¿Cómo se cuidan los bonsáis de interior?

Es posible cuidar de un bonsai en interior

Los bonsais son árboles que se mantienen en bandejas y que se cuidan para que se vean bonitos. A menudo se hace tan buen trabajo con ellos que es fácil querer tener alguno dentro de casa para darle un toque oriental a la decoración de la misma. Pero, el problema es que nadie nos dice que a estas plantas les suele costar adaptarse a las condiciones que hay en los hogares.

Por eso, queremos que sepas cómo cuidar un bonsái de interior, partiendo de la base de que los »bonsais de interior» no existen, pues no hay ni un solo árbol que crezca dentro de ningún sitio. Lo que ocurre es que hay muchos que no resisten el frío, y son estos los que se han de tener dentro de casa durante el invierno. Y sí, con un poco de suerte, también puedes disfrutarlos el resto del año en tu hogar.

¿Cuáles son los bonsáis que se etiquetan como »de interior»?

El ficus retusa es un bonsai de interior

Imagen – Wikimedia/Greg Hume

Lo cierto es que es una pregunta que no tiene una única respuesta, y es que va a depender mucho del clima que haya en la zona. Pero, en general, y como decíamos al principio, cualquier árbol que no sea capaz de resistir el frío se etiquetará como »de interior», al igual que sucede con otras plantas.

Claro que a veces se cometen errores, ya que hay quien tiene en cuenta el clima que suele haber en el país y no tanto el que hay en una región en concreto. Por eso, es fácil encontrarse por ejemplo bonsais de cítricos como »de interior» en el mediterráneo, a pesar de que pueden (y deben) estar perfectamente en el exterior en esos lugares.

Pero para que te hagas una idea, en España se tienen como bonsais de interior los siguientes:

  • Carmona: de hoja perenne, es muy sensible a las bajas temperaturas. No debe tenerse fuera si baja de los 10ºC. Ver ficha.
  • Cítricos (naranjos, limoneros, etc.): todos son de hoja perenne y soportan las heladas débiles. Se deben tener en interior solo en aquellas zonas en las que las temperaturas bajan de los -4ºC.
  • Ficus: la gran mayoría son de hoja perenne, salvo algunos como el Ficus carica. Esta última resiste las heladas de hasta los -7ºC y debe tenerse en el exterior; pero las variedades perennifolias como el Ficus retusa son más delicadas y es preferible tenerlas dentro de casa en invierno si la temperatura baja de los 0 grados. Aquí tienes la ficha del F. retusa.
  • Sageretia: es un árbol de hoja perenne que no resiste el frío.
  • Serissa: otro árbol de hoja perenne, quizás el más exigente. Necesita temperaturas altas durante todo el año. Ver ficha.

Si alguna vez te encuentras algún olmo (Ulmus o Zelkova), acebo (Ilex aquifolium), o arces etiquetados como »bonsais de interior», ten en cuenta que si los tienes dentro de casa morirán pronto. Y es que estos árboles son capaces de resistir las heladas y nevadas incluso. Tenerlos dentro de casa sería un error, ya que necesitan sentir el paso de las estaciones, el viento, la lluvia, el sol…, por eso no viven mucho si se tienen en las viviendas.

¿Cómo se cuidan los bonsáis de interior?

Una vez que sabemos cuáles son los bonsáis que se pueden tener dentro de casa, es momento de ver cómo hay que cuidarlos para mantenerlos sanos:

Ubicación

Estas plantas se han de tener en una habitación en la que haya mucha claridad, ya que necesitan luz (natural). Además, es importante que se pongan lo más lejos posible de donde tengamos el ventilador, el aparato del aire acondicionado, y también de las ventanas si solemos tenerlas abiertas, pues las corrientes de aire secan las hojas.

Riego

Los bonsais de interior son delicados

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

¿Se han de regar por el método de la bandeja, es decir »por abajo», o desde arriba mojando la tierra? Yo recomiendo regar siempre dirigiendo el agua a la tierra, aunque tampoco habría problema si se llena una bandeja o plato y se coloca el bonsai dentro para que la absorba. Ahora bien, pasados unos 30 minutos tenemos que acordarnos de escurrir dicha bandeja o plato, pues de lo contrario correríamos el riesgo de que las raíces se pudrieran.

¿Cada cuánto regar el bonsái? En interior la tierra tarda mucho en secarse, por lo que tenemos que regar pocas veces al mes. Más o menos, en verano se hará unas 2 veces por semana, mientras que el resto del año una vez a la semana.

Hay que usar agua de lluvia o apta para consumo humano, puesto que si tiene mucha cal le podría causar daños (por ejemplo: hojas amarillas como consecuencia de la falta de algún nutriente como el hierro o el manganeso, u obstrucción de los poros de las raíces por el exceso de cal).

Humedad ambiental

Al igual que el resto de plantas de interior, los bonsais que se tienen dentro de casa son, por lo general, árboles tropicales que necesitan que la humedad ambiental sea alta, como la que hay en las islas o cerca de la costa por ejemplo. Pero cuando se vive más hacia el interior, lejos del mar o de los ríos, dicha humedad suele ser baja.

Y eso es un problema para estos bonsais, ya que enseguida veríamos que primero las puntas de las hojas se vuelven marrones, y que finalmente se caen. Por suerte, se puede evitar si se pulverizan con agua de lluvia o destilada a diario en verano, y cada 2 o 3 días el resto del año.

Abonado

Los bonsais de interior son plantas difíciles de cuidar

Imagen – Wikimedia/Tom Kehoe

Con el fin de que pueda verse realmente bonito, se aconseja abonarlo con un fertilizante líquido específico para este tipo de plantas como el de Battle que puedes comprar aquí siguiendo las indicaciones especificadas en el envase del producto. La época para hacerlo será desde primavera hasta finales del verano, ya que es cuando más activo está.

Poda

La poda consistirá únicamente en recortar un poco las ramas que estén creciendo demasiado. Esto se hará con unas tijeras previamente desinfectadas a finales del invierno.

Trasplante

Es aconsejable trasplantar al bonsái cada dos o tres años, en primavera. Para ello se usará sustrato específico para estas plantas como el de la marca Flower que tienes aquí, o si se quiere se puede mezclar turba con un 30% de perlita.

Así, esperamos que puedas disfrutar mucho de tu bonsái de interior.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.