Cómo trasplantar una flor de Pascua

La poinsettia se trasplanta con facilidad

Aunque la flor de Pascua es un elemento decorativo, no debemos olvidar de que es una planta que está viva. Por eso, es importante que la cuidamos bien si queremos que nos dure más allá de la Navidad, siendo el trasplante una de las tareas que más va a ayudarle a seguir creciendo.

Esta es una planta que soporta el frío pero no las heladas, pero si se hace con cuidado, es posible cambiarla de lugar incluso en invierno, recién comprada. Si no me crees, a continuación te explico cómo trasplantar una flor de Pascua.

¿Cuál es la mejor época para trasplantar a la flor de Pascua?

La flor de pascua se trasplanta en primavera

Dado que la poinsettia o flor de Pascua es una planta para clima tropical o subtropical, lo mejor es trasplantarla a lo largo de la primavera. Se debe esperar a que las temperaturas se mantengan estables, superiores a los 18ºC, y es que si se produce una bajada drástica de las mismas va a sufrir daños.

Asimismo, y aunque sea lógico, no está demás decir que se aconseja evitar trasplantarla un día en el que el viento sople con fuerza si se va a hacer en el exterior, ya que podría llevarse el sustrato, la maceta y demás.

Artículo relacionado:
Flor de Pascua: cómo sobrevivir a la Navidad

¿Se puede trasplantar en invierno?

Sí, se puede, pero solo si se cumplen estas condiciones:

  • Si la temperatura en el interior de la casa es de 10ºC como mínimo.
  • Si el clima es subtropical. Las heladas son muy débiles (hasta -2ºC), ocasionales, y de corta duración. En estos lugares, es posible trasplantarla en el exterior un día soleado, y llevarla a casa después.

¿Cómo se ha de trasplantar la poinsettia?

https://youtu.be/wx3EOqFEaK4

Siempre con cuidado, y siendo pacientes. Es importante que se haga bien para que la planta reanude su crecimiento lo antes posible, y es que si se rompe alguna raíz y/o rama, puede retrasarla. Para que no pase nada, se han de seguir estos pasos:

Elige dónde vas a tenerla: si en maceta o en el suelo

La flor de Pascua es un arbusto que alcanza una altura de 4 metros, y que además ramifica a poca distancia del suelo. Esto realmente no supone un problema, ya que tolera muy bien la poda. Pero has de tener presente que si en tu zona hay heladas, lo va a pasar mal si está en el exterior; por eso es preferible plantarla en maceta en estos casos.

Ponla en un lugar en el que haya mucha claridad

No le puede faltar luz si está dentro de casa, ni sol directo si está en el exterior. Cuando se tiene en una zona en la que hay poca claridad, los tallos no crecen con la fuerza necesaria y pueden »caer» (como si colgasen). Además, las hojas perderían color y también acabarían en el suelo antes de tiempo.

Plántala en tierra fértil y ligera

La flor de pascua crece en suelo fértil

Las raíces de la poinsettia son sensibles al exceso de agua. Por ello, no se debe plantar en suelos compactos y pesados, ni ponerle sustratos muy pesados si va a estar en maceta. De hecho, si la tierra del jardín no es la más adecuada, tendremos que hacer un agujero grande, de 1 x 1 metro, para poder llenarlo con una primera capa de unos 30 centímetros de greda volcánica o perlita, y con una segunda capa de sustrato universal de buena calidad, como el de Flower (en venta aquí), Fertiberia (en venta aquí) o Terra Profesional (en venta aquí) por ejemplo.

En caso de plantarla en maceta, podemos llenarla con cualquiera de esos sustratos también.

Extráela de la maceta con cuidado

Hay que coger la planta por la base del tronco con una mano, y con la otra presionar la maceta mientras se saca la poinsettia. Lo normal es que salga fácilmente, pero si tuviera raíces asomando por los orificios de la misma antes de nada tendríamos que desenredarlas para que salieran bien. Incluso podría ser necesario romper la maceta, algo que se hace con un cuttex por ejemplo, o unas tijeras de costura.

Plántala en su nuevo lugar

La poinsettia o flor de pascua se puede trasplantar

Si va a estar en maceta, has de rellenarla primero con un poco de sustrato, luego introducir la planta colocándola en el centro, y después echar más sustrato para que quede bien. Es importante que no se quede ni muy alta ni muy baja con respecto al borde del recipiente, sino que quede 1 centímetro o algo menos por debajo del mismo. Así, se aprovechará al máximo el agua cuando reguemos, ya que no se perderá.

Por otro lado, si vamos a tenerla en el suelo, después de hacer el agujero y de rellenarlo con un poco de sustrato universal, hay que plantar la flor de pascua de manera que la superficie del pan de raíces o cepellón quede unos dos centímetros por debajo del nivel del suelo. Luego, hay que echar más tierra para que quede plantada.

Riega a consciencia

El último paso es regar, pero hay que hacerlo sin mojar el follaje. Dicho de otro modo, el riego lo recibirá la tierra y por consiguiente las raíces de la flor de pascua, desde donde será llevada al tronco, a las ramas y después a las hojas.

Artículo relacionado:
¿Cómo regar la flor de Pascua?

Así de fácil es trasplantar una flor de pascua. Esperamos que disfrutes mucho de tu planta.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.