Cómo reproducir suculentas

Cómo reproducir suculentas fácilmente

Las suculentas son cada vez más populares en nuestros jardines. De hecho estas plantas son muy apreciadas por sus aspectos exóticos y originales. Hay diferentes métodos como es la propagación por esquejes, o sembrando las semillas. Las plantas crasas son las más adecuadas para esquejes. En cuanto a la siembra, este es un buen método para obtener muchas variedades diferentes.

Esta técnica es más restrictiva porque solo es adecuada si tienes un invernadero pequeño, y además requiere mucho mantenimiento (riegos regulares, temperaturas precisas …).

Diferentes métodos de reproducir suculentas

En la jardinería, la reproducción de éstas se denomina comúnmente propagación. Esto se debe a que la mayoría de las suculentas se crían y cultivan bajo la dirección de un jardinero experto. En la naturaleza, se deja que las suculentas se reproduzcan por cualquier medio, pero las suculentas domésticas se eligen con mucho cuidado para producir las plantas más únicas y hermosas.

He aquí un rápido resumen de los distintos métodos de propagación de las suculentas. Cada método tiene sus características propias. Te ayudaremos a ver con mayor claridad el más indicado para ti.

Esquejes de hojas

Cómo reproducir suculentas por hojas

Las suculentas son fáciles de propagar mediante esquejes. Hay dos tipos de esquejes: el de tallos u hojas. Una de las formas de reproducción de estas plantas es a través de esquejes de hojas. En la naturaleza, esto ocurre cuando una hoja se desprende de la planta. En el ámbito de la jardinería, los jardineros toman esquejes de hojas para reproducirlas.

Los esquejes de hoja son una forma popular de propagar suculentas como la Echeveria y el Sedum. Estos tipos de crasas crecen fácilmente a partir de estos, pero es importante tener en cuenta que los esquejes de hoja no funcionan con todos los tipos de suculentas.

Asimismo hay que tener cuidado al propagarlas por esquejes de hojas. Aunque se trata de un proceso natural que ocurre en la naturaleza, como cuidadores de suculentas, queremos proteger la salud de nuestras plantas. Para que este proceso sea lo más seguro posible, utiliza tijeras estériles para tomar los esquejes de hojas. Antes de plantar tus nuevos esquejes, también querrás dejar que las heridas se cierren antes de colocarlas en el suelo. Tomar estas precauciones adicionales protege a tu planta de enfermedades.

Para muchas especies de crasas, la propagación por hoja es fácil de lograr cuando tienes la técnica adecuada, con los esquejes puedes multiplicar tus plantas favoritas o, a veces, incluso salvar a una planta en peligro de extinción. Los esquejes de estas plantas amantes del calor serán mucho más fáciles de lograr a fines de la primavera y principios del verano. Las temperaturas son entonces más constantes y se mantienen suficientemente altas, de día y de noche. Veamos cómo hacerlo.

Preparando el corte

  • Consigue un injerto, un bisturí o un cuchillo afilado sin dientes.
  • Desinfecta la herramienta con alcohol antes de usarla.
  • Haz un corte limpio de su corte.
  • Tapa la la herida con carbón en polvo para prevenir la aparición de enfermedades.
  • Coloca los esquejes en una habitación seca y ventilada mientras la herida se seca por completo, lo que puede llevar de 3 días a más de una semana. Entonces debe formarse un callo, y será entonces cuando el esqueje estará listo para plantar.

Esquejes de tallo

Propagación de suculentas por esquejes de tallo

Otro tipo de esqueje que se suele utilizar para reproducir suculentas son los esquejes de tallo. Los esquejes de tallo se producen cuando se extrae una parte del tallo de la planta, en lugar de sólo una hoja. En la mayoría de los casos, esto no daña a la planta original y, de hecho, puede volver a crecer la parte que se eliminó. En la naturaleza, esto permite a las suculentas y a los cactus reproducirse cuando una planta es dañada por la fauna o el clima.

Los esquejes de tallo son probablemente la forma más rápida de reproducción de este tipo de plantas. Esto se debe a que el esqueje es básicamente una planta entera, sólo necesita desarrollar un sistema de raíces. Estos funcionan especialmente bien con los cactus, que suelen ser de crecimiento lento.

Para realizar un corte adecuado de una suculenta que tenga ramas, necesitarás un cuchillo afilado y esterilizado o unas tijeras. Elige un tallo relativamente corto para asegurarte de que está activo y en crecimiento, sujeta el tallo lo más cerca posible de la base y utiliza el cuchillo o las tijeras para cortarlo limpiamente de la planta madre. Si el tallo sufre algún daño durante este proceso, es probable que necesites hacer un nuevo corte.

La rama deberá curarse durante unos cuatro días antes de ser trasplantada. Una vez trasplantada, dale a la planta mucha luz brillante y apenas agua, y echará raíces por sí misma en su nueva maceta en unas cuatro semanas.

División de hojas

Las suculentas se propagan por división de hojas

Dividir las suculentas, o realmente cualquier tipo de planta, es el método más rápido y sencillo de propagación de plantas. Basta con separar porciones de la planta con raíces independientes y volver a plantarlas con más espacio y recursos para las raíces. Pero no es un método que funcione para todas las variedades de suculentas en todo momento. Existen dos tipos de división, separación de tallos u hojas.

Las suculentas con este patrón de crecimiento arbóreo suelen poder propagarse por esquejes o por hojas, pero sólo pueden dividirse en determinadas circunstancias. Cuando la planta madura, muchas variedades forman plantas bebé, llamadas «crías» o «vástagos» en la base de la planta madre. Con el tiempo, estas crías forman su propio sistema de raíces, separado del de la planta madre. Estas crías pueden separarse de la planta madre, manteniendo intacta cada estructura radicular.

La echeveria es un gran ejemplo de una suculenta con un patrón de crecimiento «arbóreo». Mientras que una roseta de echeveria no puede dividirse, las crías pueden dividirse de la madre. Para dividir retire las crías, o vástagos, que han surgido junto a la planta madre. Se trata de miniplantas completamente formadas y enraizadas que pueden crecer de forma independiente.  Algunas suculentas dejan caer hojas. Al igual que las semillas, echan raíces allí donde caen.

Separación de las raíces

Desentierra una planta entera y separe las raíces con cuidado. Las plantas que han sido divididas por separación de raíces pueden colocarse en el suelo inmediatamente. Para las plantas que están en interior, hay que un medio de cultivo recomendado para cactus y plantas suculentas, como la mezcla de tierra específica para ellos. También se puede mezclar un puñado de arena o perlita en la tierra para macetas. La mezcla adecuada favorece el drenaje y aporta nutrientes.

Espera un día y riega con moderación. Devuelve las plantas de exterior al jardín cuando el sol no esté directamente encima. Haz una agujero poco profundo con espacio para que sus raíces se extiendan. Acomoda la planta con cuidado y cubre las raíces con unos dos centímetros de tierra. Apisónala suavemente para asegurarla. Espera un día y riega ligeramente la tierra alrededor de la planta.

Semillas

Las suculentas se multiplican por semillas

La propagación de suculentas con semillas suele ser la forma más lenta de cultivar nuevas plantas, pero si tiene tiempo y paciencia, adelante. Para producir semillas, una suculenta debe ser polinizada por otra planta. Aunque la polinización es más común en la naturaleza, es un poco más difícil con las suculentas domésticas, especialmente las que se cultivan en interiores. También siempre tienes la posibilidad de comprar las semillas.

En algunos casos, la semilla será un polvo de color naranja, que puede ser un poco más difícil de propagar. Tanto si se recogen semillas de una planta madura como si se compran semillas para utilizarlas, hay que usar siempre semillas frescas y secas al principio de la primavera para que tengan un largo periodo de crecimiento antes de la inactividad invernal.

Sin embargo, cultivar suculentas a partir de semillas puede dar resultados imprevisibles. Cuando se propaga una planta a partir de un esqueje o de un desplazamiento, se puede estar bastante seguro del aspecto que tendrá esa suculenta cuando crezca. Con las semillas, nunca se sabe exactamente lo que se va a obtener hasta que la semilla germina y crece hasta convertirse en algo reconocible. Incluso si has polinizado una planta con el polen del mismo cultivar, podrías acabar con resultados diferentes debido a la recombinación genética. Las semillas de suculentas también deben tratarse con bastante cuidado, ya que suelen ser bastante pequeñas. Además, pueden desaparecer fácilmente al regarlas, por lo que hay que tener cuidado para evitar que esto ocurra.

Para sembrar suculentas hay que hacer lo siguiente:

  1. En primer lugar, prepara una maceta con tierra para cactus/crasas, riégala a fondo y, a continuación, pon las semillas en remojo en agua caliente durante unos 30 minutos para aflojar la cubierta de la semilla.
  2. Una vez remojadas y ablandadas, esparce las semillas sobre la tierra preparada, dejando espacios entre ellas para que puedan crecer.
  3. Luego, cubre las semillas con una cantidad suficiente de sustrato, como arena o tierra tamizada para suculentas, sin enterrarlas.
  4. Utiliza una botella pulverizadora para regar las semillas diariamente con una fina niebla, dejando que la superficie superior se seque sólo entre los riegos.

Ahora que ya tienes una idea básica de los diferentes métodos de cómo reproducir suculentas, puedes experimentar. Ten paciencia si estás aprendiendo a propagar suculentas, ya que siempre hay una pequeña curva de aprendizaje. Aunque nuestro objetivo es proporcionarle la mejor información posible para que tenga éxito, cada persona tendrá diferentes experiencias al propagar. Cuanto más practiques, más probabilidades tendrás de tener éxito.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.