¿Cómo se siembran las semillas de alcaravea?

La alcaravea es una hierba cuyas semillas se llevan consumiendo por sus fantásticas propiedades desde la época de Carlomagno, quien nació a mediados de los 700 y falleció en el 814 de nuestra era. Este hombre la adoraba tanto que reclamó una serie de campos para cultivarla junto a otras plantas de utilidad.

Pero, ¿por qué es una buena idea sembrar las semillas de alcaravea? Bueno, porque es una de nuestras mejores aliadas para mejorar la salud del sistema digestivo y para aliviar los síntomas del alma, heridas y quemaduras. Así que si quieres saber cómo se hace, ponte los guantes que empezamos. 🙂

¿Cuándo se siembran?

Las semillas de alcaravea se siembran, preferentemente, en primavera, aunque también se puede hacer en otoño si vivimos en una zona con clima cálido con heladas muy débiles o sin heladas.

Otra opción sería hacerlo en verano, pero durante esta estación hay que controlar mucho los riegos ya que de lo contrario la tierra enseguida se secaría y, con ella, las semillas.

¿Cómo se siembran?

En el suelo

Para conseguir un número alto de plantas sanas es muy recomendable sembrar las semillas directamente en el suelo. La manera de proceder es la siguiente:

  1. Primero, se quitan las hierbas, piedras y demás escombros que pueda haber en el terreno.
  2. Segundo, se nivela con un rastrillo y se instala el sistema de riego por goteo.
  3. Tercero, con una azada se cavan hileras de unos 5cm de profundidad dejando una distancia entre ellas de 20cm.
  4. Cuarto, se colocan las semillas procurando que queden un poco distanciadas entre sí.
  5. Quinto, se cubren con tierra.
  6. Sexto y último, se riega a consciencia.

Manteniendo la tierra húmeda germinarán en 2-3 semanas.

En maceta o jardinera

Cuando no se dispone de terreno o se van a sembrar en verano o en otoño es aconsejable hacerlo en un recipiente con agujeros de drenaje siguiendo estos pasos:

  1. Lo primero que hay que hacer es rellenar el recipiente, el cual debe medir unos 20cm de diámetro como mínimo, con sustrato de cultivo universal.
  2. Después, se riega a consciencia.
  3. Luego, se esparcen las semillas procurando que queden un poco separadas entre sí.
  4. A continuación, se cubren con una fina capa de sustrato.
  5. Por último, se riega, esta vez con un pulverizador y se coloca el recipiente en el exterior, a pleno sol.

Así, germinarán también en 2-3 semanas.

¡Buena siembra!

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno


Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta trabajar con la tierra y observar el comportamiento de cada uno de los seres vegetales, pues todos tienen características que los hacen únicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.