Cómo revivir una planta quemada por el sol

Una planta quemada por el sol puede recuperarse a veces

¿Se puede recuperar una planta que se ha quemado por el sol? ¿Y una que ha sufrido una ola de calor? Todo dependerá de lo graves que sean los daños, de cuánto tiempo haya estado expuesta a los rayos del astro rey o a las altas temperaturas, y también del estado de salud que tenía antes.

En general, podemos afirmar que si estaba bien y recibía los cuidados que necesitaba, va a tener más posibilidades de sobrevivir. Pero esto, en base a mi experiencia, no siempre es así. La jardinería no es una ciencia exacta, por eso es importante la prevención. Ahora bien, si quieres saber cómo revivir una planta quemada por el sol, o al menos intentarlo, a continuación te lo explicaré.

Identifica los daños producidos por el sol y/o el calor

Las plantas pueden pasarlo mal por el sol

El primer paso para ayudar a nuestra querida planta es el de identificar los daños que tiene. Si ha sufrido por el sol o por calor, hay que tener claro que los daños aparecerán el mismo día o al día siguiente; es decir, si los síntomas van apareciendo gradualmente, podemos estar seguros de que lo que tiene es una plaga, enfermedad o de otro problema (por ejemplo, un exceso de riego que esté provocando la muerte progresiva de algunas raíces).

Casi se podría decir que a las hojas de las plantas les ocurre lo mismo que a la piel humana cuando están expuestas al sol sin protección: se queman. Nosotros vemos pronto que la piel más expuesta se enrojece, que incluso se calienta; las hojas suelen reaccionar volviéndose marrones. Pero este no es el único síntoma que podremos ver:

  • Hojas caídas, como »tristes»
  • Hojas marrones o con quemaduras
  • Es posible que solo algunas hojas tengan mal aspecto
  • Si tiene flores, estas también se caerán

Aleja la planta del sol directo o ventanas

Esto es lo segundo y más importante que hay que hacer. Aunque sea una planta que sepamos de antemano que tiene que estar expuesta al sol de manera directa, si se está quemando seguramente sea porque, o bien no está aclimatada aún, o bien porque está haciendo más calor del que está acostumbrada a soportar. Por eso, tenemos que cambiarlas de sitio; y si eso no es posible, protegerlas con malla de sombreo.

Y lo mismo se hará con aquellas plantas que se tienen en interior cerca de una ventana: el cristal deja pasar los rayos solares los cuales al impactar contra las hojas hace que se produzca el efecto lupa, quemándolas; de ahí que en estos casos solo veamos que un lado de la planta sufra daños mientras que el otro se mantiene intacto.

Caso especial: plantas en sombra que han sufrido estrés por calor

El arce japonés lo pasa mal en verano

Acer palmatum ‘Seyriu’ de mi colección.

Si cultivas plantas tropicales o de climas templados en una zona donde las olas de calor son cada vez más duraderas e intensas, seguramente hayas notado o empieces a notar que las hojas no terminan de adaptarse bien a esas condiciones. Por ejemplo, los arces japoneses en el mediterráneo lo pasan mal en verano, ya que no están preparados para soportar días o semanas con noches tropicales (es decir, con temperaturas mínimas superiores a los 20ºC) y con máximas cercanas a los 40ºC. Además, el sol en esta región es muy fuerte, hasta el punto de que se siente aún y estando en sombra.

¿Qué podemos hacer en estos casos? Bien, pues lo que haremos será, si podemos, llevar las plantas a un lugar fresco y ventilado (eso sí, tienen que estar alejadas de las corrientes de aire generadas por el aparato del aire acondicionado y del ventilador). Puede ser un patio o terraza con techo, o algún rincón del jardín con sombra. Si la humedad ambiental es baja, tendremos que pulverizar sus hojas con agua a diario para evitar que sigan deshidratándose; de este modo, las partes verdes que conserven les servirán para realizar la fotosíntesis y, por consiguiente, mantenerse con algo de fuerza para superar el verano.

Artículo relacionado:
Estrés por calor en plantas

Abona a tus plantas quemadas

¿Es bueno abonar una planta enferma? Normalmente no, porque sería como si a una persona que tiene gripe le diéramos de comer una hamburguesa con patatas: le llenaría, sí, pero quizás no le sentaría tan bien como una sopa. Pero no hay que tratar del mismo modo a una planta que tiene por ejemplo hongos, que otra que ha sufrido por el sol o por el calor, puesto que son dos problemas totalmente distintos.

La planta quemada por el astro rey o que tiene calor, necesita nutrientes. Y es que puede haber perdido una gran cantidad de hojas en un periodo de tiempo muy corto (recordemos que los síntomas se manifiestan ese mismo día o al día siguiente), o que como mínimo muchas de las hojas han perdido clorofila, que es el pigmento que les sirve para realizar la fotosíntesis, y han terminado con las puntas secas.

Pero mucho ojo: no hay que darle cualquier tipo de abono. De hecho, más que un abono como tal es preferible darles un bioestimulante (como este) para que sus defensas se mantengan fuertes. En el caso de que tengas arces japoneses, magnolias, hayas, o cualquier otra planta ácida y vives en una zona donde el verano es muy caluroso, entonces sí que te recomiendo abonarlos con un abono específico para este tipo de plantas (en venta aquí) siguiendo las indicaciones del envase.

Ten paciencia

Las plantas quemadas por el sol tienen que alejarse de él

Como último consejo que puedo darte es el de que tengas paciencia. No riegues más de lo que suelas hacerlo (a menos que la tierra se seque más rápido), pues de lo contrario pasaría a tener otro problema: el provocado por el exceso de riego, y las raíces se ahogarían. Pero aparte de eso, nada más.

Si ves que las hojas quemadas terminan cayendo, no te preocupes: es lo normal. El bioestimulante o el abono ayudarán a las plantas a sacar nuevas hojas sanas.

Y ánimo. No siempre es fácil recuperar una planta quemada por el sol, pero eso no significa que sea imposible.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.