Cómo regar un bonsái ficus

Cómo regar un bonsái ficus

Tener un bonsái a menudo implica dedicarle más tiempo para cumplir con todas las necesidades de la planta. Dependiendo de la variedad, precisa más o menos cuidados, pero, uno de los temas más peliagudos, y la razón por la que muchos acaban muriendo, es el riego. De todos los tipos que puedes tener, el ficus es uno de los más fáciles de cuidar. Pero, ¿cómo regar un bonsái ficus?

Si quieres comprar un bonsái o te han regalado uno y no sabes bien qué cuidados proporcionarle en cuanto al riego, a continuación te hablamos de ello para que no lo pierdas en mucho, mucho tiempo.

Un bonsái ficus, ¿cómo es?

Un bonsái ficus, ¿cómo es?

El bonsái ficus pertenece a la familia de las Moraceae, por lo que está emparentado con las moreras. Centrándonos en el ficus, has de saber que existen entre 800 y 2000 especies diferentes, y la mayoría de ellos son tropicales y subtropicales. Tienen un desarrollo rápido y son muy resistentes, razón por la que es una de las mejores especies para los principiantes, o para aquellos que quieren tener un bonsái que no dé muchos problemas.

Dentro de las especies que se utilizan como bonsái, nos encontramos con 5 variedades, si bien no todas son fáciles de encontrar.

  • Ficus pumila: es originaria de Asia y una de sus características es que es trepadora.
  • Ficus microcarpa retusa. Esta es una de las que más vas a encontrarte en las tiendas. Es originaria de Asia y a veces recibe otros nombres como Tiger Bark, Ficus Panda, etc.
  • Ficus nerifolia. No es muy habitual verlo.
  • Ficus benjamina. Es otro de los más utilizados, se vende como bonsái de interior.
  • Ficus carica. Esta es la especie más habitual en el Mediterráneo. Sin embargo, son grandes y solo un tratamiento para reducir el tamaño podría convertirlo en bonsái.

Seguramente también estés buscando al ficus ginseng pero, ¿y si te decimos que no existe? En realidad, ese que comercializan como ficus ginseng es un ficus retusa «modificado». Lo que hacen es estrangularle las raíces con el objetivo de engrosarlas y que así se parezca a un ginseng. Pero en realidad la especie como tal no existe, y los profesionales ven una aberración este tipo de árboles.

Cómo regar un bonsái ficus

Cómo regar un bonsái ficus

Ahora que sabes que bonsáis ficus hay muchos, debes saber que algunas de esas especies tienen ciertas «peculiaridades» a la hora del riego. No es lo mismo regar un ficus ginseng que uno benjamina, ni tampoco un ficus retusa.

Por norma general, los bonsáis ficus no son plantas que necesiten un riego constante, ni tampoco estar muy pendiente de la calidad del agua, ya que se adaptan a lo que le des. Eso no quiere decir que, si le aportas agua blanda que además esté a temperatura ambiente no te lo vaya a agradecer más.

Dependiendo de dónde tengas el ficus, el riego va a ser diferente. Por ejemplo:

Si tienes tu ficus en un kokedama

Las instrucciones para regar este tipo de plantas te dice que sumerjas la bola de musgo una vez a la semana. Pero en los bonsáis esto va a depender de la estación del año y de la especie de bonsái.

  • Si es verano, conviene que riegues la bola de musgo al menos 2-3 veces a la semana. Sumerges una vez y el resto echándole agua por encima.
  • Si es invierno, entonces es posible que te aguante bien durante 1-2 semanas sin que tengas que regar.

¿Cuál es el truco aquí para saber si hay que regar? Pues dos cosas:

  • Que al coger el kokedama este no pese (quiere decir que necesita riego).
  • Que notes la bola de musgo seca.

Si tienes tu ficus en una maceta normal

Puede ser que, en lugar de un bonsái ficus, lo que tengas es un prebonsái ficus, que también es muy común verlo en las tiendas. La gran diferencia con un bonsái está en el tipo de maceta que usa, ya que no es la habitual de los bonsáis, esta es más redondeada y alargada.

¿Cómo se riegan estos árboles? Pues aquí debemos hacer un inciso y es que, en la mayoría de los casos, cuando compramos un bonsái (ya sea en maceta normal o en una específica), la tierra que traen suele estar apelmazada (salvo que lo compres en una tienda especializada en bonsáis y aún así, dependerá del árbol). Esto implica que el agua puede no llegar a las raíces, y no nutrirlo bien. Por eso, si se ve que la tierra no es buena, lo mejor es hacer un trasplante de emergencia,intentando quitarle la tierra que puedas con las manos (no ahondes mucho o se estresará demasiado) y colocándolo en una maceta con tierra buena.

En cuanto al riego del bonsáis ficus, este se puede hacer por arriba, mojando las hojas y la tierra. De hecho, le encanta la humedad, aunque no es bueno pasarse para que no aparezcan hongos.

Si no quieres regarlo así, riega la tierra y espera a que se quede bien humedecida. Si ves que el agua sale demasiado pronto es que la tierra es muy drenante, por lo que convendría regar con un platito o por inmersión durante unos minutos.

Si tienes tu ficus en una maceta de bonsái

Si tienes tu ficus en una maceta de bonsái

Las macetas de bonsái se caracterizan porque son más pequeñas y con el espacio justo para el árbol, ni más ni menos. Pero eso conlleva un problema y es que, en ocasiones, el agua que se le proporciona puede no ser la suficiente, o que esta se caiga al regar y no llegue al interior por la inclinación de la tierra.

En estos casos se puede regar de dos formas:

  • Con una bandeja por debajo, llenándola y esperando unos 15-30 minutos. Pasado ese tiempo, el agua que queda se quita para evitar que pudra las raíces. ¿Qué pasa si se la bebe demasiado rápido? Pues te aconsejamos que lo vuelvas a llenar porque querrá decir que necesita más agua.
  • Con una inmersión. Otros deciden utilizar el método de la inmersión, introduciendo la maceta por completo en un recipiente lleno de agua para que se cubra. Si le falta agua, empezará a hacer burbujas y, cuando estas no aparezcan más, podrás sacarlo.

Una vez lo riegas, tienes que esperar a que la tierra se vea seca para volver a hacerlo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.