¿Cómo se obtiene el extracto vegetal y qué beneficios tiene?

El extracto vegetal es una manera muy práctica, sencilla, natural y económica de resolver algunas necesidades de los cultivos

Si os dedicáis al mundo agrícola o simplemente sentís curiosidad, probablemente hayáis escuchado hablar del extracto vegetal. Esta sustancia se utiliza mucho para potenciar ciertas condiciones en los cultivos y para conseguir una mejor cosecha. Es una manera muy práctica, sencilla, natural y económica de resolver algunas necesidades de los cultivos, como por ejemplo la fertilización.

Para que os podáis hacer una mejor idea de la aplicación del extracto vegetal, explicaremos en este artículo qué es, cuáles son sus beneficios, cómo se obtiene y qué plantas se suelen utilizar para elaborarlo. Esto puede resultar muy útil también para huertos caseros.

¿Qué es un extracto vegetal?

El extracto vegetal es un compuesto creado a partir de sustancias activas a nivel biológico

Lo primero de todo es aclarar qué es exactamente un extracto vegetal. Se trata básicamente de un compuesto creado a partir de sustancias activas a nivel biológico. Estas sustancias se extraen de los tejidos vegetales mediante el uso de algún tipo de solvente (como el agua o el alcoholo) y un proceso adecuado de extracción. Un ejemplo para este proceso serían las infusiones.

Cabe decir que las sustancias obtenidas de una planta dependerán tanto del proceso empleado como del solvente utilizado. De una naranja amarga, por ejemplo, se pueden obtener todos estos elementos con diferentes técnicas: α-pineno, decanol, diosmina, eriocitrina, hesperidina, limoneno, linalol, neohesperidina, naringina, narirutina, nobiletina, poncirina, roifolina, rutina, sinensetina, taringetina o violaxantina.

Se podría decir pues que el extracto vegetal es un preparado obtenido de la extracción de diversas sustancias de determinadas partes de una planta. En algunas ocasiones, estas sustancias obtenidas se mezclan entre ellas con el fin de conseguir unos efectos potenciados.

¿Qué beneficios tienen los extractos?

Para entender los beneficios que aportan los extractos vegetales, primero debemos conocer sus tres usos principales en la agricultura:

  1. Controlar plagas: Uno de los mayores problemas a la hora de mantener cultivos son las plagas. Estos pequeños invasores dañan las cosechas y facilitan la aparición de enfermedades. Algunos extractos vegetales ayudan a combatir y a prevenir la aparición de plagas, cumpliendo una función como repelente natural.
  2. Combatir enfermedades: Otro problema muy frecuente y molesto en la agricultura son las fitopatologías, es decir, las enfermedades de las plantas. La mayoría de las mismas son causadas por hongos y las plagas propician su aparición. Ciertos extractos vegetales tienen la capacidad de combatir diversos tipos de hongos de manera ecológica.
  3. Fortalecer cultivos: Por último queda por destacar el uso de los extractos vegetales para fortalecer los cultivos, en forma de fertilizante. De esta manera se consigue que sean más resistentes a los daños y que aumenten su producción. Por lo tanto, es una medida preventiva para proteger a las plantas frente a plagas y enfermedades.

Entendiendo la aplicación que tienen estas sustancias, podemos deducir varios beneficios tanto económicos como ecológicos:

  • Ayudan a las plantas facilitando ciertas necesidades y protección sin tener que invertir dinero, al menos si elaboramos los extractos vegetales nosotros mismos.
  • Son sustancias completamente naturales. Por lo tanto, no dañan a los cultivos ni a seres vivos. Es decir que no resultan nocivos para el medio ambiente en general.
  • Es muy fácil conseguir las plantas para elaborar el sustrato vegetal. Generalmente se cultivan en huertos caseros y se pueden adquirir también en tiendas especializadas en productos agrícolas.
  • El almacenamiento es fácil, lo que permite utilizarlas cuando sea necesario.

¿Cómo se obtiene el extracto vegetal?

A la hora de conseguir el extracto vegetal, hay que someter a la planta a un proceso adecuado de extracción.

A la hora de conseguir el extracto vegetal, hay que someter a la planta a un proceso adecuado de extracción. Al llevarlo a cabo, se llegan a producir dos compuestos diferentes: El extracto y el bagazo, también llamado desecho. Uno de los métodos más habituales para realizar esta tarea es mediante una prensa que exprime los jugos de la planta en cuestión.

Otra manera de ejecutar el proceso de extracción es mediante punciones cuyo objetivo es destilar ciertos tipos de vegetales. Así se pueden obtener los líquidos internos de las plantas. También se puede extraer el extracto vegetal de plantas secas. Para ello se aplican algunos procesos específicos cuya función es obtener las propiedades del vegetal mediante otro tipo de métodos.

Algas marinas
Artículo relacionado:
Cómo hacer extracto de algas

Una vez se ha obtenido el extracto, toca prepararlo. Se trata de un proceso muy delicado, ya que las plantas son organismos vivos. Un error, por muy pequeño que sea, o una mala práctica pueden tener como consecuencia la ineficiencia del extracto. Entre las diversas preparaciones de estas sustancias se encuentran las fermentaciones, las decocciones, la realización de infusiones y las maceraciones, entre otros procesos.

En todos ellos no puede faltar el agua. Por eso es de suma importancia que sea de calidad. Lo más recomendable es utilizar agua de lluvia. Si no disponemos de ella, otra opción es optar por algún tipo de agua sin cloro y cuyo nivel de pureza sea bien alto. Veamos un par de ejemplos de procesos con agua:

  • Maceración: Hay que colocar el polvo en el agua y dejar a temperatura ambiente durante aproximadamente diez días.
  • Infusiones: Se añade el polvo al agua y se poner a hervir hasta que rompa en ebullición.

Plantas habituales

Como cabe esperar, la selección de las plantas para crear los extractos vegetales dependerá de los resultados que queramos. Algunas de las más populares son las siguientes:

  • Ajo: Es de gran ayuda para combatir los ataques de plagas. Normalmente se trituran unos dos gramos por cada litro de agua. Ver ficha.
  • Bardana: Se trata de una buena aliada si lo que queremos es fortalecer los cultivos. Ver ficha.
  • Caléndula: Al igual que la anterior, ayuda al fortalecimiento. Ver ficha.
  • Capuchina: Normalmente se prepara como una infusión para combatir así diversas enfermedades. Ver ficha.
  • Cola de caballo: También ayuda a combatir algunas enfermedades. Ver ficha.
  • Lavanda: Preparándola como una infusión puede resultar muy útil para eliminar ciertas plagas. Ver ficha.
  • Ortiga: Ayuda a fortalecer los cultivos. Ver ficha.

En conclusión podemos decir que los extractos vegetales son una solución ideal para ayudar a nuestros cultivos de manera ecológica. Además, muchos de ellos los podemos elaborar nosotros mismos. Sin embargo, hay algunos extractos vegetales cuyas condiciones de procesamiento son más complicadas. Estas sustancias es mejor comprarlas ya hechas, como es el caso del aceite de neem, por ejemplo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.