Cómo plantar sandías

La sandía es una fruta típica del verano. Al consumirse fresca nos ayuda a combatir la calor, y al tener una gran cantidad de agua se convierte en una sustitución, al menos temporal, del agua embotellada. Su sabor tiene el grado exacto de dulzor: se siente al instante, pero no llega a ser tan intenso como para que nos produzca sensaciones desagradables en la boca.

¿Te gustaría saber cómo plantar sandías en el huerto? Anímate a cultivar la fruta más refrescante.

Sandía en el huerto

El cultivo de esta extraordinaria fruta comienza en primavera, cuando el riesgo de heladas haya pasado. Al ser una planta de origen tropical, necesita que la temperatura mínima sea superior a los 10ºC para poder germinar. Así pues, durante esta estación prepararemos el semillero, el cual recomiendo que sea una bandeja de semillero de plástico que venden en los viveros ya que resulta más sencillo tener controlado el proceso de germinación. También se pueden usar macetas convencionales, vasos de yogur, envases de leche, u otros, pero es importante que tenga algún agujero para que el agua sobrante pueda salir sin problemas.

Una vez escogido el semillero, lo rellenaremos -si procede- con sustrato para semilleros o para huerto -también disponible en viveros- casi completamente, y lo regaremos bien con una regadera que habremos llenado, a ser posible, con agua de lluvia o sin cal.

Ahora lo único que nos faltará es coger las semillas y enterrarlas a no más de 0,5cm de profundidad y a unos 2-3cm de distancia entre ellas, pues necesitan poder sentir la luz del sol y tener suficiente espacio para poder germinar sin problemas. Por ello, es importante que el semillero lo coloquemos en una zona donde vaya a estar expuesto al astro rey durante todo el día.

Las mantendremos bien regadas y en cuestión de una semana empezarán a germinar, pero hasta que no tengan una altura de unos 5cm no será recomendable pasarlas al huerto, ya que son muy pequeñas y podríamos acabar perdiéndolas fácilmente. Aunque tampoco tendremos que esperar mucho 🙂 : en un par de semanas después de la siembra podremos plantar nuestras queridas plantitas en el suelo, dejando una separación de 1 o 1,5m de separación entre ellas.

Trozos de sandía

Con riegos frecuentes, siendo diarios durante los días de más calor, y un abonado orgánico regular, las sandías estarán listas para ser cosechadas en unos 90 a 150 días.

¡Buena siembra!

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Huerto

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *