Cómo sacar las espinas de cactus: métodos fáciles y eficaces

Cómo sacar espinas de cactus

Que los cactus pinchan es algo que todo el mundo sabe. Por eso son plantas que, a veces, no ganan adepto, porque cuando menos te lo esperas, acabas pinchándote. Ahora bien, ¿sabes cómo sacar las espinas de cactus? ¿Se puede hacer?

Si te acabas de quedar con las ganas de saber si puedes tener un cactus sin espinas (y no solo los que hay sin espinas, o casi), entonces seguro que esto te puede interesar. ¿Vamos a ello?

Cactus y espinas, ¿son necesarias?

Varias macetas con cactus

¿Te has preguntado alguna vez el motivo por el que los cactus tienen espinas? Seguro que respondes que es para protegerse de los animales, y que así no les pueden atacar ni comérselos. Pero lo cierto es que no solo hay ese motivo. En realidad, hay otro por el cual los cactus tienen espinas (y por lo que podrías quitárselas sin miedo a que les pase nada).

Resulta que las espinas son hojas modificadas, y estas tienen una función: hacer que la planta soporte temperaturas de hasta 60ºC. Así es, según los expertos, estas espinas cumplen con una triple función:

  • Protegen a la planta de los animales.
  • Ayudan a que la planta soporte el calor extremo.
  • Les brindan humedad. En el sentido de que son capaces de recoger el agua, y de condensar en ellas el rocío, de tal forma que se consigue que esté tan bien hidratado que no necesitaría ni siquiera riego.

De esta manera, si donde vas a tener el cactus no superará una temperatura como para tener que dejarle las espinas, podrías plantearte el hecho de «afeitarlo». Pero, ¿cómo hacerlo? Te lo contamos a continuación.

Cómo sacar las espinas de cactus

Cactus floreado

Como sabes, hay cactus con muchas espinas, y otros que, o bien tienen muy pocas, o directamente no tienen. Cuando ese cactus tiene muchas hacer este proceso puede ser un poco delicado, y casi siempre es mejor dejarle unas cuantas para evitar que pueda estresarse o sufrir. Pero cuando apenas tiene, las espinas sí pueden ser quitadas, más si son de especies que apenas si tienen.

Ahora bien, ¿cómo hacerlo?

Ten a mano los elementos necesarios

Concretamente nos estamos refiriendo a unas tijeras, una «afeitadora», una cuchilla, un cortauñas y guantes.

Esto último es muy importante para manipular con seguridad tu cactus. Además, has de irte a una zona donde no haya ni mascotas ni niños, y donde puedas vigilar en todo momento dónde caen las espinas, no vayas a clavártelas después.

Empieza cortando las espinas más grandes

Después de ponerte los guantes, lo primero que debes hacer es revisar tu cactus para saber por dónde empezar. Si tiene espinas muy grandes puedes probar a quitarlas con las tijeras. Si son más endebles, quizá la afeitadora las elimine, o una cuchilla. Y si son más duras pero pequeñas, el cortauñas es tu mejor instrumento.

No es algo que vayas a hacer en cinco minutos (salvo que tenga diez espinas), sino que te llevará tiempo. Además, no te recomendamos que te apresures para evitar hacerle alguna herida por accidente.

No le quites todas

Si tu cactus es de los que tiene muchas espinas, no te aconsejamos quitárselas todas, sino dejarle unas cuantas (quizá quitarle la parte superior y dejarlo más liso pero mantener la inferior). Esto es así para que se vaya acostumbrando. Además, has de tener en cuenta que algunos cactus tienen esa “belleza especial” en las propias espinas, o porque estas crecen de una determinada manera. Así que ahí te aconsejamos que mejor no los toques.

Con el tiempo, una vez ya esté bien adaptado al clima, sí puedes ir planteándote ir rebajándole las espinas, hasta quedarse “pelón”.

Cuidados especiales

Ya le has sacado las espinas al cactus. Y ahora puedes pensar que lo puedes volver a dejar donde estaba, pero lo cierto es que no. Durante unos días es mejor colocarlo en una zona algo más protegida del sol directo hasta que este se acostumbre a no tener las espinas.

Recuerda que estas tenían como función el hidratarlo y también protegerlo de las altas temperaturas. Pero al carecer de ellas puede tener problemas para soportar la misma temperatura hasta que se adapte de nuevo.

Y si te has clavado las espinas del cactus, ¿cómo sacarlas?

Retirar espinas de plantas

Quizá has llegado aquí porque has tenido un pequeño accidente con tu cactus y has acabado siendo «agredido» por él. Lo peor es que, en ese accidente, se te puede haber quedado una espina clavada en la piel.

Cuando esta es grande no suele haber problema en verla y en sacarla, pero cuando es pequeña, o ha entrado demasiado en la piel, la cosa cambia.

Si eso pasa, hay varias formas de sacar las espinas del cactus. ¿Cuáles? Te las explicamos:

  • Con pinzas: Es lo que hacían antaño muchos. No solo con las espinas del cactus, sino con astillas de madera y similares. Sin embargo, esto tiene el problema de que debes ver bien la espina para poder agarrarla y que además tengas un buen pulso. Y luz, más si está en una zona donde no se ve mucho.
  • Con celo: Lo siguiente que puedes probar y que quizá te ayude a deshacerte de las espinas del cactus en tu piel es usar celo. Al pegarte el celo en la zona donde tienes la espina lo normal es que también se pegue esa espina (ten cuidado de no apretar mucho para no clavártela más). Después, solo tienes que tirar para que con el celo se vaya la espina.
  • Con pegamento. Pues sí, pegamento. Aunque esta solución solo te la recomendamos si donde tengas la espina no hay vello o te pueda molestar porque si no, vas a tener que sufrir una «depilación por pegamento». Consiste en aplicar una capa encima de donde tienes la espina y esperar a que se seque. Quedará una especie de masa que podrás retirar. Lo bueno es que con ella debería irse también la espina.

Así que ahora ya sabes cómo sacar las espinas de cactus, tanto de la propia planta como de tu piel. Eso sí, te recomendamos que si manipulas cactus y no quieres sufrir más accidentes, lo mejor es que los toques con guantes. Quieras o no el clavarte las espinas no es algo bueno, sobre todo porque algunos cactus pueden ser tóxicos.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.