Cómo trasplantar Aloe vera

aloe vera

El Aloe vera es una de las plantas más habituales en los hogares, sobre todo debido a los múltiples beneficios que tiene. Además, es bastante resistente y no necesita muchos cuidados para proporcionar un espacio lleno de verdor y naturaleza. Pero, si se la cuida bien, habrá momentos en que tengas que cambiarla de maceta, y ahí te puede surgir la duda de cómo trasplantar el Aloe vera.

Si te has hecho esa pregunta y no sabes cuál sería la mejor forma, aquí te vamos a dar las claves para trasplantar un Aloe vera y hacerlo bien. ¿Preparado?

Cuándo trasplantar el Aloe vera

Lo primero que debes saber es que, para trasplantar el Aloe vera, es mejor esperarse a la época de primavera, que es cuando está más activo. Esto no quiere decir que no puedas cambiarlo de maceta en otro momento; sí que podrías, pero se reserva para los trasplantes de emergencia.

¿Qué diferencia hay entre un trasplante normal y uno de emergencia? Básicamente la forma en que se acometen ambos. Por ejemplo:

Un trasplante normal es el que se realiza en el tiempo y forma que la planta necesita. La mayoría de ellos conlleva no solo sacarlo de la maceta y plantarlo en otra, sino que se quita el sustrato que tenía en esa maceta, se revisan las raíces por si hubiera alguna que cortar porque esté podrida o en mal estado y se vuelve a plantar en otra maceta con tierra nueva.

En cambio, un trasplante de emergencia es el que se lleva a cabo en cualquier momento del año por distintas situaciones (ha crecido demasiado y ya las raíces salen por abajo, se ha roto la maceta, está enferma y puede ser por falta de nutrientes, etc. En este caso lo que se hace es coger la planta, sacarla de la maceta y, tal y como está, meterla en una nueva con más sustrato. No se tocan las raíces ni la planta sufre en demasía, lo que ayuda a tener más posibilidades de que sobreviva.

Sobre el trasplante del Aloe vera, debes tener en cuenta que los expertos recomiendan dos condiciones imprescindibles para el trasplante, que son:

  • Que la planta tenga al menos 30 centímetros de altura.
  • Que sea adulta, es decir, que el trasplante se lleve a cabo cuando la planta tenga entre dos y cinco años. El problema muchas veces es que, cuando se compra, no se sabe cuál es la edad que tienen, y eso puede afectar al momento en que se decide poner en otra maceta.

Formas de trasplante del Aloe vera

Formas de trasplante del Aloe vera

Otro punto importante que debes saber sobre el Aloe vera es que no hay una única forma de trasplantar. En realidad, hay varias formas de hacerlo que debes saber. En general, serían:

  • Quitando los hijos de la planta madre. Se hace cuando la planta ha crecido mucho y, en lugar de seguir cambiándola de maceta a otra cada vez más grande, se dividen los hijos (brotes) para crear varias plantas. En el caso del Aloe vera esto es muy habitual y además ayudarás a sanear la planta porque le darás más espacio en la maceta (o si la tienes plantada en el jardín).
  • Sin quitar nada de la planta. Es un trasplante «normal» ya que toda la planta en su conjunto pasa a una maceta mayor. El inconveniente que se tiene es que esta al final necesitará dividirse ya que irá creciendo más y más, eso si no se enferma antes porque los nutrientes tendrá que compartirlos con más plantas.

Cómo trasplantar el Aloe vera con la técnica de la multiplicación

Cómo trasplantar el Aloe vera con la técnica de la multiplicación

Si llevamos a cabo la primera forma de trasplante, deberás tener en cuenta que vas a necesitar varias macetas, tantas como «hijos» vayas a sacar del Aloe vera. Y además en diferentes alturas.

Además, es importante tener un sustrato preparado. El ideal sería tierra (de la de invernaderos) y arena gruesa o bien sustrato para cactus. Una mezcla puede ayudar a que tenga todos los nutrientes necesarios. Algunos también echan en la base de la planta una capa de grava, ya que así aseguran que haya un buen drenaje (otros lo mezclan con lo anterior). Nuestra recomendación es esta segunda forma porque así te aseguras que las raíces tendrán huecos para desarrollarse y que la tierra no se va a apelmazar en demasía.

Ahora que tienes macetas y tierra preparada, es hora de coger tu Aloe vera. Debes sacarla del tiesto donde esté. Esto no debe ser difícil, pero si te cuesta, ayúdate de alguna herramienta que te haga de palanca para separarla de la maceta. Eso sí, como tiene pinchitos el Aloe vera, te recomendamos que te pongas guantes resistentes para evitar pinchazos o cortes.

Una vez fuera, debes quitarle toda la tierra antigua para dejar las raíces al aire. Es probable que los hijuelos empiecen a separarse de la madre. Hazlo con cuidado, ya que deben salir con sus propias raíces (si no salen con ellas es más difícil que vayan a agarrar).

Revisa las raíces por si ves que haya alguna en mal estado, bien negra, demasiado blanda, o incluso con hongos o parásitos. Si es así, hay que tratar la planta para evitar que le afecte.

Si ya has separado a los hijuelos, deberás ir preparando las macetas para cada uno de ellos. Te recomiendo que sigas una regla de tres: si para un Aloe vera de 30 centímetros se recomienda una maceta de mínimo 20 litros, una de x cm, necesitará una maceta de x litros. Así solo tendrás que medir los hijuelos de la planta y hacer esa regla para saber cuál es la maceta mínima ideal que debe tener.

Ahora solo quedará montarlo todo y darle su espacio a cada planta.

En cuanto al riego, hay dos formas de actuar a continuación. Algunos expertos recomiendan que no se riegue de inmediato. Sino que se le deje al menos dos semanas a la planta para que se recupere del trasplante. Recuerda que para las plantas es una situación de mucho estrés que puede poner en riesgo la salud de la misma. Y otros que dicen que sí se puede (y debe) regar de inmediato.

Nuestra experiencia nos dice que, si has sometido a la multiplicación a tu Aloe vera, lo mejor es esperar un tiempo para que las cicatrices de los cortes que tenga se curen. Si riegas, puedes provocar que el agua genere problemas, como la aparición de hongos, infecciones, etc.

Ahora que has visto lo fácil que es trasplantar el Aloe vera, ¿tienes una planta que lo necesita? ¿Lo has hecho alguna vez?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)