¿Cómo recuperar una hierbabuena con hojas amarillas?

La hierbabuena puede tener hojas amarillas por varias razones

La hierbabuena es una aromática que resiste muy bien la sequía; de hecho, es una de las hierbas más recomendadas para cultivar en lugares donde llueve poco. Pero quizás por eso nos resulte tan llamativo ver que sus hojas se vuelven amarillas sin motivo aparente, ya que realmente hablamos de una planta fácil de cuidar.

Por eso, si quieres saber cómo se puede recuperar una hierbabuena con hojas amarillas, a continuación te diremos todo lo que has de saber para conseguirlo.

La hierbabuena es una planta de fácil cultivo

Son varias las causas, así que vamos a verlas en detalle con el fin de identificar mejor los síntomas y su origen. Además, también nos será muy útil para saber qué medidas hay que tomar para que la planta vuelva a estar sana y verde:

  • Falta de agua
  • Exceso de agua
  • Necesita una maceta más grande
  • Sobredosis de abono o fertilizante

Falta de agua

La hierbabuena resiste bastante bien la sequía; sin embargo, es importante que se vaya comprobando la humedad de la tierra ya que tendría problemas si no recibiese agua durante mucho tiempo, sobre todo si está creciendo en maceta y no en el suelo. Y es que cuando se cultiva en un recipiente, la tierra tarda mucho menos en secarse.

Así que si vemos que las hojas nuevas están amarilleando, podremos sospechar que está pasando sed. Si además notamos que la tierra está seca, y que si al coger la maceta -en caso de tenerla en una- pesa poco, tendremos que regarla. Ahora bien, si le cuesta absorber el agua, lo mejor será airear un poco la tierra con la ayuda de un punzón de jardín, o si está en maceta ponerle un plato debajo lleno de agua.

Exceso de agua

Ahora pasemos a hablar sobre el riego en exceso. Esto es lo que causa problemas más serios a la hierbabuena, ya que es una planta que no está preparada para crecer en suelos que están muy húmedos siempre. Por ello, cuando recibe más agua de la que necesita, las hojas más viejas empiezan a amarillear, y luego toda la planta empieza a tener mal aspecto. En casos más serios, pueden aparecer hongos, como moho, tanto en la tierra como en la propia hierbabuena.

¿Qué hacer? Lo que haremos será aplicarle fungicida polivalente en spray (puedes comprarlo aquí), y luego dejar de regar. Es urgente tratarla contra los hongos, puesto que una vez que aparecen es complicado eliminarlos. Por ello, después hay que esperar a que la tierra se seque antes de volver a regar, pues esto contribuirá a deshacer el ataque de estos microorganismos, o al menos de ralentizar su avance, algo que a su vez daría tiempo al fungicida de combatirlos.

Si la tenemos en maceta, será muy recomendable sacarla de ella, y envolver el pan de tierra (cepellón) con papel absorbente. La dejaremos en un lugar seco y protegido durante la noche, y al día siguiente la plantaremos en una maceta nueva que tenga orificios de drenaje con sustrato de cultivo universal como el de la marca BioBizz (en venta aquí). Y regaremos al cabo de más o menos una semana.

A partir de entonces, habrá que hacerlo unas 2 veces por semana en verano, y una vez a la semana el resto del año, siempre echando el agua a la tierra, evitando mojar las hojas.

Necesita una maceta más grande

La hierbabuena se ha de cambiar de maceta de vez en cuando

Imagen – Wikimedia/Raffi Kojian

La hierbabuena es una planta relativamente pequeña, por lo que se puede plantar en macetas no muy anchas. Ahora bien, si se tiene en una durante muchos años, las raíces se quedan sin espacio y sin nutrientes, con lo cual las hojas se vuelven amarillas.

Por ello, al menos una vez cada 3 años tenemos que acordarnos de ver si se le salen las raíces por los agujeros de drenaje, ya que en ese caso tendremos que plantarla en una más grande, siendo la primavera la mejor época para trasplantarla. Llegado el momento, usaremos tierra de cultivo universal o para plantas verdes, así nos aseguraremos que no le faltan nutrientes durante una temporada.

Sobredosis de abono o fertilizante

Cuando queremos abonar una planta, o aplicarle fertilizante, es muy importante leer las indicaciones de uso y seguirlas al pie de la letra, puesto que si superamos la dosis indicada las raíces lo pasarán mal, y por consiguiente, las hojas se volverán amarillas y después marrones. Así que si sospechamos que la hierbabuena tiene problemas debido a un exceso de producto, independientemente de si es abono o fertilizante, lo que haremos será regar -solo con agua- para tratar de limpiarla.

Es posible que las hojas se sigan muriendo, ya que las raíces pueden estar muy dañadas. Pero si el estado de salud de la planta no es muy grave, es decir, si aún tiene muchos tallos y hojas sanas, podrá recuperarse.

Estiércol de caballo fresco
Artículo relacionado:
¿Qué tipos de abonos orgánicos hay?

Esperamos que ahora puedas saber qué hacer con tu hierbabuena si se ha puesto amarilla.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.