?

Para plantar albahaca, las semillas no deben quedar enterradas

Ahora que ya sabemos cuándo sembrarla, vamos a explicar cómo plantar albahaca. Habitualmente, a la hora de sembrar un vegetal, en la mayoría de casos lo más recomendable es cubrir la semilla con un poco de tierra o sustrato. De esta manera le otorgamos oscuridad y también humedad, al menos durante el proceso de germinación, lo que resulta fundamental para que pueda acabar brotando. Cabe decir que las semillas son básicamente una planta latente, la cual inicia su fase de germinación siempre y cuando la temperatura y la humedad sean las adecuadas. Sin embargo, si le falta humedad puede paralizar irreversiblemente su proceso.

Pero no os preocupéis, precisamente la albahaca es una excepción. En este caso, para conseguir sembrar esta planta con éxito, la semilla debe quedar expuesto a la luz solar directa para que pueda llegar a germinar. Sabiendo esto, ya podemos adquirir semillas de albahaca y ponernos manos a la obra. Podemos comprar la variedad que más nos guste en algún vivero o en tiendas de jardinería.

Existen tipos de albahaca de hoja grande, pequeña y también con hojas moradas. Además, dentro de estos grupos hay diferentes variedades. Con un único sobre de semilla ya tenemos más que suficiente para esta temporada. Las semillas que sobren las podemos guardar para la próxima temporada. Obviamente, también podemos comprar semillas de diferentes variedades de albahaca y probar cuál nos gusta más. La variante de hojas moradas es una buena opción para embellecer un poco nuestro huerto.

Cómo plantar albahaca paso a paso

Una vez hayamos adquirido las semillas, toca sembrarlas. A continuación explicaremos paso a paso cómo plantar albahaca:

  1. Preparar el semillero: Puede ser una bandeja de alvéolos, una maceta o una jardinera. En el caso de ser una maceta, esta debería tener un diámetro de al menos doce centímetros, así contaremos con una superficie lo bastante amplia para que las plantas de albahaca no germinen demasiado juntas. En el caso de utiliza una bandeja de alvéolos, cada uno de ellos debe medir entre tres y cuatro centímetros.
  2. Añadir el sustrato: Después toca añadir el sustrato al semillero y regar abundantemente. El más recomendable es el «sustrato para semillero», pero si no lo encontramos podemos utilizar también un sustrato especial para plantas de interior.
  3. Distribuir las semillas: Como son muy pequeñas, lo mejor es cogerlas con unas pinzas y repartirlas homogéneamente sobre el sustrato. Lo más recomendable es dejar una separación de aproximadamente dos centímetros entre cada semilla.
  4. Regar: Volvemos a regar, pero con mucho cuidado para que la fuerza del agua no acabe desplazando la tierra y tapando las semillas. Después debemos mantener el sustrato siempre húmedo.
  5. Ubicar el semillero: Es importante que las semillas se encuentren a pleno sol, pero a la vez protegidas del viento y de las corrientes de aire. La temperatura de germinación de las semillas de albahaca no debe bajar nunca de los quince grados.
Albahaca en maceta
Artículo relacionado:
Cómo regar la albahaca

Si conseguimos mantener la tierra húmeda y la temperatura mínima, contando desde el momento exacto de la siembra, las semillas acabarán tornándose ligeramente azuladas. Es entonces cuando empieza su germinación. Al cabo de pocos días ya podremos observar sus primeras hojas y sus dos cotiledones.

¿Qué hacer después de la siembra?

Las plantas aromáticas son ideales para cultivar en casa

Si hemos conseguido que las semillas de albahaca germinen con éxito, llegará el momento en el que tengamos que trasplantarlas. Esto suele ser pasados unos 20 o 30 días desde su siembra, cuando ya tienen unos dos o tres pares de hojas. Desde los semilleros, podemos plantar la albahaca en su sitio en el huerto o en macetas algo más grandes, si queremos tener esta planta aromática en la terraza o en la cocina. Es importante realizar esta tarea con cuidado, intentando dañar el mínimo posible a los vegetales. Podemos plantar la albahaca individualmente o en grupos de hasta tres ejemplares.

El sustrato más recomendable para la albahaca trasplantada es el sustrato para plantas de exterior o el universal, mezclado con la tierra normal. En cuanto al pH, esta planta aromática lo prefiere un poco ácido, concretamente entre 5,7 y 6,2.

Como podéis ver, no es complicado plantar albahaca, y cuidarla tampoco. Personalmente, me encanta preparar tomate con mozzarella con una hoja de esta deliciosa planta aromática.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Luis Javier Aguilar Perez dijo

    Cuando y como se poda. Tengo una en maceta y tiene los tallos muy largos estos con hojas y brotes pequeños y todas las hojas arriba, apenas se ponen grandes. La compré en Mayo. Gracias

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Luis Javier.
      ¿La tienes en sombra? Es que por lo que cuentas parece que a tu planta le ha faltado luz.
      De todas formas, si quieres ponte en contacto con nosotros vía Facebook, y nos envías una foto de tu albahaca. Así podremos decirte por dónde cortar exactamente. O escríbenos desde aquí.
      Un saludo.