Cómo trasplantar un poto

Cómo trasplantar un poto

Conforme pasa el tiempo, las plantas van creciendo y necesitan, al cabo de unos años, que las cambies de tiesto, o que renueves su tierra. Centrándonos en una concreta, ¿sabes cómo trasplantar un poto?

Si tienes uno y ha llegado el momento de cambiarle la tierra, el tiesto o ayudar a que se desarrolle mejor (quizá dividiéndolo para sacar nuevas plantas de él) aquí encontrarás toda la información que necesitas saber.

Por qué hay que trasplantar las plantas

Por qué hay que trasplantar las plantas

Fuente: Hola

¿Te has preguntado alguna vez el motivo por el que cada año, o cada dos o tres años tienes que trasplantar las plantas?

Es posible que hayas sido consciente de uno de estos motivos, pero en realidad hay dos que dan la razón a los trasplantes:

  • Porque las raíces se van quedando sin espacio al punto de acabar saliendo por debajo de la maceta (a veces tanto que desestabilizan el equilibrio de la maceta). Esto se produce cuando ya no tienen espacio y buscan algún lugar (normalmente por los agujeros de drenaje) para salir y poder «respirar».
  • Porque la tierra con el tiempo va perdiendo los nutrientes. Imagina que haces una comida riquísima. Y que te la comes un día. Y la misma (no hacerla nueva, sino la misma comida del día anterior), al día siguiente. Al siguiente. Y al siguiente… ¿A que llegará un momento en que esa comida ya no esté buena? Pues algo así le ocurre a la tierra de las macetas, cada vez que se alimentan de ella va perdiendo nutrientes hasta que al final ya no les sirve para nada.

Es cierto que puedes echarle fertilizante pero este es solo una medida «especial», y no aguantará toda la vida solo con ese abono.

Ahora bien, entendemos la reticencia de trasplantar debido a que sometemos a la planta a una situación de estrés que, a menudo, las plantas no superan. Pero trasplantar un poto, que es el tema que nos ocupa en esta ocasión, no es tan difícil y tampoco se estresa en demasía la planta si lo haces bien.

Otra razón por la que puedes no querer trasplantar es para no ponerla en una maceta más grande. En este caso, algunos lo que hacen es cortar un poco las raíces para que la planta vuelva a desarrollar nuevas y así quepa de nuevo en la maceta. Pero no te recomendamos hacer esto los dos primeros años que tengas la planta porque necesitas antes que se adapte al ambiente, clima, temperatura, ubicación, etc. para tener mayores posibilidades de que salga adelante.

Cuándo trasplantar un poto

Dicho todo lo anterior, es hora de trasplantar un poto. Y la primera duda que te puede surgir al respecto tiene que ver con el periodo ideal para hacerlo.

En este caso, los expertos recomiendan que el trasplante se lleve a cabo todos los años en primavera, justo en el momento en que se tenga la certeza de que ya no va a haber más heladas, porque así evitaremos que el frío pueda mermar sus posibilidades de salir adelante, aunque esto afectaría más a las plantas que sean de exterior que a las de interior, como le ocurre al poto.

Cómo trasplantar un poto

Cómo trasplantar un poto

Trasplantar un poto no tiene ninguna ciencia ni es difícil. ¡Todo lo contrario! Pero, para hacerlo bien, es necesario pasar por varios pasos que te ayudarán a hacerlo todo bien.

Prepara lo necesario

En este caso, sería una maceta nueva, tierra, herramientas para sacar la planta (rastrillo, pala, etc.), una regadera (con agua) y nuestros accesorios de protección (gafas y guantes).

Varias puntualizaciones antes de seguir:

  • No escojas una maceta muy grande porque los potos tienden a preferir una pequeña. Si la pones demasiado amplia dejará de echarte hojas porque se centrará en que las raíces se expandan por toda la maceta.
  • No es exigente con la tierra, pero sí hay una combinación que puede ser enriquecedora para la planta. Se trata de dos partes de turba por una de arena fina. La arena ayudará a que la planta tenga drenaje. Otra opción puede ser arena fina, turba y mantillo.
  • Al mismo tiempo que trasplantas también puedes multiplicar la planta. Por ejemplo, para que te quede más frondosa. Solo tendrías que cortar algunas de sus ramas y ponerlas en la tierra para que echen raíces (otros lo que hacen es ponerla en agua).

Prepara la maceta nueva

En concreto, tienes que echar una pequeña base de ese sustrato que has preparado, aunque muchos lo que hacen es poner una base de akadama, perlita, etc. que ayude a aguantar la humedad y así pueda nutrirse la planta (o que absorba la humedad de la tierra).

Saca la planta de la maceta

El poto, cuando lo saques de la maceta, tendrá un bloque de tierra y raíces. Esa masa compacta puede ser complicada de romper, por eso, un pequeño truco, es dejar que se seque la tierra lo más posible (sin que sufra la planta) para que sea más sencillo.

Tendrás que darle con un palito o rastrillo con cuidado de no dañar en demasía las raíces para sacarle toda la tierra que ya no sirve.

Ponla en la nueva

Una vez acabes (es lo que más tiempo te puede llevar) podrás ponerla en la nueva maceta y rellenar todos los huecos con tierra nueva.

Por último, riega un poco para que la tierra se asiente bien y habrás acabado. Toca dejarla en un lugar tranquilo para que se reponga.

Cómo trasplantar un poto vertical

Un poto vertical se trasplanta de igual modo que el colgante. La única diferencia es que tendrás la guía de la planta. Sin embargo, si puedes quitársela, será mucho más rápido el trasplante.

En caso de que no puedas, solo tendrás que tenerla en cuenta a la hora de sacar la planta de la maceta (no cogerla por ahí porque se puede salir de la tierra) y estabilizarla cuando pierda la tierra el poto y tengas que cambiarla por el nuevo sustrato.

¿Qué hacer si tengo un poto demasiado grande?

¿Qué hacer si tengo un poto demasiado grande?

Fuente: Trucos de jardinería

Pues ocurrir el caso de que tu poto ya esté en una maceta grande y que no quieras o no puedas colocar otra más grande.

En este caso, una de las alternativas al trasplante de un poto es la llamada renovación superficial del sustrato. Consiste en quitar una parte de la tierra para colocarle otra cantidad nueva y que así pueda nutrirse (mejor incluso que con el fertilizante).

Eso sí, para llevarlo a cabo bien, es necesario que saques la planta de la maceta, y que con un rascador, y con cuidado de no cortar o dañar las raíces, le quites la mayor cantidad de tierra posible para reponérsela al plantarla de nuevo en la maceta.

Otra opción es sacar solo la tierra superior, siempre y cuando las raíces y tallos del poto te dejen, para después cubrirlo y renovarlo con sustrato nuevo.

¿Te queda ahora claro cómo trasplantar un poto? ¿Lo has hecho antes?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)