¿Cómo reducir el ruido del tráfico en el jardín?

Reduce el ruido del tráfico en tu jardín con nuestros consejos

El jardín es un lugar de paz hasta que escuchas el ruido de los coches, camiones, autobuses, … en definitiva, del tráfico que circula por tu calle. Puede llegar a ser una experiencia muy desagradable, tanto, que si eres una persona sensible a estos sonidos es probable que decidas mudarte en cuanto se te presente la oportunidad. Pero, ¡calma! Prueba antes nuestros consejos y trucos.

Créeme. Sé lo que es tener que soportar el ruido, pero no de coches, sino de aviones ultraligeros. Es imposible eliminar ese ruido, a pesar de que en mi caso por fortuna no son muchos los que se ponen en marcha durante el día, pero sí que se pueden hacer muchas cosas para reducirlo. Así pues, es hora de recuperar tu espacio.

¿Cómo reducir el ruido?

Cómo reducir el ruido en el jardín

Imagen – Flickr/Ann Althouse

Si estás decidido o decidida a reducir el ruido de tu jardín o patio, y quieres hacerlo ‘a la de ya’, ponte manos a la obra:

Conoce los límites de tu jardín… y hazlo legal

Esto puede parecer más sencillo de lo que se cree, pero si acabas de comprar un solar y NO está cercado aún, debes de informarte bien sobre sus límites. Para esto, debes de hablar con profesionales, ya que de lo contrario podrías querer cavar una zanja demasiado cerca de una tubería, y ello podría causarte problemas.

Además, esa zona debe de estar legalizada. Recuerda que de lo que se trata es de reducir el estrés, no de generar más.

Analiza el suelo y las condiciones de tu zona

Cuando se quiere reducir el ruido, hay que saber qué tipo de suelo se tiene y cuáles son las condiciones climáticas del lugar. Para tener éxito es esencial comprender que, la tierra y el clima pueden ser usados en tu beneficio si los estudias un poco, o por el contrario ambos pueden hacerte perder mucho dinero.

Ojo, no se trata de estudiar meteorología ni de estudiar a fondo la topografía del suelo, sino que bastará con saber cuáles son las temperaturas máximas y mínimas; cuándo suele llover; el tipo de suelo que se tiene; cuáles son sus rincones de sombra; cuáles los de sol y cuáles los de semisombra. Parece mucho, pero recabar esta información te ahorrará problemas 😉 .

Construye una cerca para reducir el ruido

Dependiendo del presupuesto del que se disponga y de tus preferencias, estas cercas o barreras físicas pueden ser naturales, es decir, con plantas, o bien artificiales. Yo te recomiendo las primeras, pues el efecto al final es más bonito. Puedes usar árboles, arbustos, o incluso trepadoras creciendo sobre pérgolas o celosías.

Aunque, por supuesto, otra opción igualmente válida son los postes de madera, o construir media pared de piedras y luego la otra mitad ponerle tela metálica. O incluso hacer combinaciones: poner postes y justo delante, dentro del jardín, plantas por ejemplo.

Debes tener en cuenta siempre que no vas a eliminar el ruido, pero sí que notarás una reducción del mismo.

¿Qué plantas usar?

Vista del Buxus sempervirens

Imagen – Wikimedia/Sannicolasdeugarte

Si te decides por plantas, hay muchas que te serán útiles siempre que averigües si pueden vivir en tu zona. Unas de las que más se usan son:

  • Boj: son arbustos de hoja perenne de hasta 12 metros de altura pertenecientes al género Buxus que viven bien a pleno sol y que además resisten heladas de hasta los -12ºC. Ver ficha.
  • Ciprés: son coníferas perennifolias de hasta 20 metros de altura pertenecientes al género Cupressus. Viven en zonas expuestas al sol, aunque toleran la semisombra. Resisten heladas de hasta los -18ºC. Ver ficha.
  • Lila: es un árbol caducifolio de hasta 7 metros de altura conocido por el nombre científico Syringa vulgaris. Produce flores preciosas de color lila o malva, y resiste hasta los 18ºC. Ver ficha.
  • Forsitia: es un arbusto caducifolio de 1 a 3 metros de altura (a veces 6m) que vive tanto al sol como en semisombra. Produce flores amarillas, y resiste hasta los -18ºC. Ver ficha.
Cosas a tener en cuenta
Dales tiempo

Las plantas necesitan tiempo para crecer. Si quieres resultados inmediatos, deberás de comprar ejemplares grandes, sabiendo que el coste de estos será mayor.

No las pongas demasiado juntas

No se debe de tener prisa. Las plantas requieren espacio para poder desarrollarse. Cuando se plantan muy juntas, la lucha por los nutrientes llevará a algunos (o muchos) ejemplares a la muerte. Para evitarlo, debes conocer cuál será el ancho de cada planta una vez sea adulta, y en base a ello plantarla.

