Cotoneaster franchetii

Imagen – Wikimedia/Salicyna

El Cotoneaster franchetii es un arbusto muy interesante, que crecerá igual de bien plantado en tierra como en una maceta. Asimismo, nos permitirá darle la forma que queramos, ya que resiste bien la poda.

¿Tienes curiosidad por saber qué cuidados necesita? Pues no lo dudes: sáciala leyendo este artículo 🙂 .

Origen y características

Nuestro protagonista es un arbusto perenne o semi-perenne (es decir, que se mantiene siempre verde o que pierde parcialmente las hojas dependiendo de lo fría que sea una zona en invierno) cuyo nombre científico es Cotoneaster franchetii, siendo su nombre común cotoneaster. Es nativa del sudoeste de China, Birmania y del norte de Tailandia.

Crece hasta alcanzar una altura máxima de 3 metros, con hojas ovaladas-agudas de 2-4cm de largo por 1-1,5cm de ancho, con el envés pubescente. Las flores se agrupan en inflorescencias en forma de corimbos de 5-15 juntos, midiendo cada flor 6-7mm de diámetro. Estas son blancas en el centro y rosadas por fuera, y están compuestas por 5 pétalos. Los frutos son pomos rojos de 6-9mm de diámetro.

Variedades

Se conocen dos:

  • Cotoneaster franchetii var franchetii: es la que te presento aquí.
  • Cotoneaster franchetii var cinerascens: mide 4 metros de altura, y las hojas tienen un tamaño de 4cm. Produce hasta 30 flores por corimbo.

¿Cuáles son sus cuidados?

Imagen – Wikimedia/Père Igor

Si quieres tener un ejemplar, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

  • Ubicación: en el exterior, a pleno sol.
  • Tierra:
    • Maceta: sustrato de cultivo universal mezclado con un 30% de perlita es lo ideal, pero se puede mezclar turba negra con arlita a partes iguales por ejemplo y estaría bien también.
    • Jardín: crece en suelos fértiles y profundos.
  • Riego: 3-4 veces por semana en verano, algo menos el resto del año.
  • Abonado: desde comienzos de primavera hasta finales del verano (se puede hasta otoño si el clima es suave o cálido) abonar una vez al mes con abonos orgánicos.
  • Poda: a finales de invierno. Quitar ramas secas, enfermas o débiles, y recortar las que estén creciendo en exceso. Se le suele dar forma de bola, pero siempre podemos experimentar 🙂 .
  • Rusticidad: resiste bien hasta los -7ºC.

¿Qué te ha parecido el Cotoneaster franchetii?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.