Cómo recuperar una flor de Pascua

La flor de pascua es una planta delicada

La flor de Pascua o poinsettia es una planta que gusta a muchos. Cuando llega diciembre es posible encontrarla a la venta en muchos lugares, y no me refiero solo a los viveros y tiendas de jardinería, sino también en supermercados. Es muy fácil conseguir un ejemplar en esas fechas, pero no tanto que llegue vivo a la primavera. 

Y es que es una planta que ha estado viviendo en unas condiciones que difícilmente tendrá en casa. ¿Por qué? Porque ni la humedad ni la temperatura interior serán las mismas que las que tenía en el invernadero donde creció. Por eso, es normal que surjan problemas. Pero no te preocupes, que a continuación te explicaré cómo recuperar una flor de pascua que no está pasando por su mejor momento.

Identifica el problema

La poinsettia es un arbusto caducifolio

La flor de Pascua es una planta que, realmente, no es tan delicada como aparenta. Pero como ha estado muy mimada durante varios meses para que llegara florecida a la navidad, que además es cuando ya hace frío en el hemisferio norte, se ha vuelto muy sensible a los cambios. Aunque su época de floración natural es el invierno, a menudo se fuerza para que coincida con el mes de diciembre, es decir, con el mes de la navidad.

Y eso por no hablar de que es probable que en el invernadero se mantuviera una temperatura constante y agradable para ella, y una humedad ambiental lo suficientemente alta para que sus hojas no se secaran.

Por todo ello, es importante saber qué problemas puede tener nuestra poinsettia y cómo identificarlos:

  • Exceso de riego: las hojas inferiores amarillean y se secan con rapidez, y en casos más graves las ramas se pudren y aparece moho.
  • Falta de riego: primero, las puntas de las hojas más nuevas amarillean, y si no se riega, se vuelven marrones a medida que toda la hoja pasa a ser amarilla. Y pueden caer algunas si se secan del todo.
  • Quemaduras: si está justo delante de una ventana las hojas pueden quemarse. Este problema es fácil identificarlo pues solo veremos quemaduras en las que están más expuestas.
  • Corrientes de aire: cuando está cerca del aparato del aire acondicionado o de una ventana que está abierta mucho tiempo, las puntas de las hojas se volverán marrones. Puede confundirse con los síntomas de la falta de riego, pero cuando el problema son las corrientes de aire, todas las hojas se verán afectadas a menos que esté en una zona de mucho paso, en cuyo caso solo veríamos síntomas en las hojas de un lado.
  • Frío: la poinsettia no está preparada para soportar temperaturas bajo cero durante mucho tiempo. En un jardín donde haya heladas muy débiles (hasta -1º o -2ºC) y ocasionales, sí que puede estar bien si se protege, pero es mejor que se tenga en el interior durante el invierno si hace más frío. Cuando lo está pasando mal por este motivo, veremos que las hojas se caen con rapidez.
  • Caída de hojas: si a la planta se le caen las hojas pero vemos que está bien, no tenemos que preocuparnos ya que la flor de Pascua es caducifolia; es decir, se queda sin ellas en algún momento del año (después de florecer). Pero si ha sufrido algún problema con el riego, o con las corrientes de aire, entonces tendremos que tomar medidas.

Recupera tu Flor de Pascua

La flor de Pascua es un arbusto tropical

Una vez que sabemos qué problema tiene nuestra poinsettia, podemos actuar. Pero antes de nada es importante saber que, a veces, sobretodo en casos graves, no es posible recuperarla. Por ejemplo, si se ha regado demasiado y los hongos ya han empezado a perjudicarla, es difícil que se salve. Así y todo, y como lo último que se pierde es la esperanza, vamos a ver qué podemos hacer para que vuelva a estar bien:

Si se ha regado demasiado

La Euphorbia pulcherrima es muy sensible al exceso de agua, tanto es así que es conveniente que se plante en tierras ligeras y bien drenadas, y que, en caso de tenerla en maceta, se elija una con orificios en su base. De este modo, el riesgo de que se pudra será más bajo, aunque de nada servirá todo esto si la regamos con frecuencia.

