¿Cómo se cuida el Kalanchoe?

Kalanchoe daigremontiana

Kalanchoe daigremontiana

Los Kalanchoe son plantas suculentas no cactáceas muy cultivadas en todas las regiones templadas-cálidas del mundo. Poseen un valor ornamental incalculable, debido a la forma y al porte que adquieren, así como a la belleza de sus flores.

Su cultivo y mantenimiento es relativamente sencillo, tanto es así que si no tienes mucha experiencia en el cuidado de plantas, te animamos a empezar con ellos. Seguro que no te arrepentirás 😉 .

Kalanchoe thyrsiflora

Kalanchoe thyrsiflora

Los Kalanchoe, plantas por lo general perennes, pueden crecer hasta una altura máxima de 6 metros como la especie K. beharensis, aunque la mayoría no supera los 2m.  Sus hojas carnosas pueden ser de un color verde claro o verde más oscuro, con los bordes rosados o rojizos.

Para que puedan desarrollarse bien, será necesario que se ubiquen en una zona donde les dé la luz del sol de manera directa, ya que de lo contrario sus hojas se etiolarían, es decir, se alargarían, lo cual debilitaría a las plantas. En el caso de que provengan de un invernadero será conveniente colocarlas en semisombra e ir acostumbrándolas al sol directo poco a poco y gradualmente.

Kalanchoe blossfeldiana

Kalanchoe blossfeldiana

Si hablamos del sustrato, éste ha de ser poroso. El exceso de humedad les perjudica seriamente, de modo que para evitar problemas la tierra tiene que facilitar el drenaje del agua. Por este motivo, es aconsejable usar turba negra mezclada con perlita a partes iguales y regar sólo cuando la tierra esté seca.

Durante toda la temporada de crecimiento, es decir, en primavera y verano, se deben de abonar con abonos minerales. Para ello se puede usar abonos para cactus y otras suculentas siguiendo las indicaciones especificadas en el envase, o bien Nitrofoska, echando una cucharada pequeña cada 15 días.

Kalanchoe daigremontiana

Kalanchoe daigremontiana

Al ser de crecimiento rápido, cada 1-2 años tendremos que pasarlos a macetas unos 3-5cm más amplias. Si se rompe algún tallo no hay problema, ya que se podrá aprovechar para plantar en un tiesto aparte para obtener, así, un nuevo ejemplar.

Pero tendremos que tener mucho cuidado con el frío y las heladas. Las temperaturas por debajo de los 5ºC les perjudican seriamente, de modo que si vivimos en una zona donde los inviernos son fríos tendremos que protegerlos dentro de casa colocándolos en una habitación en la que entre mucha luz natural, o bien en un invernadero.

Que disfrutes de tus Kalanchoe 🙂 .

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *