Consejos para comprar palmeras

Ceroxylon peruvianum

Ceroxylon peruvianum, de mi colección.

Las palmeras son un tipo de plantas que quedan de maravilla en cualquier rincón del jardín. Tengan las hojas pinnadas o en forma de abanico abierto, sus portes y su elegancia las convierten en uno de los seres vegetales más admirados. Tanto es así, que cuando se decide tener algunos ejemplares, es fácil quedárselos mirando un buen rato para asegurarnos de que están en perfecto estado de salud.

Ahora bien, ¿cómo podemos saber realmente que están sanas? Para eso te vamos a ayudar. A continuación te ofrecemos una serie de consejos para comprar palmeras.

¿Cómo se venden las palmeras?

Pritchardia remota joven

Pritchardia remota, de mi colección.

Las palmeras se venden casi siempre enmacetadas, pues así son fáciles de trasladar y su sistema radicular no sufre ningún daño. Normalmente, te encontrarás plantas bien enraizadas, que incluso alguna que otra raíz ya ha empezado a sobresalir por los agujeros de drenaje. Esto, aunque pueda parecer lo contrario, es una muy buena señal puesto que nos indicará que los ejemplares llevan tiempo en esas macetas y que, por lo tanto, podrán superar mucho mejor el trasplante.

A veces también podremos encontrar palmeras que se venden con el cepellón envuelto con un plástico negro resistente. Se trata de plantas que han estado creciendo en el suelo y que han sido extraídas para su venta. El problema es que si se han dañado algunas raíces les va a costar mucho superar lo que para ellas sería un trauma. Sin embargo, es la práctica más común cuando se quieren vender palmeras grandes, de 4, 5 o más metros.

¿Cómo saber si están sanas?

Chamaedorea hooperiana, de mi colección.

Independientemente de cómo las compremos, si en maceta o con el sistema radicular protegido con el plástico negro, hay una serie de cosas en las que nos tenemos que fijar para asegurarnos de que están completamente sanas, y son:

  • Las hojas han de tener el color propio de cada especie (las hojas de las palmeras son generalmente verdes, pero pueden ser también glaucas): en el caso de que las inferiores se vean amarillas o marrones, no hay problema puesto que las hojas más viejas van muriendo a medida que salen de nuevas. Eso sí, si hay más amarillas o marrones que verdes, entonces es que están enfermas.
  • El tronco tiene que verse bien: puede ser más difícil de verlo, pero básicamente con esto queremos decir que el tronco tiene que verse sano, es decir, que por ejemplo no tiene que estar delgado en la mitad inferior y luego ensancharse de una manera demasiado brusca. A menudo ocurre que se venden palmeras en macetas demasiado estrechas, y al pasarlas a tierra el tronco se ensancha, dándoles un aspecto antiestético.
  • Las palmeras no deben tener plagas: si ves que tienen agujeros en el tronco, la hoja central desviada, hojas comidas, o si ves directamente alguna plaga como la cochinilla, el pulgón o el picudo rojo, no las compres ya que podrías poner en riesgo la salud de tus plantas.
  • La hoja central se mantiene en su sitio: si te interesan palmeras jóvenes, un truco infalible para saber si están sanas es la de tirando con suavidad hacia arriba de la hoja central. Insisto, con suavidad 🙂 . Si han sido infectada por hongos las hojas pueden verse bien, pero si tiras de la central puedes llevártela contigo, a menos que estén bien de salud en cuyo caso la notarías fuerte.

Con estos consejos, podrás hacer tus compras palmeriles con la seguridad de saber que podrás disfrutarlas durante decenas de años 🙂 .

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Palmeras

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *