¿Cómo se cultiva la planta de té verde?

A la Camellia sinensis se la conoce como planta de té verde

El té verde lleva tiempo estando muy de moda, sobre todo por sus múltiples beneficios para nuestro organismo. A parte de estar muy rico y calentarnos en los días fríos de invierno, posee diversas propiedades muy saludables. Para los amantes de las infusiones y la jardinería, plantar y cuidar los vegetales mediante los cuales se elaboran es una idea fantásticas. Por ello vamos a explicar en este artículo cómo se cultiva la planta de té verde.

No sólo hablaremos sobre su siembra y sus cuidados, si no que también explicaremos qué es el té verde y cuáles son sus propiedades y beneficios. Si estáis pensando en plantar este vegetal y sacarle provecho, no dudéis en seguir leyendo.

¿Qué es el té verde y para qué sirve?

El té verde es muy beneficioso para la salud

Antes de explicar cómo se cultiva la planta de té verde, primero vamos a hablar un poco sobre qué es esta infusión y cuáles son sus propiedades y beneficios. Pues bien, el té verde recibe este nombre porque las hojas de esta infusión adquieren el color verde durante el proceso diferenciador, en el secado y en la fermentación. El vegetal más común a la hora de preparar esta bebida caliente es la Camellia sinensis, que se conoce también como planta de té verde. Esta variedad, que es la más habitual en Occidente, se elabora con las hojas frescas del arbusto de la Camellia sinensis, pero también se puede preparar con los brotes nuevos que todavía no han llegado a oxidarse ni a fermentar.

Como seguramente ya sabréis, a día de hoy podemos encontrar una gran diversidad de tipos de té verde. Cada uno de ellos varía según la manera de recolección y/o de elaboración. Lo que sí tienen en común es que son de origen asiático. Estos son algunos ejemplos de té verde japoneses:

  • Bancha
  • Genmaicha
  • Gykuro
  • Hojicha
  • Kukicha
  • Matcha
  • Mugicha
  • Sakurabach
  • Sencha

También son bastante famosos estos tés verdes chinos:

  • Gunpowdwer
  • Lung ching
  • Pi lo chun

Propiedades

Vamos a comentar ahora cuáles son las propiedades que tiene el té verde. Estas están relacionados con los principios activos que posee. Entre ellas destacan sobre todo las xantinas. Se trata de unas sustancias que incluyen la teofilina, la teobrominas y la cafeína. Como ya sabréis, estas nos ayudan a combatir la fatiga, a mantenernos despiertos y, además, estimulan el sistema nervioso central.

El biólogo especializado en Fitoterapia y en plantas medicinales, Antonio Blanquer, y la médico y experta en nutrición, Caridad Gimeno, informan de que las xantinas también ayudan a relajar la musculatura lisa, puesto que son sustancias broncodilatadoras. Además, producen vasoconstricción de la circulación cerebral, lo que resulta especialmente ventajoso para combatir la migraña. Hay que destacar que ambos son profesores de la Universidad CEU Carden Herrera, que se encuentra en Valencia.

Queda bastante claro pues que el uso principal que se le da al té verde es para ayudar a combatir ciertas patologías. Se utiliza mucho en las terapias naturales y en la forma de vida saludable. La cualidad más famosa de esta bebida caliente es la de ser antioxidante. Esto es gracias a su posesión de sustancias llamadas polifenoles, los cuales aportan grandes cantidades de las vitaminas B y C.

Beneficios

El té verde ayuda a adelgazar

Comentemos ahora los múltiples beneficios que aporta la ingesta de té verde. Seguro que algunos ya los sabréis, pero vamos a enlistarlos todos para hacernos una idea más clara.

  • Tratamiento del colesterol: Tanto el té verde como el té negro son capaces de rebajar el nivel de oxidación del llamado «colesterol malo». Además, reducen bastante el riesgo de enfermedad cardiovascular, según dicen los expertos. Asique tomar té verde o té negro para problemas con el colesterol es una buena idea.
  • Mejorar el sistema digestivo y la circulación sanguínea: Esta infusión tan saludable posee propiedades diuréticas, lo que resulta ventajoso para el sistema digestivo y también para la circulación sanguínea.
  • Tratamiento de la diarrea: Si bien es cierto que todas las variedades del té son generalmente antioxidantes, el té verde es el que tiene el mayor contenido de las sustancias denominadas polifenoles, que son las responsables de esta propiedad. Es por ello que suele ser además la infusión más recomendada a la hora de querer perder algunos kilos de más.

Aunque algunas propiedades sean algo cuestionadas, como el uso del té verde para adelgazar, la gran mayoría de expertos coinciden en que la manera de hacer que la infusión sea más eficaz es tomando una a media mañana, otra después de la comida y una tercera por la noche.

¿El té verde ayuda a adelgazar?

Una pregunta que se hacen muchísimas personas por todo el mundo es si el té verde ayuda a adelgazar o no. Según los expertos, esta infusión ejerce un efecto lipolítico. ¿Esto qué significa? Pues bien, puede hacer el efecto de quemagrasa. En este proceso están involucrados la cafeína y las sustancias polifenólicas. Puesto que el té verde es el que tiene más concentración de las mismas, suele ser el más aconsejable para bajar de peso.

Eso sí, hay que destacar que la ingesta de té verde para perder peso siempre se debe considerar como una ayuda. Es importante tener en cuenta que la manera más eficaz, duradera y saludable de adelgazar es haciendo ejercicio físico y siguiendo una dieta adecuada para cada caso. Nunca es buena idea hacer una dieta basada en un único producto con propiedades adelgazantes.

¿Cómo se cultiva el té verde?

La planta de té verde tarda 3 años en madurar

Ahora que ya sabemos un poco más sobre el té verde, vamos a ver cómo podemos cultivar la planta. A la hora de sembrarla, es importante tener en cuenta la ubicación. La planta de té verde necesita un sitio a pleno sol o de semi sombra. Además, la tierra debe ser rica en materia orgánica y poseer un buen drenaje. También es importante para este vegetal que el suelo no sea demasiado alcalino, pues necesito un hábitat entre neutro y ácido.

Cuando ya hayamos escogido el lugar idóneo para nuestra planta de té verde, debemos adquirir una de tamaño pequeño. Una vez la tengamos, toca cavar un hoyo que debe ser aproximadamente cuatro veces más ancho que el diámetro de la maceta de la planta y tres veces más profundo. Después colocaremos la planta en el interior del hoyo y lo cubriremos con tierra, pero sin presionar demasiado. Para terminar de sembrarla bien, lo más recomendable es humedecer la tierra y taparla con una capa de mantillo orgánico, cuya altura debe oscilar entre los 5 y los 15 centímetros.

A la hora de cosechar las hojas de la planta de té verde, debemos escoger los brotes más frescos y nuevos. Es decir: Aquellos en los que encontremos una yema cerrada rodeada por unas seis o cinco hojas. Esta recolección la podremos realizar una vez que el vegetal esté maduro. Hasta ese momento pueden pasar unos tres años desde su siembra, asique hay que ser un poco pacientes. Eso sí, cuando ya esté lista la planta podremos realizar la recolección unas tres veces al año.

Cuidados de la planta de té verde

Una vez realizada la siembra de la planta de té verde, debemos cuidarla bien para que se desarrolle correctamente y poder cosechar sus hojas en un futuro. Veamos cuáles son los requisitos de este vegetal:

  • Temperatura: Para la Camellia sinensis, la temperatura óptima oscila entre los 14 y los 27 grados.
  • Riego: La planta de té verde necesita mucha agua para no resecarse debido a la exposición al sol. Lo ideal es regar con más frecuencia durante las épocas más calurosas y secas del año y cuando el vegetal se encuentra en floración.
  • Abono: Hay que ir añadiendo fertilizante seco a medida que este vegetal va creciendo. En verano, lo más recomendable es abonar cada sesenta días aproximadamente.
  • Poda: En cuanto a la poda, esta debe realizarse de forma regular para controlar tanto el tamaño como la forma del arbusto. Además, así conseguiremos una mejor cosecha.

Plagas y enfermedades

Como pasa con todos los vegetales, también la planta de té verde puede verse afectada por diversas plagas. Cuando se trata de insectos, podremos observar hojas secas, enruladas, deformadas o dobladas. Además, suelen perder su color y pueden llegar a aparecer manchas o rayas. Sobre las ramas, la base de la planta y los troncos es habitual que aparezca aserrín. Las plagas que suelen afectar a este vegetal con más frecuencia son las siguientes:

Respecto a las enfermedades de la planta de té verde, estas suelen afectar a las ramas, a las raíces, a las hojas y a los brotes. Entre las más peligrosas destaca el Tizón Ampuloso, provocado por el hongo denominado Exobasidium vexans. Otra de las enfermedades más comunes de este vegetal es la Antracnosis. Esta es causada por las bacterias Pseudomonas spp. y diversos hongos. Los síntomas de esta fitopatología son úlceras en las ramas y en los troncos y la podredumbre de las raíces.

Sabiendo ya todo esto acerca de la planta de té verde, podemos aventurarnos en su cultivo. Está claro que si nos gusta la jardinería y el té verde, plantar este vegetal es una idea excelente.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.