¿Cómo es y qué cuidados requiere el cactus Cola de mono?

Cactus cola de mono con flores

Hay muchas suculentas que son epífitas o colgantes, pero como el cactus Cola de mono no hay ninguno. Esta planta produce unas flores tan grandes y bonitas que es imposible olvidarse de él una vez que lo has visto.

Y eso por no hablar de que se puede tener en maceta durante toda su vida, lo cual, hablando de esta preciosidad de planta, significa que podrás tenerla tanto dentro de casa como en el exterior.

Características del cactus Cola de mono

Cacctus cola de mono en maceta

Nuestra protagonista, cuyo nombre científico es Cleistocactus colademononis, es un cactus nativo de Bolivia. Los tallos son cilíndricos de hasta 2,5 metros de largo por 3-5cm de grosor. Éstos tienen entre 14 a 20 costillas de cuyas areolas surgen ”pelos” y espinas blancas que no causan daño alguno.

Las flores son solitarias, de color rojo brillante, y tienen un diámetro de hasta 7 centímetros. Brotan en primavera-verano, de las areolas. Una vez son polinizadas, comienza a madurar el fruto, que tendrá forma esférica, será de color rojo y medirá de 8 a 12mm de diámetro. En su interior se encontrarás las semillas, muy pequeñas, de 1,1 a 1,4 milímetros de largo.

¿Cómo se cuida?

Cacctus cola de mono en flor

El cactus cola de mono es una planta que, aunque por no ser común podríamos pensar que es muy delicada, en realidad no exige cuidados especiales. De hecho, tanto si tienes experiencia cuidando del verde como si no, con esta especie va a ser muy difícil que tengas problemas, ya que sólo tienes que tener en cuenta lo siguiente:

Ubicación

Para poder crecer y desarrollarse adecuadamente es necesario que esté en una zona donde haya mucha luz -natural-. Si está en el exterior, puede estar tanto a semisombra como al sol directo; y si está en interior se tiene que poner en una habitación muy luminosa. Lo ideal sería ponerlo cerca de la ventana, e ir girando la maceta de tanto en cuando para que llegara la misma cantidad de luz a todos los lados del cactus.

Sustrato

Podemos usar cualquiera siempre y cuando tenga muy buen drenaje. Las raíces de los cactus no soportan el encharcamiento, hasta el punto de que se pudren con facilidad si la tierra en la que crecen está casi siempre húmeda, o si es muy compacta. Por eso, es muy recomendable mezclar turba negra con perlita a partes iguales, o usar sólo pómice o sustratos similares (akadama, arena de río).

Riego

El riego es lo más delicado. Siempre hay que comprobar la humedad del sustrato antes de regar. Para eso, podemos hacer lo siguiente:

  • Utilizar un medidor de humedad: al introducirlo, nos indicará cómo de húmeda está la tierra. Para que sea más fiable, es conveniente introducirlo en diferentes zonas (más cerca del borde, a los lados de planta, más hacia el centro de la maceta,…).
  • Introducir un palo delgado de madera, como los que usan en los restaurantes japoneses: si al extraerlo sale con tierra adherida, significará que está húmeda y que, por lo tanto, es mejor no regar.
  • Pesar la maceta antes y después de regar: la tierra húmeda pesa más que la seca, así que podremos hacernos una idea de cuándo podemos regarla si la pesamos o la cogemos antes y después de regar.

Así, por lo general habrá que regar cada 3-4 días en verano, y cada 15 días el resto del año. Durante el invierno será suficiente con una vez al mes.

Abonado

Abono químico para plantas

En primavera y verano es muy conveniente abonarlo, ya sea usando abonos para cactus que encontraremos en los viveros y tiendas de jardinería, o con Nitrofoska u Osmocote. En el caso de optar por el primero, debemos seguir las indicaciones especificadas en la etiqueta del envase; si preferimos los otros, echaremos una cucharada pequeña cada 15 días sobre la superficie del sustrato y regaremos.

Si vivimos en una zona donde el clima es suave y las temperaturas se mantienen altas (por encima de los 15ºC) durante el otoño, podremos abonarlo también durante esta estación.

