Cómo proteger mi huerto de las heladas

como proteger mi huerto de las heladas

Cuando las bajas temperaturas, el frío y las heladas hacen apto de presencia, las plantas se echan a temblar. Y es que para muchas la caída de las temperaturas puede suponer un riesgo de muerte. Por eso, muchos buscan en Internet en estas fechas frases como «cómo proteger mi huerto de las heladas». ¿Te pasa a ti?

Si necesitas soluciones para asegurarte de que tus cultivos, plantas y huertos estén protegidos del frío, del viento, de la nieve y de las heladas, aquí te damos algunas claves que debes tener en cuenta.

Cómo proteger mi huerto de las heladas

Si, como muchos otros, tienes un pequeño huerto que te abastece de fruta, verdura… y no quieres que las heladas acaben perdiéndolos, existen algunos sistemas que pueden venirte muy bien y hacer que tengan una protección extra a las bajas temperaturas. En concreto, las opciones que tienes son las siguientes:

Mantas térmicas

Las mantas térmicas son en realidad lo más económico que hay en el mercado, pero también lo más fácil y rápido de poner para tus cultivos.

Si nunca has visto una manta térmica, debes saber que son como una sábana hecha de forma que las plantas puedan respirar, pero que las protege del frío manteniendo la humedad. Si se cuida bien se puede utilizar de un año para otro y es perfecta para macetas, cultivos, etc. En algunos sitios las llaman «velo de hibernación» porque su función es similar a esto.

Eso sí, hay que tener en cuenta que puede no ser suficiente si las heladas son bastante intensas, o si las temperaturas caen demasiado. Si es así, no te aguantará solo con esto, y deberías proporcionarle otro sistema más.

Invernadero

Cómo proteger mi huerto de las heladas con un invernadero

Pasamos de una opción económica a otra que no lo es tanto. Si no necesitas un invernadero grande, sí que te puede salir bien de precio; en cambio, si precisas uno con instalación, etc. entonces sí será más caro.

Sin embargo, debemos decirte que también es la más segura y la que puede hacer que tus cultivos no se mueran aunque la temperatura sea fría fuera. ¿Qué hace? Pues crear un microclima, hasta el punto de que puedes hasta tener calefacción dentro del invernadero.

Garrafas de agua

Este es un sistema que puedes utilizar individualmente en los cultivos, o en macetas. Consiste en coger una botella de plástico de 5-8 litros (las de agua) y cortarle la parte de abajo de tal forma que queda abierta por la parte más ancha.

Así, puedes usarla para colocarla en el cultivo haciendo que este quede dentro de la botella y, así, protegiéndola.

Ahora bien, el tapón puedes dejarlo abierto o cerrado para que respire (abierto por la mañana y cerrado por la noche). Has de asegurarte que no va a salir volando la botella (porque entonces expones la planta) y que no dañe el cultivo.

Un túnel de plástico, la opción híbrida entre invernadero y manta térmica

Un túnel de plástico, la opción híbrida entre invernadero y manta térmica

Esta es una solución que está a caballo entre el invernadero y la manta térmica, es decir, que no es muy cara ni tampoco barata. Pero es muy útil. Se trata de construir una especie de túnel con materiales que no son difíciles de encontrar y que, de esta manera, creas una instalación como si fuera un túnel para impedir que el frío afecte a los cultivos. Ojo, que también vale para macetas.

Acolchar el suelo

Es un sistema muy útil y fácil de aplicar. Se trata de colocar una protección en el suelo con el objetivo de cubrir las raíces e impedir que las bajas temperaturas les afecten.

De hecho, con el acolchado incluso se puede elevar la temperatura del suelo.

Productos protectores

En el mercado es posible que encuentres algunos productos protectores que han salido y que, mezclándolos con el agua de riego, puedes conseguir que la planta aguante mejor las temperaturas bajas (de hasta -5ºC). Eso sí, el efecto dura hasta 6 semanas, después habría que aplicarlo de nuevo.

Cuidado con el riego

El agua de riego, por ejemplo si usas una manguera, puede estar muy fría. El problema es que, cuando la usas para echarle agua a las plantas, puedes hacer que la temperatura de la zona baje aún más de la que tienes en el ambiente y, con ello, afectar a las raíces.

Por eso, en invierno se recomienda regar por aspersión o bien utilizar algún sistema de riego diferente, como puede ser el riego con botellas de agua y cordeles, o clavar sistemas para rellenar y que ese agua quede protegida con alguno de los sistemas que te hemos comentado.

Qué ventajas tiene el proteger los huertos de las heladas

Qué ventajas tiene el proteger los huertos de las heladas

Ahora que has visto todas las formas que tienes de asegurar que el frío, viento y demás inclemencias del tiempo no afecten a tus cultivos quizá pienses que tampoco es para tanto pero, ¿y si te decimos que hay muchas ventajas que deberías tener en cuenta? En concreto, hablamos de:

Un mayor y mejor crecimiento de las plantas

Es verdad que la mayoría de las plantas suelen aguantar el frío, al menos hasta -1ºC, pero esto es debido a que ralentizan su crecimiento, se paran. Y luego en primavera tienen que «volver a arrancar», despertarse de ese letargo para aguantar el frío.

Sin embargo, cuando las proteges, no se produce ese parón, sino que se mantienen activas, lo que implica que en primavera estarán más activas y crecerán mucho más y en mejor estado.

Incluso se pueden plantar semillas que, técnicamente, no se debe hacer en invierno, y saldrán si están protegidas.

Alargar las temporadas

Al protegerlas, eso hace que lo que tengas en el huerto no tenga una «fecha de caducidad» como tal, sino que puedas mantenerlo más tiempo.

Tener cultivos tropicales

Como puedes controlar en cierta medida la temperatura de la zona en donde están, eso implica que podrías optar por otros cultivos, no solo los habituales de la parte en que vivas, sino algunos otros algo más delicados con la temperatura.

Por supuesto, antes hay que probar que el sistema es el adecuado para ese tipo de plantas.

Ahora que tienes más claro que hay formas de proteger tu huerto de las heladas, solo te queda sopesar los pros y los contras de cada uno de los métodos de los que te hemos hablado para decantarte por el más adecuado para ti. Si tienes dudas puedes consultarnos e intentaremos ayudarte para que tus plantas, cultivos y huerto no se resientan en invierno.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.