Cómo secar el orégano

El orégano es una de las plantas aromáticas más utilizadas en la cocina

Entre las hierbas aromáticas más utilizadas a nivel culinario se encuentra el famoso orégano. Este condimento, a parte de darle un sabor riquísimo a las comidas, es muy fácil de cultivar en casa. Por ello no es de extrañar que muchas personas opten por adquirir una o más de estas plantas aromáticas. Sin embargo, no es lo más habitual utilizar las hojas de orégano frescas. Es bastante más común condimentar las comidas con orégano seco. ¿Pero sabéis cómo secar el orégano?

En este artículo explicaremos primero cómo hay que cortar el orégano para posteriormente secarlo y cómo hacer esta tarea paso a paso. Asique no dudéis en seguir leyendo si tenéis orégano en casa pero no sabéis como secarlo para usarlo en la cocina. ¡Seguro que esta información os resultará útil!

¿Cómo se corta el orégano para secar?

Es recomendable escoger las ramas en flor para secar el orégano

Como ya hemos mencionado anteriormente, cultivar esta hierba aromática en casa no es nada complicado. No obstante, si queremos utilizarla para condimentar nuestros platos, primero debemos saber cómo secar el orégano. Antes de explicar cómo hacerlo paso a paso, primero vamos a comentar cómo hay que cortar esta planta.

Para que podamos aprovechar tanto el aroma como las propiedades del orégano al máximo, existe un pequeño truco que podemos aplicar. A la hora de cortar las ramas, debemos recoger aquellas que están en flor. Por lo tanto, lo mejor que podemos hacer para conseguir un orégano con el máximo aroma es recolectar las ramas de esta planta y secarlas justo después de que haya florecido, antes de que empiecen a madurar las semillas.

Artículo relacionado:
Lo que hay saber sobre el cultivo del orégano

¿Y esto cuándo es? Pues la mejor época del año para recolectar las ramas de orégano es a finales de primavera. Además, así tendremos tiempo para aprovechar el sol para secar el orégano. Eso sí, cuanto más cuidada esté la planta, mejor nos saldrá como condimento.

En cuanto a la cantidad que debemos cortar, dependerá de cómo queramos secar la planta. Hay quienes prefieren coger únicamente las hojas, mientras que otros recolectan ramas enteras para secarlas colgándolas boca abajo. Si es la primera vez que secáis vuestro propio orégano, podéis probar ambas opciones y ver qué resultado os gusta más. Para las ramas, es importante cortarlas por la mitad del tallo o a ras del suelo.

¿Cómo secar el orégano para que no se ponga negro?

Se pueden secar las hojas de orégano al sol, en el horno o colgando las ramas boca abajo

Ahora que ya sabemos cómo y cuándo cortar este vegetal, vamos a ver cómo secar el orégano. Existen dos posibilidades para llevar a cabo esta tarea: Colgar las ramas boca abajo o secar sólo las hojas, ya sea en el horno o al sol. Empezaremos explicando la primera opción paso a paso:

  1. Recolectar las ramas de orégano: Cortar las que queramos y limpiarlas bien, quitando toda la tierra.
  2. Atar las ramas juntas: No deben ser más de cinco o seis para que no tarden más de lo necesario en secarse.
  3. Colgar las ramas boca abajo: Es importante que busquemos para ello un lugar oscuro y fresco. Si no disponemos de un sitio sin luz, podemos optar por envolver las ramas en papel de periódico.
  4. Esperar a que se sequen: Cuando las hojas ya estén completamente secas, es decir, sin ninguna zona suave al tacto, ya podremos coger las ramas y cortar las hojas de orégano secas en trocitos pequeños.

Cabe decir que el tiempo que pueden tardar las ramas en secarse depende principalmente de la zona en la que nos encontremos. Mientras que en algunos lugares el orégano ya estará listo en cuestión de días, en otros puede llegar a tardar incluso semanas. Si queremos acortar un poco el tiempo de espera, un buen truco es escoger un sitio que esté bien ventilado y que tenga poca humedad.

Secado en el horno

También podemos optar simplemente por el secado en el horno. Esto lo podemos hacer tanto con hojas de orégano como de otras plantas aromáticas, como el perejil, la menta, el tomillo, la albahaca o la salvia. Para ello debemos seguir los siguientes pasos:

  1. Encender el horno: Antes de introducir las hojas, el horno debe estar a 82 grados de temperatura.
  2. Colocar las hojas: Hay que extender las hojas de orégano en una rejilla o en una charola cubierta con papel de horno.
  3. Hornear: Colocaremos las hojas en el horno durante 15 minutos. Después la volteamos y las volvemos a dejar otros 15 minutos. En algunas ocasiones, pueden tardar hasta una hora en secarse por completo.
  4. Esperar a que las hojas se enfríen: Es de suma importancia que esperemos a que las hojas se enfríen antes de meterlas en un recipiente y almacenarlas. Lo mejor es dejarlas a temperatura ambiente durante al menos cuarenta minutos antes de cortarlas y guardarlas.

¿Cómo secar hojas de orégano sin horno?

En el caso de que queramos secar únicamente las hojas de orégano sin llegar a utilizar el horno, podemos aprovechar el sol. Veamos los pasos que debemos seguir para ello:

  1. Conseguir una mosquitera o malla apretada: Una vez la tengamos, tenemos que estirarla orientándola al sol.
  2. Extender las hojas o ramitas: Cuando esté colocada, extenderemos las ramas o las hojas de orégano encima de ella. Cuanto más espacio podamos dejar entre ellas, mejor.
  3. Darles al vuelta: Es fundamental girar las hojas de vez en cuando para que se sequen por igual a ambos lados.

Hay que destacar que este método no es recomendable si vivimos en zonas húmedas, pues podría no surtir efecto.

¿Cómo se conserva el orégano?

El orégano seco se puede conservar hasta un año en un recipiente con cierre hermético

Ya tenemos el orégano seco y cortadito en trocitos pequeños. ¿Y ahora qué? Normalmente no se echan muchos gramos de este condimento a las comidas, sólo un poco por el aroma. Obviamente, no vamos a tirar todo el orégano que nos ha sobrado, si no que vamos a conservarlo. Para ello es imprescindible que dispongamos de algún frasco de vidrio u otro recipiente, pero con cierre hermético. Esto es fundamental si queremos guardarlo durante mucho tiempo. Generalmente, el orégano suele conservarse de esta manera durante un año aproximadamente.

Ahora que ya sabéis cómo secar el orégano, podéis probarlo en casa y disfrutar de unos deliciosos platos. Esta planta aromática queda riquísima en ensaladas, pasta y pizzas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.