Cómo recuperar una kentia

La kentia puede tener diversos problemas

Imagen – Flickr/Scot Nelson

La kentia es una palmera muy cultivada en interiores. A menudo se encuentra como parte de la decoración de hoteles, comercios y por supuesto viviendas. Sus largas hojas pinnadas y su tronco esbelto la convierten en una planta muy querida para tener en estos lugares. Ahora bien, lo que quizás desconozcas es que soporta muy bien el frío, e incluso las heladas suaves, por eso, en regiones con inviernos suaves también es una espléndida planta de jardín, aunque un poco delicada.

Si bien se podría considerar como una planta fácil de cuidar, tanto si está en interior como en el exterior, no es de las más sencillas, ya que hay que estar pendientes del riego y mantenerla en una ubicación adecuada para ella. Y es que no sería raro que surgiesen problemas, algunos de los cuales pueden ser, por ejemplo, el amarronamiento de las hojas o la pudrición de las raíces. ¿Qué hacer en estos casos? Lo primero, es tener calma, pues a continuación te diré cómo recuperar una kentia.

¿Cuáles son los problemas que pueden tener nuestra palmera kentia? Antes de hacer nada, es importante identificar el problema que tiene la planta. Y es que como se suele decir, no se puede empezar la casa por el tejado. Por todo ello, vamos a ver cuáles son las causas por las que puede verse mal o enferma, y qué medidas realizar para recuperarla.

Artículo relacionado:
Cuidados de la kentia

Mala ubicación

La kentia es una palmera que vive bien en interior

Si alguna vez te has puesto a buscar imágenes en internet de la kentia, cuyo nombre científico es Howea forsteriana, es posible que te haya sorprendido ver ejemplares adultos creciendo a pleno sol. ¿Eso significa que tenemos que ponerla en un lugar soleado? La realidad es que va a depender del clima que haya en la zona y de la propia palmera.

Las hojas de la kentia se queman con gran facilidad, por eso es importante que se vaya acostumbrando muy poco a poco, en el transcurso de varios años, a la exposición solar. ¿Cómo conseguir que lo haga? Si la idea es tenerla siempre en el exterior, podremos plantarla en un lugar donde de joven tenga la sombra de otras plantas, pero que a medida que vaya creciendo vaya quedando cada vez más expuesta al sol directo.

Ahora bien, si nos interesa más tenerla en interior, lo ideal será colocarla en una habitación en la que entre mucha claridad, pero nunca delante de la ventana. Además, si en esa habitación tenemos aire acondicionado o ventiladores, será preferible no llevar a la kentia ahí, ya que las corrientes de aire le causaría daños a las hojas, haciendo que se volviesen marrones.

Exceso de agua en las raíces

La kentia no aguanta la sequía, pero si hay algo que tema más que la falta de agua es el exceso de humedad en sus raíces. Tanto si la regamos demasiado como si la tenemos creciendo en una tierra compacta que retiene mucho la humedad, su sistema radicular lo va a pasar mal. De hecho, si no hacemos nada, los microorganismos como los hongos patógenos y oomicetos, como el fitóftora, van a dañarlas. Al hacerlo, podremos ver algunos de estos síntomas:

  • Manchas marrones en el borde de las hojas
  • Hoja nueva marrón, o que se mantiene cerrada
  • El tronco puede »adelgazar» y verse marrón
  • En la tierra puede aparecer moho

¿Cómo recuperar una kentia que está sufriendo por tener un exceso de agua en sus raíces? Para serte sincera, es complicado, pero no es imposible si se detecta el problema a tiempo. Para ello, lo primero que has de hacer es tratarla con un fungicida sistémico como este; así se combaten los hongos y oomicetos. Pero además debes de suspender los riegos temporalmente, hasta que la tierra se seque.

En el caso de que tengas a tu palmera en una maceta sin agujeros, es muy, muy importante que la plantes en una que sí tenga. Si le pusiste un plato debajo o la metiste dentro de un macetero, debes de escurrirlo después de cada riego.

Ahora bien, lo más idóneo es prevenir, algo que se hace plantándola en una tierra esponjosa y ligera como esta, y si se va a tener en maceta, en una que tenga agujeros de drenaje.

Falta de agua

El riego de las plantas ha de ser una tarea importante para el jardinero

La sequía es un problema grave, pero no tanto como el exceso de agua. Y digo »no tanto» porque se detecta y se soluciona con facilidad. De hecho, para saber si está pasando sed, simplemente tendremos que ver si las hojas se »cierran», si se vuelven marrones, y si además la tierra está está muy seca. Si está en maceta, además, notaremos que al cogerla pesa muy poco. En casos más graves, podrían aparecer plagas como cochinillas o araña roja.

Para corregir el problema, tan solo debes hacer una cosa: proporcionarle agua a tu palmera de forma más seguida. Pero ojo, que no basta con echar un poco de agua, sino que hay que empapar bien la tierra para que todas las raíces se hidraten. Así que no dudes en echar agua hasta que salga por los agujeros de la maceta, o si está en el suelo, hasta que veas que está bien húmeda.

La maceta se le ha quedado pequeña

Aunque la kentia es una palmera que crece lentamente, eso no significa que tengamos que dejarla en una misma maceta durante años. Y es que la planta puede superar los 10 metros de altura una vez llega a la edad adulta, así que es un error no plantarla en un recipiente más grande cada vez que lo necesita. ¿Por qué? Porque la falta de espacio puede matar a las palmeras. Sí, así tal y como suena.

Para vivir, han de crecer, pero eso solo pueden hacerlo si tienen suficiente espacio. Cuando eso no es así, su crecimiento se detiene, las hojas empiezan a salir cada vez más pequeñas, y al final, la planta está tan débil que atrae a microorganismos e insectos patógenos.

Por eso, es de vital importancia plantar la kentia en una maceta unos 10 centímetros más grande si se le salen las raíces por los agujeros de drenaje, o si se pueden ver raíces creciendo muy cerca de dichos agujeros. Además, también se debe de hacer si la tierra está muy gastada.

El trasplante se hará en primavera, ya que de este modo podrá tener tiempo suficiente para recuperarse. Le pondremos tierra para plantas verdes, o si se quiere una de cultivo universal.

Precisa abonado

No solo necesita agua, sino también nutrientes. La falta de ellos ralentiza su crecimiento, de modo que para que esté sana y preciosa, tendremos que abonarla con un abono o fertilizante para palmeras o bien con uno para plantas verdes desde el inicio de la primavera hasta el final del verano. Por ejemplo, este es muy bueno:

Seguiremos las recomendaciones de uso para no causarle un problema mayor, y así conseguiremos que la kentia vuelva a estar bien.

Esperamos que con estos consejos puedas recuperar tu kentia.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.