¿Conoces al Arce del Amor?

Arce del amor

El Arce del Amor es uno de esos árboles que quedan estupendos en jardines, y también en macetas pues toleran muy bien la poda. Pero, ¿cómo se cuida esta espectacular planta? ¿Qué necesita para verse perfecta durante todo el año?

Dedicaremos un tiempo a hablar sobre esta especie de arce para que puedas disfrutar de su belleza, además de su sombra, siempre que lo desees. ¿Te lo vas a perder?

Características del Arce del Amor

Acer tataricum ssp ginnala

Al Arce del Amor se le conoce científicamente por el nombre de Acer tataricum ssbp. ‘Ginnala’, aunque a menudo también se escribe Acer ginnala. Pertenece a la familia Sapindaceae. Crece hasta una altura aproximada de 5 metros, pudiendo llegar hasta los 10m si las condiciones de cultivo les son muy favorables. Su tronco mide unos 3m de diámetro, por lo que este es un arce que resulta ideal para tener en jardines medianos a grandes. Sus hojas son simples, de unos 6-10cm de largo, palmadas, y caducas, lo cual quiere decir que caen en otoño-invierno.

En primavera se llena de flores, que son amarillas verdosas de unos 6mm de diámetro y, cuando son polinizadas, producen el fruto que es una sámara alada rojiza de unos 2cm de largo que terminará de madurar en verano, momento que podremos aprovechar para estratificarlas.

Cultivo y cuidados del Arce del Amor

Acer ginnala

Arce del amor empezando a otoñar

Ahora que sabemos cómo es un arce del amor, toca conocer sus cuidados. Bien, este es un árbol muy rústico, que tolera las heladas intensas de hasta -20ºC sin problema; pero cuando se quiere tener en un clima cálido no podrá crecer tan bien, pues lamentablemente no tolera las temperaturas superiores a los 30ºC.

También necesitará un suelo fresco, profundo y bien drenado, cuyo pH sea bajo (entre 4 y 6). En el caso de que sea arcilloso, es preferible plantarlo en maceta con sustrato ácido (o mejor aún, mezclando 70% akadama con 30% kanuma) ya que de lo contrario sus hojas empezarían a verse cloróticas debido a la falta de hierro.

Se ubicará en una zona donde pueda estar expuesto al sol directamente, o en semisombra siempre que sea un rincón muy luminoso, y lo regaremos entre 3 y 4 veces por semana en verano y 2-3 el resto del año. Para que crezca sano, es muy recomendable echar al agua de riego guano líquido, siguiendo las especificaciones que indique el envase. Si necesitas podarlo, hazlo en primavera, antes de que broten las hojas.

De esta manera, tendrás un Arce del Amor sano y espectacular.

¿Qué te ha parecido?

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *