Cómo plantar zarzamora

Plantar zarzamora es bastante sencillo

Si os gustan las moras, seguramente os habréis planteado ya más de una vez cultivarlas. ¿Pero sabéis cómo plantar zarzamora? Realmente es un proceso muy sencillo. Sin embargo, es imprescindible que sepamos cuáles son las condiciones óptimas para estos vegetales. Si no, lo más probable es que nuestro cultivo no tenga éxito.

Pero no os preocupéis. En este artículo mencionaremos cuáles son las variedades más cultivadas, cómo plantar zarzamora y cuánto tiempo tarda en dar fruto. También hablaremos sobre las condiciones óptimas y los cuidados posteriores que requieren estas plantas. En definitiva: ¡Todo lo que hay que saber para conseguir cultivar unas moras deliciosas! No os lo perdáis.

Las variedades más cultivadas

La zarzamora mediterránea suporta mejor los climas cálidos

Antes de explicar cómo plantar zarzamora, veamos primero cuáles son las variedades que más se cultivan a nivel mundial. Podemos distinguir entre dos grupos: Las espinosas y las inermes, que son sin espinas:

  • Zarzamoras espinosas: Ashton Cross, Bailey, Bedford Giant, Cherokee, Dewberry, Himalaya, Loganberry, Runguer, Tupi, Youngberry, etc.
  • Zarzamoras inermes: Aurora, Black Diamon, Black Satin, Darrow, Dirksen, Evergreen, Loch Ness, Smoothstem, Thornfree, Thornless, etc.

También hay que destacar la existencia de la zarzamora mediterránea, cuyo nombre científico es Rubus ulmifolius L. Se diferencia principalmente de las demás por ser capaz de soportar climas bastante más calurosos, cosa que ya nos podemos imaginar por su nombre. Por lo tanto, si vivimos en la zona mediterránea, esta sea quizá la zarzamora más recomendable para nuestro cultivo.

Cómo plantar zarzamora: Consejos

La zarzamora es es una planta muy invasiva

A la hora de plantar zarzamoras, esta tarea no tiene mucha complicación. Simplemente tenemos que cavar un agujero e introducir ahí la planta. Cabe decir que se trata de un vegetal muy invasivo, por lo que si no tenemos cuidado acabará invadiendo todo nuestro huerto o jardín. Por ello, lo más recomendable es construir un bancal para controlar su crecimiento. Por lo demás, la plantación de zarzamoras es pan comido. Sin embargo, para que nuestro cultivo tenga éxito hay una serie de aspectos que debemos tener en cuenta, como la ubicación, el clima, el mantenimiento, etc.

Condiciones óptimas

Las zarzamoras están habituadas a climas húmedos y templados. Por lo tanto, no toleran mucho el calor ni la seguía. No obstante, para que puedan madurar correctamente es necesario que pasen por un breve período de calor durante la estación veraniega. Se trata de uno de los factores principales para conseguir una mayor producción, junto con las horas de frío.

En cuanto al suelo, por suerte no son muy exigentes. Sin embargo, las zarzamoras prefieren generalmente que sean húmedos y que cuenten con un buen drenaje. Además, lo más recomendable es que el pH sea neutro o ligeramente ácido. En cambio, la zarzamora mediterránea soporta bastante mejor los suelos alcalinos con un poco de humedad. Cabe decir que el género al que pertenece esta planta, llamado Rubus, es muy extenso. Por lo tanto no es de extrañar que las condiciones climáticas y ambientales varíen mucho según la especie.

Para ayudar a que nuestra zarzamora crezca y se desarrolle correctamente, debemos añadir un extra de materia orgánica a la tierra. Para ello podemos utilizas compost o humus, ambas son opciones excelentes para nutrir estos vegetales.

Cuidados posteriores

Hay que destacar que las zarzamoras, cuando crecen de forma silvestre, crean una maraña de ramas y tallos. Esto se debe a que estos vegetales generan raíces que brotan desde los tallos, una vez que estos tocan el suelo. Por ello es fundamental que entutoremos los tallos cuando cultivemos zarzamoras. Si empiezan a tocar el suelo, todo acabará enredándose y dificultará considerablemente la recolección de los frutos, desperdiciando así buena parte de la producción.

Por este mismo motivo también resulta imprescindible podar la zarzamora. Por lo general se hace en verano. La idea es eliminar todas las ramas secas y lignificadas. Estas surgen después de haber fructificado. Asique el mejor momento para eliminarlas es justo después de la recolección de los frutos. También es altamente recomendable realizar una poda en invierno, conocida como despunte. Esta sirve básicamente para ayudar a que surjan brotes anticipados. Estos brotes serán los que nos den frutos en la próxima temporada.

Artículo relacionado:
Cuidados de la zarzamora sin espinas

Otro aspecto fundamental de los cuidados de cualquier planta es el riego. En el caso de la zarzamora, este debe ser poco abundante pero frecuente. El sistema radicular de estas plantas no profundiza mucho en el suelo. De hecho, suele quedarse a un nivel muy superficial. Por ello es vital no encharcar la tierra, para no ahogar las raíces, y regar con poca agua pero de manera más frecuente. Este aspecto cobra todavía más importancia durante la época de floración y cuajado, como suele pasar en los cultivos de frutales. La mejor opción que tenemos para las zarzamoras es utilizar un sistema de riego por goteo.

Respecto a la multiplicación de este vegetal, esta no supone ningún problema, como ya imaginaréis. Más bien todo lo contrario. No obstante, si queremos reproducir nuestra zarzamora, es tan sencillo como cortar los tallos salientes de la misma y ponerlos en suelo. No tardarán mucho en enraizar, dadas sus extraordinarias capacidades. Con un poco de paciencia y riego, tendremos otra zarzamora en muy poco tiempo.

¿Cuánto tiempo tarda en dar frutos la zarzamora?

Los frutos de la zarzamora se recolectan en verano

Ahora que ya sabemos cómo plantar zarzamora, toca responder a la gran pregunta: ¿Cuándo nos dará frutos? Si bien es cierto que las moras son muy similares a las frambuesas, existe una diferencia bastante importante. Mientras que las frambuesas se pueden recolectar dos veces cada año, las moras sólo tienen una única cosecha anual.

Por suerte no tendremos que esperar mucho tiempo para nuestras primeras moras, pues esta planta tiene una capacidad de producción temprana. Mientras que los frutales tardan generalmente entre cinco y siete años en alcanzar su producción óptima, la zarzamora lo consigue ya en el segundo año. Le estación del año en la cual podremos disfrutar de sus deliciosos frutos es en verano.

Os recomiendo que intentéis cultivar zarzamoras vosotros mismos si vivís en un lugar donde las condiciones climatológicas lo permiten, claro. A parte de ser muy bonitas, las frutas están deliciosas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.