Cómo plantar bulbos

Según la especie hay que plantar bulbos en otoño o en primavera

Entre los vegetales más populares para otorgarle color a los jardines durante todo el año se encuentran las plantas bulbosas. No sólo destacan por sus bonitos tonos, si no que tampoco requieren muchos cuidados. Además, se pueden plantar incluso en macetas, facilitando así la decoración de nuestro hogar. Por ello vamos a explicar en este artículo cómo plantar bulbos tanto en macetas como en el suelo.

Los bulbos son un tipo de vegetal perenne que poseen unos órganos subterráneos donde reservan nutrientes. Por ello suelen perder toda aquella parte que se encuentra fuera de la tierra durante las épocas que son menos favorables para su crecimiento. Durante esos períodos permanecen en reposo gracias a las reservas que tienen almacenadas en los bulbos. Algunos ejemplos para estas plantas tan especiales serían los jacintos, las dalias, los tulipanes, la galtonia, el narciso o los lirios. Si quieres aprender cómo plantar bulbos, te recomiendo que sigas leyendo. A parte de explicarlo paso a paso, también diremos cuándo hay que hacerlo.

¿Cuándo plantar los bulbos?

Plantar bulbos es bastante sencillo y no requieren muchos cuidados

Antes de explicar cómo plantar los bulbos, vamos a comentar cuándo es el mejor momento para hacerlo. Como las bulbosas son un grupo bastante amplio de plantas perennes y herbáceas, el período óptimo de la plantación depende de la especie.

  • Bulbosas que florecen mejor en primavera: Lo ideal es plantar estos vegetales durante el otoño. Por lo tanto, los mejores meses para ello son octubre y noviembre. Ejemplos de bulbosas primaverales: Jacinto, lirio, narciso, tulipán, azucena amarilla, etc.
  • Bulbosas que florecen mejor en verano u otoño: El mejor momento para plantar estas es en primavera, entre los meses de marzo a mayo. Ejemplos de bulbosas veraniegas u otoñales: Azucena rosa, dalia, ciclamen, gladiolo, nardo.
Artículo relacionado:
Top 12 de bulbosas que florecen en primavera

¿Cómo plantar bulbos en maceta?

Los bulbos se pueden plantar en maceta o directamente en el suelo

Una vez que tengamos claro cuándo es más recomendable realizar esta tarea, vamos a ver cómo plantar bulbos en maceta. Antes de todo debemos dejar todo el material necesario preparado. Vamos a enlistarlo:

  • Macetas con agujeros de drenaje. Deben tener un diámetro de al menos diez centímetros y una profundidad también de mínimo diez centímetros.
  • Una regadera.
  • Sustrato de drenaje fácil.
  • Los bulbos, obviamente.

Cuando lo tengamos todo listo, toca ponerse manos a la obra. La plantación de los bulbos es bastante sencilla. Primero debemos rellenar las macetas con el sustrato hasta la mitad más o menos, o un poco por encima. Después colocaremos los bulbos en su interior y pondremos más sustrato. Tras llenar las macetas, toca regarlas y colocarlas en un lugar donde les de mucho la luz solar.

Artículo relacionado:
Cómo plantar bulbos en macetas

También tenemos la opción de plantar varios bulbos en una misma maceta. ¿Cómo? Pues es muy fácil. Ordenamos los bulbos según el tamaño que acabará teniendo la planta. En lo más profundo de la maceta colocaremos los bulbos de las plantas más grandes, los taparemos con un poco de sustrato y colocaremos el bulbo del siguiente vegetal mayor en altura. Este lo volvemos a tapar y así hasta que hayamos colocado todos.

¿Cómo plantar bulbos en el suelo?

Es importante saber cuándo y cómo plantar bulbos

Ya sabemos cómo plantar bulbos en macetas, ¿pero cómo se hace en el suelo? Pues bien, el sustrato y la textura de la tierra en la cual tenemos pensado plantar los bulbos son dos factores muy importantes. Lo ideal es que la tierra tuviera un drenaje muy bueno para que no se puedan llegar a producir encharcamientos. Si no, los bulbos podrían acabar pudriéndose. Asique es altamente aconsejable evitar tierras arcillosas y escoger aquellas que tengan una textura franco arenosa. Además, resulta fundamental escoger una buena ubicación para plantar estos vegetales. Recordad que requieren mucha luz solar para poder desarrollarse correctamente y crecer.

Una vez que tengamos claro el lugar de la plantación y hayamos escogido las variedades de bulbos que queremos, debemos revisar que tengamos todas las herramientas necesarias a nuestra disposición. Estas son las siguientes:

  • Un plantador de bulbos o una pala de mano.
  • Una azada para poder remover la tierra.

En el caso de que queramos incorporar algo de abono orgánico, podemos hacerlo después de haber labrado la tierra. Sin embargo, los bulbos ya contienen suficientes nutrientes para mantener a la planta y que esta vuelva a crecer, por lo que realmente no es necesario añadir este extra. Sí que puede ayudar a la floración del vegetal y seguro que mejorará el estado del suelo.

Instrucciones paso a paso

Si ya lo tenemos todo listo, toca empezar el trabajo duro. Primero debemos asegurarnos de que los bulbos que hayamos adquirido se encuentren en buen estado. Para ello hay que revisar si están duros y que tengan un aspecto saludable, es decir, sin agujeros ni golpes por ningún lado. Un truco para cerciorarnos es presionar ligeramente la base del bulbo con los dedos. En el caso de que se hunda, lo podemos descartar.

Cuando ya tengamos los bulbos perfectos, toca labrar el terreno con la azada. Así soltaremos la tierra, que a su vez quedará mullida. Después ya podremos meter los bulbos, pero siempre respetando cierta distancia entre ellos. Generalmente es aconsejable dejar entre cinco y veinte centímetros entre cada uno, pero depende del tamaño que tenga cada especie. En el caso de los narcisos y de los jacintos, por ejemplo, lo ideal es plantarlos dejando una distancia de diez centímetros aproximadamente, ya que son bastante pequeños.

Otro aspecto que debemos tener en cuenta a la hora de introducir los bulbos en la tierra es la profundidad. También depende de cada especie y normalmente viene indicado en la etiqueta del vegetal. Como norma general se suele plantar a una profundidad correspondiente al doble del tamaño del bulbo. También es muy importante que el punto de brotación, es decir, por donde acabará saliendo la planta, quede siempre mirando hacia arriba. Finalmente ya sólo queda cubrir los bulbos que hayamos plantado y regarlos. Pero cuidado, esto último hay que hacerlo con moderación para que no se encharque el sustrato.

Ahora ya sabemos cómo plantar bulbos, ya sea en maceta o directamente en el suelo. Como podéis ver, es una tarea bastante sencilla que otorgará un aspecto muy bonito y alegre al ambiente.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Carlina Fernández. dijo

    Interesante artículo,gracias por la información,soy de Chile y también me gustan las calas de colores(no me resultan)saludos

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Carlina.

      Quizás te guste entonces el artículo que hicimos sobre las calas de colores, en los que explicamos cómo se cuidan 🙂 . Pincha aquí para verlo.

      Saludos.