Cómo quitar el exceso de agua en una maceta

El exceso de agua es un problema para las macetas

Como todos sabemos, el agua es esencial para la vida. Pero del mismo modo que a nosotros nos puede doler el estómago cuando bebemos demasiado, las plantas en maceta también lo pasan mal cuando las regamos en exceso, con la diferencia de que ellas están a merced de los cuidados que les demos; y claro, si estos son erróneos, tendrán más dificultades para recuperarse.

Pero que no cunda el pánico, porque voy a explicarte cómo quitar el exceso de agua en una maceta y, así, conseguir que las probabilidades de que mejoren sean mayores.

¿Cuáles son los síntomas de exceso de riego de las plantas en maceta?

Es posible acidificar el agua de riego fácilmente

Lo primero es lo primero. Antes de nada, tenemos que saber si nuestra planta en maceta se está ahogando o si lo que le ocurre es otra cosa. Y bueno, para ello es importante recordar cuáles son los síntomas que suelen mostrar cuando la tierra está demasiado húmeda o incluso encharcada, y las raíces lo pasan mal:

Hojas inferiores amarillas

Es uno de los síntomas más comunes, y es que si las raíces envían a las hojas más agua de la que estas necesitan, las primeras en estar mal serán las inferiores porque son las primeras a las que les llega ese preciado líquido. Pero poco después veremos que también las demás hojas empiezan a amarillear. Al final, se vuelven marrones y, a veces, dependiendo de la especie de planta que se trate, caen.

Aspecto general triste

Esto se ve en algunas plantas, como muchas que se tienen en interior como el espatifilo por ejemplo. Cuando tienen demasiada agua, las hojas »caen». Es como si los tallos perdieran fuerza y dejaran de poder sostener dichas hojas. Pero hay que tener cuidado, porque este síntoma también lo veremos si lo que ocurre es que la planta está pasando sed. Para no confundirnos, tendremos ver qué otros signos o daños muestra.

La tierra está húmeda y pesa mucho

Cuando regamos, el peso de la tierra que tiene la planta aumenta. Por consiguiente, si cogemos la maceta, notaremos que pesa más que cuando llevamos varios días sin regarla. Además, dependiendo de qué tipo de sustrato le hayamos puesto, el peso será mayor o menor. Por ejemplo, los que tienen turba negra o mantillo, pesan más que los que tienen turba rubia, fibra de coco y/o vermiculita.

La cosa empieza a complicarse cuando hay un exceso de agua, o de humedad en la tierra. Ahí es cuando notaremos que la maceta pesa prácticamente lo mismo durante muchos días. Y si además la tenemos dentro de un macetero, incluso veríamos que el propio reciente, por su parte externa, se humedece.

Aparecen hongos

Cuando los hongos hacen su aparición, es porque el problema se ha agravado mucho. En estos casos, lo que hay que hacer es podar todo lo que esté afectado (es decir, tallos podridos, hojas que ya no estén verdes, raíces negras) y cambiar tanto la tierra como la maceta. Asimismo, se debe de aplicar un fungicida sistémico como este para tener alguna posibilidad de recuperar la planta.

¿Cómo se quita el exceso de agua en las macetas?

Las raíces del palo de agua no soportan el exceso de agua

Imagen – Flordeplanta.com.ar

Una vez que hemos identificado el problema, tenemos que actuar lo antes posible para que no empeore. Así pues, lo que haremos será lo siguiente:

  1. Sacamos la planta de la maceta.
  2. Cogemos papel absorbente de cocina (del grueso) y envolvemos el pan de raíces con él. Si vemos que el papel se empapa rápido, lo quitaremos y pondremos otro. Así hasta que veamos que ya no pase.
  3. Dejamos la planta así en una habitación con mucha luz indirecta y protegida del frío y de la lluvia durante una noche.
  4. Al día siguiente, procederemos a plantarla en una maceta nueva con sustrato que no hayamos usado antes.
Flor de la camelia, un arbusto espectacular
Artículo relacionado:
Guía completa de sustratos: cómo elegir el más adecuado para tu planta

Ahora bien, esta maceta ha de tener agujeros en su base. Esto es muy, muy importante. El agua, si no puede salir, se quedará estancada ahí, entre las raíces, y la salud de la planta se seguirá debilitando.

Por este motivo tampoco se ha de meter la maceta en un macetero que no tenga orificios en su base; incluso si se opta por ponerle un plato debajo, debemos de acordarnos de escurrirlo después de regar, porque si no es como si no hubiésemos hecho nada.

Y como decíamos antes, si tuviera hongos, o si sospechamos que tiene y no queremos arriesgarnos, tenemos que aplicarle fungicida lo antes posible, ya que estos microorganismos se encuentran muy a gusto en un medio húmedo, y más si las temperaturas son suaves. Por ello, siempre que creamos que hemos regado demasiado, no está de más realizar un tratamiento anti hongos.

De todas formas, lo mejor es hacer lo que esté en nuestra mano para evitar el problema.

¿Cómo regar correctamente las plantas en maceta?

El truco que mejor me ha funcionado y que te voy a decir seguro que ya lo conoces sirve para saber cuándo toca regar: es el del palito. Coges un palito de madera o un tutor para plantas de plástico, y lo introduces en la tierra hasta el fondo. Después, lo sacas con cuidado, y miras a ver si está seco -en cuyo caso verías que ha salido prácticamente limpio-, o si está húmedo. Si está seco, entonces es que debes regar. Pero, ¿cómo se riega?

Bueno, pues es muy sencillo en realidad: simplemente has de echar agua a la tierra hasta que salga por debajo de la maceta. Pero si vieras que dicho sustrato no absorbe el agua, lo mejor es que sumerjas la maceta en un barreño con agua durante unos veinte o treinta minutos, ¿por qué? Porque cuando esto pasa, es porque la tierra se ha secado tanto que se ha vuelto casi impermeable; por eso es necesario tenerla sumergida un tiempo.

Como ves, es necesario aprender a regar las plantas en maceta más o menos bien, porque así se minimiza el riesgo de que se debiliten.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Idalina Torales dijo

    Me encanta la página, sigo todas sus publicaciones, son muy interesantes y útiles aprendo a cuidar de mis plantas, mil gracias!

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Mil de nadas Idalina 🙂
      Gracias por seguirnos.