¿Cómo plantar lavanda en maceta?

La lavanda se planta fácil en macetas

La lavanda es una planta resistente, que no requiere de cuidados especiales y que, además, se puede cultivar en maceta durante toda su vida. Pero para que esté realmente bien, es decir, para que tenga un buen estado de salud, tenemos que saber cómo trasplantarla y en qué época del año.

Al ser una planta mediterránea, hay que saber que necesita que las temperaturas superen los 15ºC para crecer; por lo tanto, si la sacásemos de la maceta en pleno invierno podría resentirse bastante. Así pues, veamos cómo plantar lavanda en maceta.

¿Cómo se planta la lavanda en una maceta?

La lavanda es una planta que se trasplanta fácil

Imagen – Flickr/Allan Henderson

Antes de sacarla de la maceta, tenemos que ver si las raíces han empezado a salirse por los agujeros de drenaje que tiene el recipiente en su base. Esto es muy importante, pues es lo que mejor nos indica que la planta ha enraizado bien y que, por lo tanto, ya no puede seguir creciendo en esta maceta. En el caso de que ciertamente necesite un trasplante, tendremos que seguir este paso a paso:

Escogeremos una maceta algo más grande de la que tiene ahora

Para ello, tenemos que saber que la lavanda tiende a crecer más a lo ancho que a lo alto, por lo tanto, es recomendable que la maceta sea algo más ancha que alta. Pero claro, tenemos que tener en cuenta cómo es el recipiente que tiene en estos momentos, porque si es más alto que ancho, el cepellón o pan de raíces será así también.

En cuanto a las medidas, la nueva maceta tendrá que medir unos diez centímetros (más o menos) de diámetro más que la maceta ‘vieja’. Y por supuesto, es necesario que tenga agujeros en su base, sino, no será adecuada para la lavanda.

La rellenaremos con un poco de sustrato de cultivo universal

La lavanda es una planta que necesita una tierra con un pH de 7 o 7.5, y que además sea ligera. Por ello, el sustrato universal de ciertas marcas, como Fertiberia, Flower, etc., es uno de los más recomendados para ella, pues tiene el pH y los nutrientes que necesita para crecer correctamente.

Así que una vez lo tengamos, echaremos un poco dentro de la maceta nueva, pero teniendo presente la altura de la vieja maceta para no echar más de la cuenta.

Sacaremos la lavanda de la vieja maceta

Esto hay que hacerlo con cuidado. De hecho, en el caso de que las raíces que estén creciendo fuera de la maceta se hayan entrelazado, antes de nada tendremos que desenredarlas. Luego, daremos un golpes firmes pero suaves en la maceta para que la tierra se despegue de la misma y pueda salir mejor, y a continuación sacaremos la lavanda del recipiente.

Con una mano tendremos que sujetar la maceta desde la base, y con la otra la lavanda desde la base del tallo. Y luego simplemente tendremos que quitarle la maceta.

Introduciremos la lavanda en la nueva maceta

Una vez que la tengamos fuera, la introduciremos en la nueva maceta. Tendremos que ponerla más o menos en el centro, y asegurarnos de que está a la altura adecuada. Para esto último hay que tener presente que la superficie de su pan de raíces ha de quedar aproximadamente medio centímetro por debajo del borde de la maceta.

De esta forma, todas las raíces tendrán el mismo espacio para crecer, y la planta se desarrollará con total normalidad.

Terminamos de rellenar la maceta y regamos

Ahora lo últimos que nos queda por hacer es echar más sustrato para que la maceta quede bien rellenada, pero teniendo cuidado de no enterrar la planta. Todas las hojas tienen que quedar expuestas a la intemperie, pues de lo contrario se secarán.

Y luego, regamos hasta que el agua salga por los agujeros de drenaje de la maceta.

¿Dónde hay que colocar la lavanda recién trasplantada?

La lavanda se planta en macetas en primavera

Después de que hayamos terminado de plantar la lavanda en su nueva maceta, tendremos que colocarla en el exterior. Es importante que esté expuesta a la luz directa del sol, de modo que lo mejor será ponerla en un lugar soleado desde el primer día.

En el caso de que se pusiera en sombra o en zonas con poca luz, primero sus tallos crecerían demasiado y se debilitarían, y por último terminarían muriendo. Por esto no se debe poner nunca en sitios así, ya que no podría adaptarse.

¿Cuándo hay que plantar la lavanda en una nueva maceta?

Hemos dicho que la cambiaremos de maceta cuando se le salgan las raíces por los agujeros de la misma, pero ¿cuál es la mejor época para hacerlo? Sin ninguna duda, lo tendremos que hacer cuando la temperatura más baja sea de, como mínimo, 15ºC. Es decir, se hará en primavera, cuando ya no haya riesgo de heladas y las temperaturas comiencen a subir.

De esta forma, nos aseguraremos de que podrá recuperarse sin problemas del trasplante, y de que reanudará su crecimiento más rápido de lo que pensamos.

El trasplante de la lavanda no es difícil si sigues nuestros consejos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.