Cómo podar un almendro

poda de almendro

Aunque los almendros son de secar y no requieren de demasiados cuidados, sí que necesita un mantenimiento si queremos que dé bastantes frutos. Se trata de la poda. Existen numerosas técnicas para aprender cómo podar un almendro qué hará que nuestro árbol nos otorgue gran cantidad de almendras. Hay diferentes formas de abarcar esta poda dependiendo de la época del año y de la edad del árbol.

Por ello, en este artículo vamos a contarte cómo podar un almendro y qué aspectos debes tener en cuenta.

Características principales

gestion de almendros

Sabemos que cada tipo de árbol tiene unas características específicas, y debemos tenerlas en cuenta para maximizar el aprovechamiento de la producción de frutos. Estas condiciones hacen del almendro una especie arbórea de alto rendimiento en España, y los expertos en cultivo y poda han ido perfeccionando técnicas para incrementar el rendimiento. Saber cuándo podar los almendros es fundamental durante todo el proceso de cultivo de la almendra. Dependiendo del tipo de poda, el tiempo de poda y la elección del tiempo de poda, se puede optimizar aún más la producción y se pueden ver árboles sanos ricos en almendras.

La poda es necesaria en todos los casos porque no solo es necesaria desde el punto de vista productivo, sino también una actividad beneficiosa para la salud de estos árboles. La mejora en la calidad y cantidad de producción es una consecuencia directa del buen estado de los almendros. Vamos a ver cuáles son los diferentes tipos de poda que tiene el almendro.

Cuándo se podan los almendros

como podar un almendro

En primer lugar conviene aclarar que existen varios tipos de poda de almendros, aunque en realidad se da en almendros y en la mayoría de frutales. Por un lado, la formación de la poda, por otro lado, el resultado de la poda, y finalmente la restauración de la poda. Todo esto debe hacerse durante el período de reposo vegetativo del árbol, que es cuando comienza el invierno, pero aplicaremos uno u otro tipo de poda según la edad y estado del árbol.

Sabemos que cada tipo de árbol tiene características específicas, y debemos tener en cuenta estas características para maximizar el aprovechamiento de la producción de frutos. Estas condiciones han convertido al almendro en una especie arbórea de alto rendimiento en España, y los expertos en cultivo y poda han ido perfeccionando técnicas para incrementar el rendimiento. Saber cuándo podar los almendros es fundamental durante todo el proceso de cultivo de la almendra. Dependiendo del tipo de poda, el tiempo de poda y la elección del tiempo de poda, se puede optimizar aún más la producción y se pueden ver árboles sanos ricos en almendras.

La poda es necesaria en todos los casos porque no solo es necesaria desde el punto de vista productivo, sino también una actividad beneficiosa para la salud de estos árboles. La mejora en la calidad y cantidad de producción es una consecuencia directa del buen estado de los almendros. Vamos a ver cuáles son los diferentes tipos de poda que tiene el almendro.

Cómo podar un almendro

como podar un almendro

Como hemos mencionado antes, hay diferentes formas de aprender cómo podar un almendro puesto que existen diferentes tipos de poda. Todas ellas tienen a una necesidad diferente del almendro según la época del año y el tamaño del mismo. También he que tener en cuenta la edad que tiene el árbol para conocer qué tipo de poda es más interesante de aplicar.

Vamos a ver cuáles son los principales tipos de poda que existen para los almendros:

Poda de formación

Esto se hace cuando el árbol es joven y desea que adopte una forma específica para crecer de manera equilibrada. Gracias a esta poda, las almendras se pueden recolectar más fácilmente. Para que este enfoque tenga éxito, el crecimiento debe estar bien controlado en los primeros años. Este tipo de poda es más o menos necesaria durante las primeras 4 temporadas para ayudar a que los árboles tengan una estructura consistente y ramas sanas.

Poda de fructificación

Después de que hayan pasado las primeras 4 estaciones, el árbol debe cambiar. Cada año, se deben quitar las ventosas y las extensiones, y se deben quitar las ramas muertas o frágiles para que las ramas sanas restantes puedan seguir creciendo como energía. Se debe tener cuidado para mantener el equilibrio de todo el árbol. El objetivo principal es poder extender la productividad y las sucursales no se verán afectadas. Es una rama que intenta devolver la fuerza al albaricoquero. Sabemos que con el tiempo el albaricoquero pierde fuerza y ​​sus ramas envejecen. Reanudando la poda se intenta reiniciar el ciclo productivo y aumentar la producción de almendras de alta calidad.

Poda de rejuvenecimiento

Este tipo de poda se usa más para árboles enfermos o sanos que ya se encuentran en la etapa de senescencia. Si las ramas del árbol son demasiado gruesas y ya se están cayendo, se debe hacer una poda muy agresiva. El problema con esta poda agresiva es que el árbol puede eventualmente morir.

Poda en verde

Solo hay una excepción al hecho de que debes practicar la poda de almendros. La época de poda de albaricoqueros es siempre en invierno, y los árboles están en estado de reposo, pero después de la primera poda debemos hacer una poda en verde en el primer verano. La llamada poda verde es una poda que intenta eliminar las ventosas no deseadas y las ramas con direcciones no deseadas lo antes posible porque crecerán rápidamente.

El almendro es un árbol frutal de hoja caduca que volverá a crecer una vez que la temperatura empiece a subir por encima de los 15ºC. Como especie muy sensible al frío -sólo soporta hasta -5ºC- si queremos conseguir una buena cosecha, es muy importante que la cultivemos en zonas donde no se produzcan heladas fuertes.

Podar es un trabajo que lastima a las plantas, no en vano, lo único que haces es picar ramas. Una vez completado, el árbol debe consumir energía para recuperarse, lo que solo se puede hacer si está sano y las condiciones de crecimiento son las adecuadas. Por todas estas razones, se recomienda podar los albaricoqueros a principios del otoño o finales del invierno/principios de la primavera.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre cómo podar un almendro.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.