Cuando tiene problemas debido al exceso de riego, tenemos que hacer lo siguiente:

  • Si está en el suelo suspenderemos los riegos temporalmente, hasta que la tierra vuelva a estar seca. También hay que tratarla con fungicida que lleve cobre, puesto que los hongos van a querer perjudicarla.
  • Si está en una maceta, la extraeremos y envolveremos el pan de tierra con papel absorbente. Si se empapa enseguida, se lo quitaremos y pondremos otro. Luego, dejaremos la planta así una noche, para luego plantarla en una maceta nueva con sustrato nuevo (en el vídeo explicamos cómo se trasplanta). Trataremos con fungicida que lleve cobre, y cortaremos los tallos que estén podridos si tuviera alguno.

Si está pasando sed

Si bien es un problema grave, tiene fácil solución: simplemente hay que echar el agua -a la tierra- hasta que esté bien húmeda. En caso de que esté en maceta, la cogeremos y la sumergiremos en un barreño con el preciado líquido durante unos minutos. Y a partir de entonces aumentaremos la frecuencia de riego para que no vuelva a pasar sed.

Eso sí, si está en maceta y vemos que la tierra es muy compacta, lo más recomendable será plantarla en una con tierra ligera, y que lleve perlita para que las raíces puedan crecer bien.

Quemaduras

Una hoja que se ha vuelto amarilla o marrón ya no volverá a estar verde, pero es posible evitar que el problema empeore alejando la planta de las ventanas, o llevándola a una zona protegida del sol directo si está en el exterior.

Y es que la flor de Pascua necesita mucha luz para crecer, pero dado que nuestra planta ha estado en un invernadero durante toda su vida, protegida del astro rey en todo momento, si vamos a tenerla fuera no podemos sacarla al sol sin más, si no que tenemos que acostumbrarla poco a poco.

Para ello, debemos exponerla a la luz del sol un ratito cada mañana, e ir aumentando el tiempo de exposición en una media hora o una hora a medida que pasen las semanas.

Corrientes de aire

Las corrientes de aire pueden hacer que las hojas se caigan sin motivo aparente, ya que se secan. Por eso, es importante que se tenga en una habitación en la que no haya ventiladores, aire acondicionado, etcétera. Asimismo, se debe evitar colocar en zonas de paso, especialmente si estas son estrechas, ya que al pasar junto a ella generamos una corriente de aire que puede hacer que las puntas de hojas se sequen con el tiempo.

Si la planta está en el exterior soporta mejor el viento, siempre y cuando no sea muy fuerte ni sople con frecuencia. Y es que si está en una zona especialmente ventosa, es conveniente que se tenga en un rincón protegido, como en una esquina del jardín, o en maceta en un patio con techo.

Frío

La flor de Pascua es una planta arbustiva de origen tropical, que no tolera las temperaturas por debajo de los 0 grados. Si la tenemos en el exterior y justamente ese día hay una helada, a la mañana siguiente nos la encontraremos con las hojas muy dañadas: marrones y/o caídas.

Para tratar de salvarla, lo que haremos será quitar las hojas que estén muy mal, y meterla en casa.

Caída de hojas

Por último, si las hojas de la flor de Pascua empiezan a caer, tenemos que ver si tiene algún problema. Como hemos visto, son varias las causas que pueden hacer que se quede sin ellas. Pero si aparentemente está bien, y ha terminado de florecer, no nos debemos de preocupar ya que al ser una planta caducifolia es normal que las pierda.

Ahora bien, si se ha regado mucho, o poco, o si está cerca de las corrientes de aire, entonces sí que tendremos que actuar para que su situación no empeore.

La flor de pascua es una planta tropical

¿Necesitas más información? Descárgate nuestro eBook de la Flor de Pascua totalmente gratuito. Pincha aquí.

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.