¿Cómo plantar una enredadera?

Vista del rosal trepador

Imagen – Wikimedia/4028mdk09

¿Has elegido ya la trepadora que va a decorar esa zona tan especial del jardín? Entonces es hora de plantarla en su ubicación definitiva. Para realizar este procedimiento es muy importante que tengas en cuenta factores como el clima y el tamaño mismo de la planta, de tal forma que pueda crecer de manera adecuada, florezca y aromatice y adorne los lugares que necesitamos.

La mayoría de las plantas trepadoras se adquieren en un vivero o centro de jardinería, en cualquier época del año. Generalmente se encuentran en una maceta o con un cepellón de tierra en una bolsa plástica. De esta manera, te será muy fácil transportarla, y después plantarla con relativa facilidad. Veamos cómo plantar una enredadera.

¿Cuándo plantar una enredadera?

La enredadera se planta en primavera

Antes de prepararte para plantar tu enredadera o trepadora, debes saber cuándo es la mejor época. Hay que tener en cuenta que si se planta en una que no es la más adecuada, el frío o por el contrario el calor excesivos pueden causarle bastantes daños. Si esto ocurre, le costará más superar el trasplante, e incluso se podría dar el caso de que no lo superase.

Por eso, el momento más adecuado para ponerla en su ubicación definitiva es en primavera, un poco antes o un poco después de que reanude su crecimiento, algo que hará más o menos a comienzos de la estación (finales de marzo/comienzos de abril en el hemisferio norte). Si el clima es cálido o suave, sin heladas o muy débiles (hasta los -2ºC) también tienes la opción de proceder a su plantación hacia comienzos/mediados de otoño (septiembre/octubre en el hemisferio norte).

¿Cómo plantarla paso a paso?

Ahora que sabemos cuándo hay que proceder a su plantación, veamos qué cosas necesitaremos y cuáles son los pasos que hay que seguir:

Materiales

  • Azada
  • Guantes de jardinería
  • Tutores
  • Cuerdas, bridas o alambres
  • Agua

Paso a paso

Es el siguiente:

Haz un agujero

Para plantar la enredadera es recomendable cavar un hoyo mas o menos del doble del diámetro y profundidad de la maceta en la que viene tu planta. Además, si la plantas cerca de una pared o un muro, es importante que trates de hacer el hoyo a unos 40 centímetros de distancia de la misma, que aunque la trepadora subirá por la pared, debe tener esta distancia del lugar por donde va a treparse.

Ten en cuenta que cuanto más grande sea el agujero, más cantidad de tierra suelta se encontrarán las raíces y, por consiguiente, más rápido podrán crecer.

Llénalo con agua

En cuanto termines de cavar, échale agua en abundancia, hasta llenarlo por completo. Esto te será útil para varias cosas:

  • Saber si el drenaje del suelo es bueno o malo: si es bueno, verás que el agua es absorbida rápidamente; por el contrario, si es malo, verás que tarda horas en ser absorbida.
  • Mantener hidratada la planta desde el primer momento: enseguida que termines de plantarla, las raíces comenzarán a absorber el agua que encontrarán en la tierra, evitando así que se sequen.
  • Aprovechar mejor el agua: si llenas el agujero de agua en cuanto terminas, te ahorras el tener que volver a regar para dar por finalizada la plantación. Y eso por no hablar de que, aunque el gasto de agua puede ser mayor así, está más controlado y será mejor aprovechado por la planta.

Rellena el agujero con tierra de calidad

Para las trepadoras, la tierra ha de ser fértil

Si la tierra del jardín tiene buen drenaje y es fértil, puedes usar esa misma; en caso contrario, te recomendamos añadir una primera capa de unos 10 centímetros de piedras pequeñas, gravilla o similares, y luego rellenar más o menos hasta la mitad con sustrato de cultivo universal, o con uno para plantas ácidas si la trepadora en cuestión es acidófila como la glicinia, mezclado con perlita a partes iguales.

Extrae la trepadora de la maceta o bolsa

Hazlo con cuidado. Coloca la planta un poco inclinada en el suelo, y extráela de la maceta o bolsa procurando no manipular mucho las raíces. Si ves que es necesario, dale unos golpecitos al recipiente o quítale la bolsa cortándola con unas tijeras.

Introdúcela en el agujero

Una vez que esté fuera de la maceta o de la bolsa, debes de colocarla en el centro del hoyo. Si ves que queda muy alta o muy baja, quita o echa tierra, pues lo ideal es que la superficie del pan de tierra/cepellón quede unos 5 centímetros por debajo del nivel del suelo, ya que así cuando se riegue se evitará hacer un uso en vano del agua.

Termina de rellenar

En cuanto esté lista, tienes que terminar de rellenar el agujero con la tierra o el sustrato que has usado antes. Te puedes ayudar con la azada para que el trabajo sea más cómodo y corto.

Colócale un tutor a tu enredadera

De igual manera es importante colocar un tutor en la planta, ya que esta no puede agarrarse sola y treparse por ella misma. Somos nosotros quienes debemos ir fijándola con unas cuerdas, bridas o alambres, sobre un soporte a medida que la trepadora vaya creciendo.

Ten muy en cuenta que al plantar las enredaderas, estas deben separarse unos 2 o 3 metros de otras trepadoras. Sin embargo, si lo que quieres es que cubran una pared o una valla en tu jardín, puedes plantarlas más juntas, aunque debes saber que se enredarán unas con otras y a la larga el efecto podría no ser el que buscabas.

Las trepadoras se plantan en primavera

Esperamos que te haya sido de utilidad 🙂 .


Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.