Cuidado con las raíces

Algunas especies que se usan también como árboles para reducir el ruido son también plantas con sistemas radiculares fuertes: fresnos, cipreses, acacias… Por seguridad, estos se deben de plantar a una distancia mínima de 10 metros de tuberías y demás.

Valora la opción de construir un estanque

Esto solo se aplica a lugares donde NO hay plagas de mosquitos.

El ruido del tráfico es muy molesto. Una forma de ocultarlo es construyendo o comprando un estanque. Puede llegar a ser una zona preciosa, con plantas acuáticas como los nenúfares.

Y si no te gustan los estanques, una cascada, o algo como esto:

Es bonito, ¿verdad?

Haz un borrador

Ahora es cuando tienes que decidir cómo quieres que sea tu jardín o patio. Con toda la información que has recogido, dibuja dónde quieres que estén las plantas, dónde la zona de relax, dónde la zona de juegos de los niños si tuvieras,…

Ten en cuenta que el resultado final debe ser práctico pero también estético. Las plantas más grandes han de estar detrás de las pequeñas, los colores han de combinar, y si hay caminos, estos deben de llevar a una zona especial.

Conviértelo en realidad

Por último, lleva tus planes a la realidad. Tienes por delante un trabajo arduo, que puede llevarte semanas e incluso meses, pero al final te aseguro que todo el esfuerzo habrá valido la pena.

Luego, solo te quedará mantenerlo. Cuidarlo. Podar, regar, abonar… pero todo esto forma parte de recuperar la calma, así que no te has de preocupar 😉 .

¿Por qué es importante recuperar la tranquilidad?

Los jardines están para disfrutarlos

Vivimos en un mundo donde la construcción de viviendas está a la orden del día. Cada vez hay menos superficies verdes, y más urbanizaciones. Es irónico pensar la cantidad de casas, pisos, apartamentos, etc. que hay vacíos, la cantidad de personas que están sin hogar, y la cantidad de obras nuevas que hay al año en muchas partes del mundo.

Pero ese es otro tema. Ahora voy a hablarte de los beneficios que tienen las zonas ajardinadas para todos nosotros:

Privacidad

Seguramente sea lo más importante. ¿A quién no le gusta irse al jardín, patio o terraza a desconectar del mundo? Pasar solo 30 minutos rodeado de plantas ya nos hace un efecto muy, muy agradable. Nos aporta relajación. Nos ayuda a reducir el estrés. Y si además dedicamos un tiempo a hacer tareas, como quitar hierba o plantar plantas, también hacemos ejercicio físico.

Limita tu espacio

Sí, puede que ese espacio sea más pequeño de lo que quisieras, pero es TUYO. Solo por eso, los límites son algo positivo. En serio: mi jardín está en un solar de 400 metros, pero ¿sabes cuál es la superficie solo del jardín? 10 metros de largo x 5 metros de ancho. Es un pedacito nada más, pero da paz.

No importa el tamaño de tu jardín, patio o terraza: los límites le dicen a tus vecinos que ese territorio es tuyo, y te dicen a ti que en tu zona puedes ser feliz.

Mantienes a tus perros y/o gatos en un lugar seguro
Los animales pueden divertirse en el jardín

Todos sabemos que nos encanta que los perros salgan a jugar al patio o jardín. Por otra parte, si somos de los que disfrutamos acogiendo gatos por ejemplo, es posible que queramos que hagan vida en el exterior (eso sí, en este caso es muy recomendable vallar todo el solar utilizando tela metálica alta, de al menos 3 metros, y ocultada con cipreses por ejemplo).

Cuidas de tu salud mental

Se habla mucho de la salud física, pero la mente no puede existir sin el cuerpo. Todo forma parte de lo mismo, de lo que nos hace ser como somos. El ruido nos genera estrés, y si es constante nos mantiene en alerta… lo cual no es nada bueno.

Necesitamos relajarnos. Y para eso necesitamos un lugar con plantas, que nos acerque a la naturaleza.

Otros beneficios

¿Creías que los beneficios que te hemos dicho eran los únicos? Lo cierto es que no. Hay otros, que quizás no sean tan importantes pero sí que puedes llegar a apreciar, que harán que tu zona ajardinada tenga más valor:

  • Las barreras, sean naturales o no, que lo delimiten ayudarán a protegerlo de los escombros de las calles.
  • Las plantas protegerán el suelo de la erosión, y atraerán a la fauna -pequeña, como insectos o pájaros- a tu jardín o patio.
  • Un jardín aumenta el valor de la propiedad, con lo cual se convierte en una inversión inteligente.

Y nada más. Espero que estos consejos y trucos te sean de utilidad y puedas conseguir el jardín, patio o terraza de tus sueños, sin tener que escuchar tanto ruido.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Buscas plantas que estén preciosas en otoño?
Echa un vistazo a nuestra selección de variedades y ya verás como vas a disfrutar como nunca de esta maravillosa estación
13 plantas de otoño para exterior