Cómo podar orquídeas

chica podando unas orquideas de color blanco

Las orquídeas son una de las plantas que, desde que se pusieron de moda, siguen estando en los hogares de muchos amantes de lo verde. Pero estas no duran para siempre y, a menudo, hay que aprender cómo podar orquídeas para mantenerlas sanas. ¿Sabes hacerlo?

Si te han regalado una orquídea, o bien ya la tienes desde hace tiempo y empieza a alicaer, quizá lo que necesita es una pequeña poda pero, ¿cómo hacerla? Te lo explicamos a continuación.

Cuándo podar una orquídea

Las orquídeas se trasplantan en primavera

Antes de meternos de lleno en cómo podar orquídeas, es importante que sepas cuál es el momento preciso para hacerlo, ya que no siempre es en una época concreta sino que te lo va a decir tu propia orquídea.

Como sabes, las flores que echa no son para siempre; tienen un periodo. Sin embargo, dependiendo de la planta, este puede ser mayor o menor. Dicho de otro modo, pueden durarte semanas o incluso un año sin que pierda vigor.

Por tanto, la poda va a depender mucho de la planta. Solo cuando veas que el tallo de donde salen las flores empieza a perder las hojas y a amarillearse será el momento de podar.

Pero, ojo, no quiere decir que lo podes del todo. Y es que, a veces, puede ocurrir que el propio tallo tenga otro brote y eso implica que, de ese mismo, puede volver a florecer por ahí. Entonces tienes dos situaciones:

  • Que el tallo se vuelva amarillo completamente. En ese caso, es el momento de cortar toda la vara.
  • Que el tallo se vuelva amarillo en una parte. Si es así, y el resto sigue verde e incluso activo, podrías optar por cortar esa parte y ver si sigue adelante.

Cómo podar orquídeas paso a paso

El ciclo de las orquídeas

Ahora sí vamos a entrar de lleno en cómo podar orquídeas. En realidad, no tiene ningún misterio, pero es importante hacerlo bien para que al año siguiente vuelva a florecer con fuerza (y sobre todo para que no se debilite o sea foco de enfermedades).

Prepara las herramientas

El primer paso para podar orquídeas, así como cualquier planta que necesites podar, es tener las herramientas adecuadas a mano. En este caso, como es una planta pequeña y cuyos tallos no son muy duros, con unas tijeras de poda será más que suficiente.

Eso sí, asegúrate de esterizarlas. Puede parecer una tontería, pero si las usas sucias, o de haber cortado otras plantas, pueden transmitirse enfermedades. Para que te hagas una idea, tú no te pincharías con la aguja de otra persona, ¿verdad? Pues en el caso de las plantas es igual.

Para esterilizarlas basta con pasarle un paño con alcohol. Pásalo por las cuchillas (ambos lados) e incluso el mango.

También debes asegurarte de que las tijeras cortan bien, ya que lo que menos te conviene es hacer un corte sucio, es decir, que no se corte bien, que tengas que estresar a la planta para conseguir cortar ese tallo u hojas.

Con las tijeras de poda ya listas, otro de los elementos que te recomendamos tener a mano es un poco de canela en polvo. La canela de la cocina, sí.

Es un elemento que sella muy bien los cortes y heridas de las plantas, evitando que puedan entrar enfermedades que dañen la salud de estas. Por eso, cuando cortes, si le echas un poquito no le vendrá mal; al contrario.

Como accesorios, te podríamos recomendar que tengas un recipiente grande para trabajar la planta y que si se le cae algo de su tierra no se esparza por la casa. Así como tierra de orquídeas y algún tiesto nuevo por si el que tiene se rompe o ya no es el adecuado.

Poda hojas amarillas

Empezamos por abajo, es decir, por donde tiene las hojas la orquídea. Lo más normal, en general, es que estas se mantengan verdes todo el año. Pero puede pasar que alguna se vuelva amarilla. Normalmente se dice que, cuando pasa esto es porque nos hemos pasado con el riego; pero también puede ocurrir debido a que la planta empieza a hibernar o que no tiene los nutrientes suficientes.

Sea el caso que sea, lo primero es cortar esa hoja. No le sirven ya de nada, y le están robando energía.

Las orquídeas se han de podar a veces

Poda los tallos secos

Ahora nos centramos en la parte de los tallos, o varas. Hay orquídeas que tienen solo uno, otros dos, otros tres… Tienes que revisar cada uno de ellos por separado ya que no se marchitan a la vez todos, sino que van por pasos (e incluso alguno puede mantenerse en el tiempo).

Si ves que está seco, darle un corte a partir del tercer nudo. ¿Contando desde dónde? Pues desde la base. Corta a partir de ahí.

no quiere decir que vayamos a dejarlo así, pero el primer corte se le da ahí para que la orquídea sufra menos.

Ahora debes ver cómo está el tallo desde la base a ese tercer nudo. Si está seco, o se está secando, puedes cortarlo por la base sin problema. Pero si sigue verde y consistente, échale un poco de canela al corte que le has dado y déjalo estar. Hay algunas veces que la orquídea vuelve a brotar por ahí.

Saca la planta de su tiesto

Esto es algo que nos muchas personas hacen, pero que forma parte de la poda de las orquídeas. Consiste en sacar la planta de la maceta, quitarle la tierra que tiene y revisar a fondo las raíces. ¿Para qué? Pues porque el siguiente paso es cortar todas aquellas que se ven negras, secas o podridas.

Esto es una poda de saneamiento y bastante estresante para la planta, así que no te extrañe que se ponga un poco mal.

Vuelve a plantarla en tierra nueva

Una vez termines con las raíces, la poda como tal habrá terminado y ya solo te quedará volver a ponerla en la maceta (o en otra nueva más grande) y rellenar con tierra de orquídeas nueva (para que la nutra mejor).

Es quizá también la parte más complicada porque tendrás que ayudarte de un palito o similar para conseguir que la tierra llegue a todos los rincones sin dañar las raíces de la propia planta (y que no queden huecos).

¿Te ha quedado claro cómo podar orquídeas? Ahora te toca a ti.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.