Cómo plantar esquejes de rosal

Plantar rosales mediante esquejes es la forma más económica

Las rosas son unas de las flores más populares entre las personas. Muchos jardines disponen de estas preciosas plantas a pesar de sus espinas. Su gran belleza y agradable fragancia las convierten en todo un éxito. No obstante, puede llegar a ser un poco complicado reproducirlas. Para ello, la forma más sencilla y además barata es mediante esquejes. Está claro que hay que saber cómo aplicar esta técnica. Por este motivo vamos a explicar en este artículo cómo plantar esquejes de rosal.

No sólo hablaremos sobre cómo realizar esta técnica, si no también comentaremos las ventajas y las desventajas que puede conllevar, cómo preparar los esquejes y cuándo llevar a cabo esta tarea.

Ventajas y desventajas de plantar esquejes de rosal

Plantar rosales mediante esquejes tiene ventajas y desventajas

Primero vamos a aclarar el concepto de esquejes. Se trata de ramas o tallos que se han cortado directamente de la planta, en este caso del rosal. Estos se plantan para que echen raíces y acaben produciendo plantas nuevas. A la hora de plantar esquejes de rosal, no podemos utilizar ramas cualquiera. Las ideales son aquellas que son semimaduras y cuyo grosor oscila entre seis y diez milímetros. En cuanto a las ramas, el tamaño ideal de las mismas se encuentra entre los quince y los veinte centímetros de largo. Además, es recomendable que tengan alguna yema.

Antes de explicar cómo plantar esquejes de rosal, vamos a comentar las ventajas y los inconvenientes que puede tener esta tarea. En cuanto a las ventajas, son las siguientes:

  • Se obtienen rosas nuevas de manera muy económica.
  • La plantación de esquejes es la mejor forma para conseguir ciertas variedades de rosas que son difíciles de obtener.
  • Como la planta que se crea a partir del esqueje es un clon de la original, es decir que es idéntica a nivel genético, podremos saber de antemano las características que tendrá.

Sin embargo, esta técnica también tiene algunas desventajas que debemos tener en cuenta. Son las siguientes:

  • Los floración de los rosales creados mediante esquejes tiene una menor profusión.
  • Su resistencia tanto al exceso de agua como a la sequía es menor.
  • También disminuye su resistencia al frío.
  • Generalmente son más vulnerables frente a los hongos.
  • La vida media de los rosales creados a partir de esquejes es menor.
Artículo relacionado:
Cómo prevenir hongos en rosal

¿Cómo se preparan los esquejes de rosal?

Se puede utilizar una pata para plantar un esqueje de rosal

Para saber cómo plantar esquejes de rosal, primero debemos prepararlos. Tras seleccionar el tallo o la rama más adecuada, tenemos que seguir los siguientes pasos:

  1. Cortar la punta de la rama en bisel, por encima de un brote o una yema.
  2. Cortar la parte inferior del tallo o de la rama en horizontal.
  3. Eliminar las hojas para evitar que las ramas transpiren y acaben secándose.
  4. Limpiar las ramas eliminando una parte de la corteza inferior o hacer un corte sobre la rama. Este paso puede saltarse.
  5. Usar hormonas de crecimiento. Esto es imprescindible para aumentar las posibilidades de éxito.

¿Cuál es la mejor época para plantar esquejes de rosal?

Existen dos épocas que son las mejores para hacer los esquejes de rosal: Primavera y otoño. Si escogemos plantar esquejes de rosal en primavera, lo más recomendables es elegir ramas del año anterior para que tengan un año de vida, puesto que serán más vigorosas. En cambio, si nuestra intención es realizar esta tarea en otoño, deberíamos coger ramas que sean del mismo año y que tengan ya un aspecto maduro.

Artículo relacionado:
¿Cómo y cuándo plantar rosales?

¿Cómo se plantan esquejes de rosal?

Existen cuatro métodos para plantar esquejes de rosal

Si queréis saber cómo se plantan esquejes de rosal, debéis tener en cuenta que existen cuatro técnicas diferentes para hacerlo. La más tradicional es usando una maceta con sustrato. Sin embargo, hay otros tres métodos que explicaremos en este apartado: Mediante patatas, bolsas de plástico o el cultivo en hidroponía. Pero lo que sí tienen en común todas estas cuatro técnicas distintas es que los esquejes del rosal deben estar siempre a una temperatura que se encuentre entre los 18ºC y los 21ºC, tener una humedad bastante elevada y no recibir directamente la luz solar.

Esquejes en una maceta con sustrato

Empezamos hablando del método más tradicional a la hora de reproducir el rosal por esquejes. Se trata básicamente de llenar una maceta con sustrato rico en turba y colocar en él las estaquillas. Existen sustratos específicamente diseñados para esquejes. Antes de colocar la estaquilla debemos mojar un poco el sustrato y aplicar enraizante. En el caso de que hiciera mucho calor, una buena opción es cubrir la maceta para evitar una transpiración excesiva e ir regando regularmente. Si queremos que el esqueje crezca directamente en el jardín, podemos plantarlo ahí siempre y cuando se encuentre en un lugar sombreado.

Esquejes de rosal en patatas

También podemos clavar las estacas con los esquejes en una patata en vez clavarlas directamente en el sustrato. La patata ayudará a mantener la humedad y aportará nutrientes al esqueje. Sin embargo, utilizar este método no significa que podamos prescindir del sustrato. Una vez que comiencen a salir raíces, debemos trasplantar el esqueje a la tierra o al sustrato.

Cultivo en hidroponía

Otro método para plantar esquejes de rosal es mediante su cultivo en hidroponía. En este caso se colocan los esquejes o las estaquillas en agua. Con un corte en la parte inferior mejoraremos la capilaridad. Para está técnica nos harán falta unos tubos especiales y un preparado de perlita, turba y vermiculita. Esto ayudará a los esquejes a absorber la humedad. No debemos olvidarnos de utilizar hormonas enraizantes y posteriormente procurar que las condiciones se mantengan adecuadamente, como por ejemplo la humedad.

Esquejes de rosal en sustrato y con bolsas de plástico

Finalmente nos queda por comentar el método de las bolsas de plástico. Se trata de una variante de la técnica tradicional, pero cambiando las macetas por bolsas de plástico. De esta manera conseguiremos crear una especie de invernadero en miniatura. Cuando comiencen a tener raíces y sus primera hojas, se pueden trasplantar a macetas o directamente al jardín. Los resultados de este método son buenos ya que evita una excesiva transpiración.

Como podéis ver, plantar esquejes de rosal no es muy complicado. Asique si ya disponemos de rosas, podemos probar este método en la próxima primavera u otoño.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.