Cómo y cuándo cosechar la sandía

cómo y cuándo cosechar la sandía

La sandía es una de las frutas más populares del verano. Casi todo su contenido está compuesto por agua, de modo que es ideal para mantenernos hidratados mientras disfrutamos de su dulce sabor. Pero, ¿sabías que su cultivo en el huerto o incluso en maceta -grande- es bastante sencillo?

Claro que, después de haberla estado regando casi a diario y abonándola al menos una vez al mes con abonos ecológicos (como el guano, por ejemplo), llega un momento en el que toca coger un cuchillo de sierra para separarla de la planta madre. Ahora bien, ¿cómo y cuándo cosechar la sandía correctamente?

¿Cuántas cosechas da una planta de sandía?

¿Cuántas cosechas da una planta de sandía?

Lo primero que debes saber es que tener una planta de sandía y cuidarla de manera particular no es lo mismo que si la destinas a lo comercial. Primero, porque en este último caso no tienes solo una planta, sino muchísimas, y eso hace que no te puedas ocupar bien de todas ellas y priorices la cantidad a la calidad de la cosecha.

Esto influye en las cosechas que puede dar una planta de sandía. Partimos de la base de que dependiendo de las condiciones ambientales, de la temperatura y luminosidad, el agua, los injertos y el cuaje de los frutos hará que tengamos más o menos cosechas. Pero, de manera general, de cada sandía que tengas podrías conseguir entre 2 y 6 frutos. No más. Si bien en estado «salvaje», es decir, sin darle muchos cuidados, sí puede tener más frutos, estos no van a ser de calidad.

Una vez da sus frutos, la planta suele desaparecer, pero muchas veces, sobre todo en macetas o con cuidados, se puede mantener más tiempo y volver a cosecharla de nuevo.

¿Cuándo florece la sandía?

La floración de la sandía comienza en los meses de mayo y junio. Teniendo en cuenta que el ciclo de una sandía se inicia con la siembra de la planta, que se hace en septiembre u octubre, podemos decir que esta planta es de las más tardías en dar señales de fruto. Eso sí, al haber diferentes variedades, es posible que algunas tengan una siembra más tardía y, por ende, que se cosechen más tarde.

Pero hay que estar muy atentos cuando lo hace porque, desde el momento en que florece, hay que empezar a regarla con asiduidad.

¿Cómo se cultiva la sandía?

¿Cómo se cultiva la sandía?

Solo cuando le hayas proporcionado a la sandía unos cuidados adecuados y tenga los nutrientes necesarios para poder desarrollar el fruto conseguirás cosecharla. A veces, aunque una tengas una planta de sandía, puedes no tener cosecha. Por eso, aquí te dejamos todos los cuidados que va a precisar que, si bien se ven muchos, en realidad la sandía no requiere tanto como puedes estar pensando en este momento.

Siembra

El primer detalle sobre la planta de sandía que debes saber es que esta tiene tres formas de cultivo: por semillas, por plántulas no injertadas y por plántulas injertadas. Cada una de ellas es diferente, y acorta o alarga el periodo en que tendrás que ocuparte de la planta.

De esta forma:

  • Si es por semillas, necesitarás unos 100-120 días para cosechar. Además, se necesita que esas semillas estén en una tierra que se mantenga a unos 18ºC ya que, de lo contrario, les va a costar mucho. También es preciso controlar el nivel de humedad de la tierra y del ambiente ya que influye en la germinación. En general, si a los 6-10 días no ha salido nada, es que la semilla no es buena, o se ha dañado en el proceso.
  • Si es por plántulas no injertadas, se acorta el tiempo para cosechar, y nos permite además elegir la mejor variedad en base a lo que tenemos u ofrecemos (al tipo de tierra, pH, etc.).
  • Si es por plántulas injertadas, que es lo más habitual, el proceso es bastante más rápido ya que solo habría que plantarlos en su lugar definitivo y observarlas crecer. En cuestión de 75-90 días podrían estar dando fruto.

Sustrato

Ya sea que vayas a tener una planta de sandía en maceta o en tu jardín, has de proporcionarle un suelo muy rico en nutrientes pero que sea arenoso. A la planta de sandía le gusta la tierra con un pH de entre 5,8 y 6,6, con humedad pero no empapados.

