Consejos para cuidar la Camelia en maceta

La camelia es una planta perenne

¿Te gusta tener y cuidar plantas en recipientes? ¿Y si tienen flores preciosas? Si tus respuestas han sido afirmativas, te voy a dar una serie de consejos para cuidar de la Camelia en maceta. Aunque es un arbusto que se suele usar mucho para setos, plantado directamente en tierra, también es una excelente planta decorativa que puedes tener en el patio o terraza.

Descubre todos sus secretos…

Características principales de la camelia

La Camelia es un arbusto o árbol perennifolio cuyo origen se encuentra en Asia, concretamente en China, Japón, llegando incluso hasta Corea. Puede llegar a alcanzar los 10 metros de altura, aunque en cultivo es raro ver ejemplares que superen los 2-3 metros. Esto es así porque se suele usar como seto bajo, gracias al cual se puede tener bordes de caminos muy bien decorados.

Sus hojas son enteras, de color verde oscuro brillante, coriáceas y con los bordes o bien enteros o bien algo aserrados. Pero sin duda lo que más llama la atención de la camelia son sus flores. Son el principal atractivo de esta bella planta. Encontrarás que tiene flores blancas, rosas, de flor doble, de flor simple… Hay muchas variedades, y es muy difícil escoger solo una, por lo que es muy recomendable que compres aquellas cuyas flores combinen con los colores de la estancia donde va a estar ubicada.

Crece en terrenos ácidos, es decir, en aquellos que tienen un pH comprendido entre 4 y 6. Vive sin dificultad en climas suaves, sin importantes variaciones térmicas. Lo ideal para ella sería que el termómetro no bajara de los 0º C ni subiera más allá de los 30º C en todo el año. Asimismo, también evita las exposiciones soleadas, ya que de lo contrario sus hojas se podrían llegar a quemar.

¿Cómo se cuida la camelia en maceta?

La Camelia tiene flores preciosas

La camelia es una planta que se puede cultivar en macetas durante toda su vida. Gracias a su lento crecimiento y a su resistencia a las podas, es una de las que se cultivan en cualquier región donde el clima sea templado o cálido. Por lo tanto, no es de extrañar que sea una de las más populares en terrazas, patios y balcones. Pero, ¿cómo se cuida?

Ubicación

Se trata de un género de plantas que crecerá mucho mejor fuera que dentro de casa. Necesita sentir el calor del sol, la lluvia, el viento,… En interior eso no es posible. Aunque eso sí, como no resiste mucho las heladas, si en tu zona las hay sí que tendrás que meterla en la vivienda hasta que las temperaturas vuelvan a situarse por encima de los 10ºC.

¿Es de sol o de sombra?

Por experiencia te diré que está mejor en sombra, pero no total. Es el tipo de sombra que da un árbol que crece a pleno sol. En el caso de que no tengas árboles, puedes colocarle malla de sombreo, como si de una especie de invernadero se tratase.

También puede estar en semisombra, siempre que las horas de luz directa sean las de las de la mañana temprano o las últimas de la tarde, cuando ya empieza a anochecer. Evita exponerla a las horas centrales, especialmente en verano, puesto que de no hacerlo se quemarían sus hojas.

Riego

Se ha de regar entre 2 y 3 veces cada siete días en verano, y el resto del año 2 veces cada semana. El agua ha de ser la de lluvia, o en su defecto la que usamos para beber. Si quieres usar la del grifo, primero tienes que asegurarte de que tiene un pH entre 4 y 6.5, algo que puedes hacer echando un poco en un vaso y luego introducir un medidor (en venta aquí), o con tiras de pH que venden en ferreterías por ejemplo.

Si tuviera un pH de 7 o superior, tendrás que echar unas gotas de limón o vinagre para que baje. Pero haz comprobaciones, ya que no debe de bajar de 4.

Abonado

Podemos aprovechar uno de esos riegos para añadir unas gotas de guano o fertilizante para plantas acidófilas. De esta manera, la Camelia se mostrará sana, sin deficiencias de hierro.

Sustrato

La camelia en maceta requiere riegos moderados

Imagen – Wikimedia/Remi Jouan

Elegir un sustrato u otro va a depender en buena medida del tipo de agua que uses para regar:

  • Si será la de lluvia, apta para consumo humano, o si la del grifo tiene un pH inferior a 7 pero superior a 4 y además tiene poca cal (con »poca» me refiero a que esta no atasca las tuberías): el sustrato más idóneo será el mantillo o el compost.
  • Si será un agua a la que le has tenido que bajar el pH: usa sustrato para plantas acidófilas. También irá muy bien, sobre todo si estás en el mediterráneo, plantarla en una mezcla de 70% akadama + 30% kanuma o kiryuzuna.

Para mejorar el drenaje, no está de más echar una capa de unos 2 centímetros de greda volcánica o bolas de arcilla.

Maceta

Es importante que la maceta tenga agujeros en la base. Da igual el material con el que esté hecha (plástico o barro), pero sí que ha de tener salidas para el agua. La camelia no es una planta acuática, y por lo tanto sus raíces morirían asfixiadas si tuviesen contacto diario con esa agua que sobra al regar.

Durante el verano puedes ponerle un plato debajo, ya que el sustrato se seca con rapidez. De hecho, yo misma (vivo en Mallorca, España, clima mediterráneo típico) procuro que ese plato tenga siempre un poco de agua; pero ojo, solo en esta estación, y con temperaturas que oscilan entre los 20 y los 33ºC (o hasta 38ºC si hay olas de calor).

En cuanto al tamaño, debe de ser unos 7-10 centímetros más ancha y profunda que la que tenía antes.

¿Cuándo trasplantar una camelia en maceta?

Tu planta necesita una maceta más grande si:

  • Se le salen raíces por los agujeros.
  • Si ha gastado todo el sustrato (ocurre cuando apenas se ve tierra; solo raíces).
  • Si nunca ha sido trasplantada, o si han pasado más de 4 años desde la última que se hizo.

De modo que si se da alguna de estas circunstancias, has de trasplantarla siguiendo estos pasos:

  1. El primer paso es escoger una maceta. Recuerda que ha de ser unos 7 centímetros más ancha y alta que la que tiene ahora.
  2. Después, tienes que preparar el sustrato y rellenar el recipiente con él hasta la mitad más o menos.
  3. A continuación, extrae la camelia de su vieja maceta con cuidado. Evita manipular mucho sus raíces.
  4. Luego, introdúcela en la nueva maceta. Comprueba que la superficie del cepellón o pan de tierra queda unos 1-2 centímetros por debajo del borde del recipiente. Si quedase más alto o más bajo, tendrás que quitar sustrato o echar más.
  5. Cuando esté a la altura adecuada, termina de rellenar con sustrato.
  6. Por último, riega.

No la abones hasta que haya pasado un mes. Es muy recomendable darle tiempo para que supere el trasplante, ya que así estará más sana.

Artículo relacionado:
Trasplantar plantas

Poda de camelia en maceta

La camelia tiene flores blancas

Si es necesario, has de podar tu camelia a finales del invierno. Usa herramientas de poda desinfectadas y limpias, y con ellas corta las ramas que estén secas o rotas. Aprovecha para recortar un poco (has de dejar crecer 4-6 pares de hojas, y quitarle 2) también las que hayan crecido demasiado.

Rusticidad

Soporta heladas débiles y puntuales de hasta -2ºC.

Esperamos que con estos consejos puedas cuidar mejor de tu camelia en maceta.


4 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Mirta muguruza dijo

    Amo las plantas y siempre consulto para cuidarlas mejor

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Mirta.
      En el blog encontrarás mucha información. Aunque si tienes dudas, siempre puedes consultar o el propio blog, o participar en nuestro grupo de Telegram 🙂
      Un saludo.

  2.   Nuria Valdes dijo

    Hola Mitta,
    tengo dos matas de camelia, que me gustan mucho, las tengo en mi terraza, pero las hojas estan muy quemadas, tienen botones pero no florencen, que pudiera hacer para resolver este problema.

    Afectuosamente,
    Nuria

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Nuria.
      Creo que te has equivocado de nombre. 🙂
      Te respondo yo, que soy redactora del blog.

      Puede ser que a tus camelias les falte hierro. En viveros y tiendas de jardinería venden sobres de quelato de hierro que se disuelven en 5l de agua. Regar con dicha agua una vez por semana o cada 15 días les vendrá muy bien a tus plantas. También venden botellas de litro.

      Un saludo.