Cómo plantar una parra

como plantar una parra en casa

Una vid, también conocida como parra, es una planta cuyo fruto es la uva. Su nombre científico, Vitis vinifera, es una planta semileñosa o trepadora. Se cultiva principalmente en los países mediterráneos, Estados Unidos y Japón, pero también en otros países. Sin embargo, muchas personas no saben cómo plantar una parra ni qué requisitos necesita para cultivarse correctamente.

Por ello, vamos a dedicar este artículo a contarte todo lo que necesitas saber sobre cómo plantar y qué debes tener en cuenta para ello.

Características de la parra

parra y cultivo

En la naturaleza puede crecer hasta 30 metros de tamaño, pero en cautiverio suele ser de 1 metro. La fruta que produce a menudo se llama uvas, que son comestibles y se usan para hacer vino y otras bebidas alcohólicas.

Su tronco tiene una corteza gruesa de textura áspera y sus ramas, llamadas bejucos, son flexibles. Sus flores son hermafroditas o unisexuales, reunidas en panículas laterales opuestas a las hojas. Sus pétalos son de color verde, mientras que sus estambres se destacan primero, luego se reflejan. Esta es una planta que requiere mucho cuidado ya que es víctima fácil de las plagas.

Podemos ubicar esta planta principalmente en climas templados, ya que las bajas temperaturas favorecen el inicio de sus periodos de reposo y crecimiento. Es una planta amante del sol porque los altos niveles de radiación solar son suficientes para sus excelentes rendimientos. Si se exponen a fuertes lluvias y a un amplio rango de temperatura durante el día y la noche, el contenido de azúcar en las uvas será mucho menor.

Cómo plantar una parra

cultivo de la vid

La forma más habitual de aprender cómo plantar una parra en nuestros huertos es utilizando esquejes de plantas conocidas con propiedades que las hacen interesantes: resistencia a plagas y enfermedades, buen rendimiento y/o calidad, rápido crecimiento. Si necesitamos una variedad concreta, es mejor acudir al vivero más cercano (incluso a través de internet), en cuyo caso nos facilitarán una variedad ya injertada y lista para colocar en el lugar elegido. La última opción es un poco más cara, pero ofrece garantías sanitarias y propiedades que no tenemos cuando obtenemos material vegetal de las vides de nuestro vecino.

El material vegetal debe seleccionarse de plantas con buena forma, el momento más adecuado es a fines del invierno o principios de la primavera, y luego se coloca en el último lugar. Esto no es posible en muchos casos, por lo que el material puede conservarse durante varias semanas hasta que se deposita en el suelo. La conservación se hará envolviendo las ramas (de unos 30-40 cm de longitud) de las que se obtendrán los esquejes en papel de aluminio y guardándolas en el frigorífico, donde la temperatura es baja y constante. Cierta humedad y oscuridad son condiciones ideales para la conservación de este tipo de material.

El tutor de la parra debe tener varios brotes, de unos 15 o 20 cm. Se recomienda hacer un corte oblicuo en la parte inferior para aumentar el área de la raíz del cabello, y la parte superior de la incisión está a 1 o 2 cm del brote terminal para protegerlo y evitar que se pierda.

Si es posible, cavamos hoyos en lugares seleccionados con varias semanas de anticipación, ya que esto mejorará el clima del suelo y mejorará su estructura y textura. Antes de plantar, volvemos a poner la tierra en el hoyo sin presionar la tierra, para que la tierra quede más suelta. Para las lianas, esta es una planta muy rústica y no es necesario utilizar ningún tipo de hormonas para favorecer el enraizamiento, pero podemos utilizarlas si queremos una mayor garantía de éxito.

Las estacas se introducirán en los agujeros con ayuda de una barrena o a mano, intactas pero no enterradas en los brotes terminales, posteriormente se prensará la tierra para facilitar la eliminación del aire y aumentar el contacto entre la materia vegetal y el suelo, y el enraizamiento será mejor y más rápido. Todavía necesitamos regar la plantación porque además de proporcionar humedad al suelo para el desarrollo de las raíces, también promueve el contacto entre la pila y el suelo.

Por último, podemos poner una estaca junto a la estaca, ya que además de utilizarla posteriormente para guiar la planta en vertical, también actúa como indicador de la presencia de la parra y evita que se dañe.

Cuidados necesarios

como plantar parra

Aquí hay algunos consejos para tener en cuenta al aprender cómo plantar una parra y qué cuidados necesita:

  • Es importante utilizar fertilizantes orgánicos durante toda la temporada de crecimiento.
  • Se recomienda el análisis de suelo y foliar para una correcta planificación de la fertilización.
  • Se debe realizar un control adecuado de malezas durante todo el ciclo.
  • Durante los primeros 3-4 años es necesaria la poda de formación.
  • Durante la producción es necesaria la poda de frutos.
  • El agua dependerá de cada etapa de desarrollo. Por ejemplo, cuando está brotando y floreciendo, necesita menos humedad. En cuajado y maduración de frutos se debe aumentar el riego.

Clima, suelo y multiplicación

Resistente a las heladas, tolerante hasta -18º C, sensible a las heladas primaverales. En primavera, cuando comienza la floración, las temperaturas por debajo de los -2º C pueden provocar la pérdida de frutos. Crece mejor en áreas con veranos muy secos y baja humedad relativa. Se requiere una ubicación protegida. La parra es muy sensible a las enfermedades fúngicas, por lo que no se adapta bien a los climas húmedos y las precipitaciones durante la floración y la cosecha.

Prefieren suelos fértiles, bien drenados, calizos, aireados, frescos, profundos y ricos en minerales, lo que permite un desarrollo radicular rápido y vital. En suelos no obstruidos (rocas, capas freáticas) las raíces pueden alcanzar una profundidad de 3 a 4 metros, mientras que en suelos ricos en tiza (carbonato de calcio), pueden alcanzar una profundidad de 10 metros. Ingenierías como el desfonde, la mejora orgánica y mineral, y el drenaje facilitan su desarrollo y distribución. En contraste, la labranza obstaculizó el desarrollo de la superficie y la presencia de hierbas claramente compitió con el desarrollo de las raíces.

La propagación se hace por esquejes leñosos obtenidos a fines del verano. Las variedades de uva para vino, comúnmente injertadas en portainjertos Vitus labrusca-Uva americana, son resistentes al pulgón de la raíz.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre cómo plantar una parra y qué necesidades tiene.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.