Trasplante

En primavera, una vez comprado y cada dos años. Las plantas que se venden en los viveros habitualmente están en macetas que se les empieza a quedar pequeñas, lo que les impide continuar su desarrollo. Teniendo esto en cuenta, siempre que sea primavera, se ha de trasplantar nuestro cactus cola de mono pasándolo a una maceta algo mayor.

Multiplicación

Frutos de Cleistocactus colademononis

Podemos obtener nuevos ejemplares si sembramos sus semillas o lo multiplicamos por esquejes en primavera y/o verano. Veamos cómo proceder en cada caso:

Semillas

Para obtener una alta tasa de germinación hay que hacer lo siguiente:

  1. Lo primero es obtener las semillas. Las podemos encontrar en tiendas online, o incluso en nuestra propia planta (en la imagen superior puedes ver cómo son los frutos y sus semillas).
  2. Una vez las tengamos, las colocaremos en la superficie de la turba mezclada con arena de río a partes iguales que habremos usado para rellenar una bandeja con agujeros o una maceta.
  3. Después, las cubriremos con una muy fina capa de sustrato, lo suficiente para que no puedan llevárselas el viento.
  4. Finalmente, regaremos con un pulverizador y colocaremos el semillero en semisombra.

Germinarán en 14-20 días a una temperatura de 20-25ºC.

Esquejes

El método del esquejado es el más efectivo para obtener nuevos ejemplares. Hay que hacer lo siguiente:

  1. Seleccionaremos un tallo que no esté floreciendo, y lo cortaremos con unas tijeras de podar previamente desinfectadas con alcohol de farmacia.
  2. Después, dejaremos secar la herida al menos una semana, en un lugar protegido del sol pero en el que haya abundante luz.
  3. Al cabo de ese tiempo, procederemos a impregnar su base con hormonas de enraizamiento en polvo.
  4. Luego, lo plantaremos en una maceta con sustrato arenoso (pómice, arena de río, o similares).
  5. Y finalmente, regaremos.

Enraizará muy pronto, en un mes aproximadamente.

Rusticidad

Soporta bien las heladas débiles y puntuales de hasta los -3ºC, pero necesita protección contra el granizo.

Problemas del cactus Cola de mono

Cactus cola de mono en floración

Se trata de una planta muy resistente, a la que no suelen afectarles las plagas ni las enfermedades. Sin embargo, puede tener una serie de problemas, que son:

  • Podredumbre de los tallos: ocurre por exceso de riego. Si al tocarlo lo notamos blando, será mejor cortar por lo sano con una sierra de mano, o incluso con un cuchillo de sierra, previamente desinfectados con alcohol de farmacia y poner pasta cicatrizante para evitar que los hongos infecten a toda la planta.
    Además, será necesario extraer el cactus de la maceta y envolver sus raíces con papel de cocina para que se sequen. Lo dejaremos así durante 2-3 días, y lo plantaremos en una maceta que tenga un sustrato que tenga buen drenaje.
  • La planta se vuelve rojiza: puede suceder o por frío, o bien porque se ha expuesto una planta de invernadero al sol directo nada más comprarla. Si es por lo primero, será mejor ponerla dentro de casa hasta que suban las temperaturas; y si es por el sol, hay que colocarla en semisombra e ir exponiéndola poco a poco y progresivamente al astro rey empezando en primavera.
  • Caracoles: mucho cuidado con estos moluscos. Se lo comen todo. Si vemos que de un día para otro al cactus le han aparecido manchas marrones y además al fijarnos bien observamos que el tallo afectado no se ve totalmente cilíndrico, podemos estar seguros de que los caracoles han estado haciendo de las suyas. Afortunadamente, podemos evitar que el problema vaya a más con estos remedios.

¿Dónde comprar?

Podremos conseguirlo en viveros especializados en cactus y plantas crasas, y también en tiendas online. Su precio es de unos 6 euros, un tallo de unos 10cm plantado en maceta de 8,5cm de diámetro.

¿Habías oído hablar de este cactus?

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Cactus

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *