Cómo saber si un cactus está muerto

No siempre es fácil saber si un cactus está muerto

Los cactus son aquellas plantas que, por lo general, se protegen con espinas más o menos largos y finas. Además, sus flores suelen ser de colores que se ven rápidamente y muy bonitos, así que son, sin duda, muy interesantes para coleccionar. Como pueden estar en una maceta durante un periodo de tiempo muy largo, e incluso hay algunos que al no crecer mucho no será necesario plantarlos en el suelo.

Pero a veces se empiezan a estropear, a arrugarse o a pudrirse, y nos preguntamos cómo saber si un cactus está muerto. ¿Hay alguna manera rápida de saberlo? Bueno, a veces es muy evidente, pero en algunas ocasiones no lo es tanto.

¿Cuáles son los síntomas o señales que nos indican que el cactus se está muriendo?

Los cactus se riegan de vez en cuando

Hay alguna que otra reacción que pueden tener los cactus que pueden resultar confusas, como ejemplo: cuando su cuerpo se arruga o adelgaza. Esto es normal que lo hagan si llevan varios días o semanas sin rehidratarse, pero también podremos verlos así si están sufriendo alguna enfermedad que ya está muy avanzada.

Por lo tanto, hay que pensar y recordar en los cuidados que se les ha estado dando hasta la fecha para saber si los síntomas o daños que tiene son los de una planta que está muriendo o bien de una que, sí, puede que lo esté pasando un poco mal pero su vida no corre peligro. De modo que para que sea mucho más fácil acertar, vamos a hablar de distintas situaciones:

  • Riego en exceso: puede que además le tengamos puesto un plato debajo y con una tierra que absorbe rápido el agua. La planta ha llegado un punto en el que se vuelve blanda, se arruga y en casos muy graves se pudre.
  • Falta de riego: el cactus lleva mucho tiempo sin recibir una gota de agua. La tierra está muy seca, puede que tal vez se vea agrietada, y su cuerpo se empieza a arrugar, y a empequeñecer, pero aún se mantiene duro y verde.
  • Quemaduras solares: aunque son muchos los cactus que necesitan sol directo, no se debe poner ninguno en esa exposición si no lo hemos aclimatado antes. Las quemaduras aparecerán siempre de un día para otro, o al cabo de pocas horas, y en la parte más expuesta (normalmente, la parte superior). Pero no hay más síntoma que ese.
  • Manchas por enfermedad: estas manchas son distintas a las quemaduras, ya que van aumentando de tamaño progresivamente, con el paso de los días. Y aunque no se vea a simple vista, las acompañan otros síntomas, como la muerte de las raíces, el reblandecimiento o pudrición del cactus, y además la tierra puede estar demasiado húmeda.

Partiendo de esto, ¿cómo podemos saber seguro que nuestro cactus se está muriendo? No es fácil, pues dependerá de qué esté causando ese debilitamiento general de la planta y del estado en el que se encuentre en la actualidad. Pero sí hay síntomas que nos pueden hacer sospechar de que no se encuentra bien:

  • como las manchas que aumentan de tamaño con el paso de los días,
  • el reblandecimiento rápido de su cuerpo,
  • una enfermedad fúngica (como la roya por ejemplo, que cubre su cuerpo de manchas rojizas o anaranjadas) que avanza con rapidez,
  • o incluso si empieza a crecer de una forma que no es natural en él, es decir, si se etiola, algo que sucede si no tienen suficiente luz o si la maceta se les ha quedado muy pequeña.

¿Cómo podemos evitar que el cactus se muera?

Lo más importante es averiguar la causa, ya que dependiendo de ello vamos a aplicarle uno u otro tratamiento. Así que, vamos a ver qué medidas tenemos que tomar para que se pueda recuperar:

Controlar mejor el riego

Los cactus no son plantas que resistan bien la sequía como se suele decir. De hecho, es muy fácil que mueran por falta de agua, especialmente si son pequeños y/o están en macetas. Pero tampoco soportan los encharcamientos.

Artículo relacionado:
Por qué los cactus no son fáciles de cuidar

Por eso, es importante que si sospechamos que se están deshidratando los reguemos a consciencia, y si por el contrario pensamos que se han regado demasiado les cambiaremos la tierra. A partir de ahí, regaremos cuando notemos la tierra seca.

Plantarlo en una maceta con agujeros y sin plato debajo

Los cactus no resisten el exceso de agua

Si bien las macetas sin agujeros son bonitas, para los cactus son una sentencia de muerte. Siento usar esas palabras, pero es así. Los cactus no son plantas acuáticas, por lo que no se deben plantar en esos recipientes. El agua, al no poder salir, se va acumulando dentro, y las raíces cada vez tienen más agua y, por lo tanto, más problemas para respirar. Al cabo de unos días, los cactus se pudren, de modo que para evitarlo se deben plantar en macetas que sí tengan agujeros. Asimismo, no se les debe poner un plato debajo, excepto si nos vamos a acordar de escurrirlo tras cada riego.

Lo trasplantaremos cada vez que lo necesiten

Aunque los estemos cuidando bien, si los mantenemos en las mismas macetas siempre no van a tener la oportunidad de crecer, y eso podría debilitarlos mucho. Por eso, tenemos que cambiarlos a unos recipientes algo más grandes si llevan más de tres años en el mismo y/o si se les salen las raíces por los agujeros.

Aplicar fungicida sistémico en caso de que se haya regado en exceso

Para evitar que los hongos acaben con los cactus tenemos que aplicarles fungicida tanto si sospechamos que los hemos regado mucho, como si ha estado lloviendo de manera copiosa durante los últimos días. Utilizaremos uno en spray, como este, y se lo aplicaremos por toda su superficie tal y como se indique en el envase.

No siempre es fácil saber cuándo un cactus se está muriendo. Pero no te preocupes, porque seguro que estos consejos te ayudan a recuperar tu planta.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.