Los expertos en plantaciones de sandía recomiendan que, si se va a plantar en el suelo, hay que preparar el terreno al menos cinco meses antes para que esté oxigenado, tenga un buen drenaje y se eliminen las rocas y otros elementos que entorpezcan el desarrollo de la planta. También, antes de plantar, se aplica un fertilizante para nutrir más la tierra.

Y, por último, se controla que la planta tenga una temperatura constante de menos de 18ºC (con películas de plástico, por ejemplo).

Si a vas a plantar en maceta, no tienes que estar tanto tiempo preparándolo ya que con una mezcla de tierra con nutrientes, drenaje y un poco de enraizamiento o de fertilizante será más que suficiente.

Riego de la planta de sandía

La planta de sandía necesita que la tierra tenga humedad, sobre todo al empezar la época de floración porque es cuando más la va a necesitar. Dependiendo de dónde la cultives, es posible que solo con el agua de lluvia y la humedad ambiental sea más que suficiente para cubrir esta necesidad. Pero si los días son secos sí es posible que necesite que la riegues a diario.

En el Mediterráneo, por ejemplo, muchos riegan estas plantas unos 20 minutos al día en las primeras etapas y, cuando va avanzando el cultivo, van aumentando el riego. En otros lugares solo las riegan por semana.

También hay un truco y es que se dice que es mejor regar a primera hora de la mañana las plantas de sandía en las primeras etapas y, en la segunda, hacerlo a última hora del día.

Eso sí, ten en cuenta que la forma de riego habitual es el riego por goteo; si se riega de otra forma, hay que proporcionarle entre 400 y 600 mm de agua de forma general (ya dependerá de dónde la tengas, el suelo, etc.).

Poda

Este es uno de los cuidados más importantes, al menos para algunos, ya que hay debate en este caso. Hay quienes opinan que podar la planta de sandía es bueno porque hace que se desarrolle y fructifique mejor; y otros están en contra de ello.

En general, cuando se poda la sandía, se hace siempre en la etapa de desarrollo, para controlar que no vaya a echar demasiados frutos y sí de calidad. Sin embargo, se la deja protegida de plagas y enfermedades.

ASí que salvo que se desmadre, deberías hacer una poda mínima.

Plagas y enfermedades

La planta de sandía es una de las que más sufre las plagas y enfermedades. Por eso hay que tener cuidado con ellas y prevenir la aparición o actuar antes de que sea demasiado tarde.

Entre las plagas habituales, te puedes encontrar con: tisanópteros, que son insectos que chupan la savia de las hojas; áfidos, que también chupan la savia y transmiten enfermedades; y tetranychus urticae, un ácaro que daña los tallos, hojas y frutos.

Con respecto a las enfermedades, las más comunes son: antracnosis, que daña las hojas y venas; mildiu, que provoca la aparición de manchas amarillas o grises; y oidio, que crea un moho polvoriento que ataca a las hojas haciendo que mueran.

Para todos estos problemas hay solución.

¿Cuándo se cosecha?

¿Cuándo se cosecha?

Primero vamos a responder a esta pregunta, pues si no sabemos cuándo podemos cosecharla de nada nos servirá saber cómo hacerlo. Pues bien. La sandía estará lista para ser saboreada entre los 75 y los 95 días después de la siembra, dependiendo de la variedad que sea.

Para saber si está madura tendremos que observar si tiene:

  • Mancha basal (la parte que está en contacto con el suelo) que pasa del color blanco al crema.
  • Está cubierta por un polvo blanquecino, similar a la cera.
  • El pedúnculo (el tallo que lo une a la planta madre) está seco.
  • Al golpear la cáscara se escucha un ruido sordo.

¿Cómo se cosecha?

Ahora que sabemos cuándo se puede coger, es momento de averiguar cómo podemos separarla de la planta madre. Para eso yo recomiendo coger un cuchillo de sierra previamente desinfectado con unas gotas de lavavajillas, y cortar el pedúnculo. Luego, solo quedará pasarle un trapo seco a la sandía para quitarle los restos de tierra que pueda tener, y meterla en la nevera.

Como vemos, cosechar la sandía no es difícil, pero si te has quedado con ganas de aprender más sobre su cultivo, tan solo has de hacer clic aquí.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Marcela Karina Decima dijo

    Muchas gracias por explicar de forma muy sencilla, tengo unas sandías que salieron solas en el jardín y son hermosas, muchas gracias ?

    1.    Mónica Sánchez dijo

      A disfrutarlas 🙂

      ¡Feliz año!