¿Cómo plantar un abeto?

Las hojas del pinsapo son perennes

Imagen – Wikimedia/Liné1

El abeto es una conífera que suele embellecer los bosques montañosos del hemisferio norte, tanto de Eurasia como de Norteamérica. Pueden alcanzar alturas impresionantes, de hasta 80 metros, y vivir un promedio de 300 años. Son plantas que pueden ayudarnos a imaginar cómo se vería, algunos rincones de la Tierra cuando no había humanos, puesto que su evolución comenzó hace más de 120 millones de años.

Su robustez y su alto valor ornamental hacen que muchos se pregunten cómo plantar un abeto, y cuándo es la mejor época para hacerlo. ¿Eres tú uno de ellos? Pues vamos a resolver esas dudas.

El abeto se puede plantar en un jardín

Imagen – Flickr/F. D. Richards

El abeto es una conífera que, como hemos comentado, puede llegar a ser muy grande. Es un tipo de planta que necesita mucho espacio para poder desarrollarse, por lo que no es buena idea cultivarla en una maceta por años y años. Además, tampoco se debe de tener dentro de casa, puesto que no está preparado para soportar esas condiciones de calor, falta de ventilación ni baja humedad ambiental.

Pero es que, aparte de eso, no es necesario tenerlo en interior. Él necesita sentir el paso de las estaciones, el viento, el frío, la nieve. Soporta las heladas de hasta los -18ºC, pero no los ambientes excesivamente calurosos. Por este motivo es por lo que es difícil verlo crecer de forma silvestre a bajas altitudes, ya que en estas zonas el clima es muy cálido para él.

Entonces, partiendo de esto, ¿qué necesita un abeto? Básicamente, lo siguiente:

  • Clima templado, con heladas (y nevadas) en invierno, y veranos suaves (temperaturas de 30ºC o menos, preferentemente).
  • Las lluvias han de estar repartidas a lo largo de todo el año, pues no resiste la sequía.
  • Una humedad ambiental alta.
  • Tierra fértil, es decir, rica en materia orgánica. Asimismo, no ha de ser vulnerable a la erosión.

¿Cuál es la mejor época para plantar un abeto?

Sabemos las necesidades del abeto, pero ¿cuándo plantarlo en el jardín? Bien, pues la respuesta es a finales del invierno. Otra opción es hacerlo en otoño, pero solo si en esta estación no se registran heladas todavía. Soporta bien las temperaturas bajo cero, pero hay que tener presente que cuando se trasplanta, se saca de la maceta y se pone en otro lugar.

Ninguna planta está genéticamente preparada para los trasplantes, pues que durante toda su vida se mantienen en un mismo sitio: donde la semilla germinó, o donde el tallo echó raíces. Por este motivo, siempre hay que ser muy cuidados durante todo el proceso, pues de lo contrario perderíamos a nuestro abeto.

¿Qué se necesita para plantarlo en el jardín?

Además de lo dicho anteriormente, es importante que tengas a mano:

  • guantes de jardinería,
  • azada para hacer el agujero,
  • agua, ya sea en un cubo o en una regadera.

Y, también, es necesario que tengas espacio. El abeto es un árbol grande, de manera que se ha de plantar a una distancia de, como mínimo, cinco metros de otras plantas grandes, muros y paredes; y a unos 7-10 metros (o más) de las tuberías.

¿Cómo plantar un abeto en el jardín paso a paso?

El Abies alba es una conífera perenne

Si tienes todo lo que vas a necesitar, puedes trasplantar tu abeto siguiendo este paso a paso:

Haz un agujero

Después de ponerte los guantes y de coger la azada, tienes que hacer el agujero. Elige un sitio en el que creas que tu árbol va a poder crecer bien, sin molestar a ninguna otra planta ni causando problemas, y empieza a cavar. Lo ideal es que sea grande, de 1 x 1 metro. Por experiencia sé que hacer un agujero de estas dimensiones lleva tiempo y cansa bastante, pero si se hace, al árbol le cuesta menos enraizar, puesto que se encuentra la tierra ‘suelta’.

Llénalo con agua

Es muy recomendable echarle agua hasta llenarlo del todo. De esta manera, no solo consigues hidratar bien la tierra, sino que de paso podrás ver si esta drena bien o si por el contrario has de hacer algo para mejorarla. En el caso de que absorba rápido el preciado líquido, no tendrás que hacer nada; pero si tarda toda una tarde (o mañana) o más, entonces será muy importante que tomes medidas.

Échale tierra

Cuando haya absorbido toda el agua, échale tierra, teniendo en cuenta que si la maceta en la que está mide unos 40 centímetros de alto, has de echar tierra hasta dejar esos 40 centímetros sin. Si no se hiciera así, se podría correr el riesgo de que el abeto quedase o muy alto o muy bajo con respecto a la superficie real del suelo, que es una de las cosas que hay que evitar.

Como tierra puedes usar la misma que has extraído al hacer el agujero siempre que drene bien el agua. En caso de que haya tardado mediodía o más en absorberla, tendrás que usar una mezcla de sustratos (turba + perlita + humus de lombriz, a partes iguales).

Extrae el abeto de la maceta y plántalo en el agujero

Con mucho cuidado, extrae el abeto de su maceta. Antes de nada, mira a ver si se le salen las raíces por los agujeros; de ser así, mira de desenredarlas con paciencia, o rompe la maceta si es de plástico (con un cuttex podrás hacerlo).

Enseguida que esté fuera, tienes que introducirlo en el agujero, colocándolo en el centro. Asegúrate de que queda bien con respecto al nivel del suelo, y luego échale tierra para terminar de rellenarlo.

Por último, hazle un alcorque con tierra, para que cuando riegues pueda absorber toda o gran parte del agua.

Esperamos que te haya servido.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.