Cómo plantar semillas en una maceta

Con la primavera y el buen tiempo llega el momento de sacar las semillas de los frutos o de los sobres para que comiencen a despertar y se conviertan así en hermosas plantas. Lo cierto es que sembrar siempre es un placer, pero si las enterramos más de la cuenta esperaremos en vano a que germinen, ya que para poder hacerlo necesitan poder ”sentir” la luz del sol.

Pero no sólo eso: sino que si las regamos en exceso lo más probable es que se terminen pudriendo, así que ¿cómo evitarlo? Sepamos cómo plantar semillas en una maceta en el exterior y tener el 100% de éxito (o casi).

Trata las semillas con sulfato de cobre

El mayor enemigo de las semillas y de las plántulas es el hongo. Este microorganismo actúa muy rápido, tanto es así que cuando se vuelve visible para nosotros ya es demasiado tarde. Por ello, es muy importante tratar las semillas con sulfato de cobre antes de sembrarlas y, de nuevo, cada 20-25 días una vez sembradas.

Las colocaremos en una bandeja, las cubriremos con un poco de sulfato de cobre, y las pulverizaremos bien con agua. Otra opción es introducirlas en un vaso con agua al que habremos echado una pizca de sulfato durante 24h.

Escoge un sustrato que tenga buen drenaje

Vermiculita, sustrato ideal para semilleros

El drenaje es fundamental para evitar que las raíces se asfixien. Para los semilleros, es muy recomendable el uso de vermiculita (ver imagen superior). No sólo permitirá que el agua sobrante salga sin ningún problema, sino que además mantendrá las semillas a una temperatura mucho más agradable para ellas al absorber calor.

Por si fuera poco, es muy fácil de encontrar a la venta en los viveros, tiendas de jardinería y almacenes agrícolas. Así que una vez lo tengamos sólo tenemos que rellenar la maceta con ella casi completamente.

No entierres demasiado la semilla

Semillas de Sansevieria

Las semillas para poder germinar no han de estar muy enterradas. Por ejemplo, si son pequeñas y miden 0,5cm de ancho, nunca tenemos que cubrirlas con una capa de sustrato de más de 1cm de grosor, pues de lo contrario van a tener muchos problemas para poder germinar, y aún más para tener un buen desarrollo.

Asimismo, es conveniente que no estén muy juntas. Lo ideal es sembrar un máximo de dos o tres semillas en cada maceta, para que puedan tener espacio y crecer bien.

Riega regularmente

Regadera

Para que se produzca la germinación tenemos que regar de tanto en cuando, evitando que el sustrato se seque. Por lo general, se regará 3 o 4 veces por semana con agua de lluvia o sin cal, ya sea con una regadera pequeña o, aún mejor, con un pulverizador.

Buena siembra 🙂 .

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Semillas

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *