Cotoneaster, un arbusto precioso y muy, muy rústico

Hay arbustos… y arbustos. Hay unos que tienen flores espectaculares, hay otros que se ponen preciosos en otoño y hay otros, como el Cotoneaster, que tiene las dos cualidades. Pero además, es muy rústico, tanto que es probable que cuando veas una imagen que te mostraré más abajo te quedes sorprendido/a.

Puede vivir en una gran variedad de climas siempre que la temperatura baje de los 0 grados en algún momento del año, y no requiere de muchos cuidados para estar perfecto. ¿Lo descubrimos? 🙂

Origen y características del Cotoneaster

Nuestro protagonista es un arbusto perennifolio o caducifolio dependiendo de la especie nativo de Europa, Norte de África y de la región templada de Asia, encontrándose sobretodo en las montañas del suroeste de China y el Himalaya. Alcanza una altura comprendida entre los 0,5 y los 5 metros, siendo uno de los más pequeños el C. frigidus.

Posee tallos largos, de 10 a 40cm, pero también cortos de 0,5 a 5cm, De ellos brotan las hojas, que miden de 0,5 a 15cm de largo y son de ovadas a lanceoladas, y también las flores que pueden ser solitarias o aparecer en una inflorescencia en forma de corimbo formada por hasta 100 unidades de color blanco a rosa. El fruto es un pomo redondeado con un diámetro de 5 a 12mm, de color rojo brillante y en cuyo interior encontraremos de una a cinco semillas.

¿Cómo se cuida?

Si quieres hacerte con un ejemplar, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

Ubicación

Es importante que esté en el exterior, en semisombra. Puede estar a pleno sol, pero si vives en una zona con clima cálido (como el mediterráneo) es más aconsejable que lo protejas.

Tierra

  • Maceta: sustrato de cultivo universal mezclado con un 30% de perlita.
  • Jardín: crece en todo tipo de suelos, incluso en los pobres.

Riego

Es necesario regarlo unas dos veces por semana en verano y cada 6-7 días el resto del año.

Abonado

Desde comienzos de primavera hasta finales del verano se debe abonar con abonos orgánicos, escogiendo aquellos líquidos si tienes la planta en maceta.

Época de plantación o trasplante

El mejor momento para pasarlo al jardín es en primavera, cuando el riesgo de heladas haya pasado. En el caso de tenerlo en maceta debes trasplantarlo cada dos años.

Poda

En invierno hay que quitarle las siguientes ramas:

  • Rotas
  • Enfermas
  • Débiles
  • Que estén cruzadas o mal orientadas

Además, es aconsejable quitarle los frutos pasados.

Plagas

Puede ser atacado por:

  • Pulgones: son insectos muy pequeños, de unos 0,5cm, de color verde, amarillo o marrón que se adhieren a las hojas alimentándose así de sus células. Se pueden controlar con trampas adhesivas de color amarillo.
  • Polilla minadora: es una oruga que excavan galerías dentro de la hoja. Se combate con Diazinon.
  • Araña roja: es un ácaro que también se alimenta de las células de las hojas. Es fácil detectarla ya que fabrica su propia telaraña. Se combate con acaricida.
  • Cochinilla: puede ser de distintos tipos: algodonosa o bien ser como lapas. En cualquier caso, si son pocas se pueden quitar con un algodón o bastoncillo de las orejas humedecido en alcohol, o con insecticidas anti-cochinillas.

Enfermedades

Puede tener hongos (oidio, roya). Si ves que tiene manchas negras, grises o rojizas-anaranjadas, debes tratarlo con fungicida sistémico.

Rusticidad

Soporta bien heladas de hasta los -15 grados centígrados.

¿Se puede cultivar como bonsái?

Lo cierto es que sí. Para tal fin se suele escoger mucho la especie Cotoneaster horizontalis, que es una variedad enana que en estado natural no supera el metro de altura y que posee hojas muy pequeñas de apenas 1cm. Sus cuidados son los siguientes:

  • Ubicación: exterior, en semisombra.
  • Sustrato: akadama sola o mezclada con un 30% de kiryuzuna.
  • Riego: muy frecuente en verano y más espaciado el resto del año. Por lo general, toca regarlo cada 2-3 días en la época de más calor, y cada 5-6 días el resto.
  • Abonado: en primavera y otoño con un abono líquido para bonsáis siguiendo las indicaciones especificadas en el envase del producto.
  • Trasplante: cada dos años, a comienzos de primavera.
  • Poda: a principios de primavera (si se ha trasplantado, esperar un mes a podarlo). Se deja crecer de 6 a 8 hojas y se cortan dos.
  • Alambrado: si es necesario, se puede hacer en cualquier época del año.
  • Rusticidad: aunque resiste heladas, es mucho más recomendable protegerlo de ellas sobretodo si son muy intensas (de -5ºC o más).

¿Para qué se utiliza el Cotoneaster?

Esta es una planta que se utiliza como planta ornamental. En el jardín es un magnífico arbusto con el que poder hacer setos bajos o medianos. También se puede tener en maceta, desde donde puede decorar cualquier patio, terraza o balcón. Sin olvidarnos del bonsái. Es muy fácil de mantener y de trabajar, una de esas plantas que te darán muchas y grandes satisfacciones desde el primer momento.

Así que si andas buscando alguna que sea una auténtica todoterreno, no lo dudes: hazte con un Cotoneaster.

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Un comentario

  1.   Anjel dijo

    Siendo de la misma Subfamilia y Tribu(taxonomía) que el crateagus sp. porque no se habla de las bondades de las hojas del cotonaster

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *