Cuál es el mejor momento para plantar palmeras

Jóvenes palmeras de Veitchia merrillii

Veitchia merrillii

Si te gustaría tener un jardín idílico, una de las cosas que puedes hacer es plantar palmeras. Estas plantas al tener muchas de ellas un tronco delgado y una corona de hojas muy elegante, quedan perfectas en cualquier rincón. Sin embargo, para poder disfrutarlas desde el primer día es importante elegir bien el momento en el que las vas a pasar a tierra.

A veces tenemos mucha prisa por verlas crecer, y no es raro que las plantemos siendo muy jóvenes. Al hacerlo así, corremos el riesgo de perderlas ya que a tan temprana edad son muy vulnerables a todo: exceso de riego, sol directo, heladas, plagas y enfermedades. Partiendo de esto, ¿cuál es el mejor momento para plantar palmeras?

¿Cuándo plantarlas en el jardín?

Se estima que hay más de 3000 especies de palmeras, y cada una de ellas tiene sus propias características: unas superan los 20 metros, otras apenas alcanzan el metro; unas tienen las hojas pinnadas, otras en forma de abanico; y hay algunas que crecen más rápido que otras. En este sentido, hay que saber que, por ejemplo, una Washingtonia, e incluso una Archontophoenix, puede crecer entorno a los 30-50 centímetros por año, mientras que una Caryota o un Ceroxylon no suelen crecer más que 10-20 centímetros cada temporada.

Por eso, a la hora de plantarlas en un jardín es muy importante tener esto en cuenta, ya que podría ser que fuera interesante plantar una Washingtonia de 40 centímetros de altura en suelo porque sabes que en unos pocos años tendrás un bonito ejemplar de algunos metros de altura, pero si plantas un Ceroxylon con esa altura tendrás que ‘mimarlo’ un poco ya que tardará el doble (o incluso el triple) que una Washingtonia a alcanzar 1 o 2 metros de altura.

De todas formas, si no te importa estar un poco pendiente de tus plantas, y si además eso es algo que te gusta, a mí me gusta recomendar plantar las palmeras cuando tienen una altura de unos 30-40 centímetros. Pienso que con esa altura, primero ya son bastante visibles desde cierta distancia, por lo que el riesgo de perderlas es muy bajo. Además, muchas especies con ese tamaño ya empiezan a sacar hojas verdaderas, con lo cual es fácil hacerse una idea de cómo va a verse esa área en un futuro próximo.

Pero, también es aconsejable tener esto en cuenta:

Tenlas 1-2 años en maceta de prueba

La Parajubaea cocoides es una palmera que crece rápido

Imagen – Wikimedia/Kahuroa

Hay palmeras que tienen un crecimiento bastante rápido, como las Washingtonia, las Archontophoenix, las Dypsis y muchas Phoenix, entre otras. Pero no por ello podremos pasarlas al jardín nada más germinar la semilla. Antes de eso, tenemos que asegurarnos de que realmente son capaces de soportar el clima que hay en la zona, y por ello aconsejo tenerlas como mínimo 1-2 años en maceta, en el exterior. De esta manera, podremos descartar aquellos ejemplares que no parecen gustarles demasiado las condiciones climatológicas que tenemos, y quedarnos con los más fuertes, como la Parajubaea cocoides que puedes ver en la imagen superior.

Elige el mejor momento

Durante sus primeros dos años la gran mayoría de palmeras pueden crecer lo suficiente para poder plantarse en el suelo, de modo que si las hemos sacado por semillas a partir de esa edad ya podremos ir eligiendo la ubicación donde vamos a ponerlas. Pero, ¿qué pasa con las palmeras que hemos comprado? Aunque midan 1 metro o más, igualmente recomiendo tenerlas como mínimo un año de prueba, porque hasta el Trachycarpus fortunei, que es una de las más resistentes al frío (resiste hasta los -17ºC), puede debilitarse con mucha rapidez si no está aclimatada.

Pasado ese tiempo, luego sólo será cuestión de plantarlas en primavera, ya que estas plantas comenzarán a crecer a un ritmo algo más rápido en cuanto la temperatura suba de los 15ºC, de modo que si las plantásemos antes nos arriesgamos a que queden expuestas a heladas, las cuales podrían acabar con ellas, o fuertes vientos.

¿Cómo plantar una palmera en el jardín?

Tienes tu palmera aclimatada, y estás deseando tenerla en el jardín. ¿Qué tienes que hacer? Bien, pues el paso a paso a seguir es el siguiente:

Elige la ubicación

Vista de la Chamaedorea cataractarum

Imagen – Wikimedia/Krzysztof Ziarnek, Kenraiz // Chamaedorea cataractarum

Las palmeras, todas, necesitan espacio para crecer, y hay algunas que necesitan mucho, como las especies del género Sabal o las Bismarckia. Por eso, antes de plantarla en el suelo tienes que tener claro las dimensiones que alcanzará una vez sea adulta, puesto que de ello dependerá en gran medida que pueda crecer bien. Así, si por ejemplo tiene o tendrá un tronco de unos 40 centímetros de grosor y unas hojas largas de 5 metros, lo ideal sería hacer el agujero a una distancia de 6 metros de la pared o de otras plantas altas.

Por otro lado, es importante saber de antemano si es una palmera de sol (Phoenix, Washingtonia, Chamaerops, Livistona, Bismarckia, etc.) o semisombra/sombra (Chamaedorea, Rhapis, Rhopalostylis, etc.), o si es una que necesita sombra de joven y sol de adulta (como la Archontophoenix maxima por ejemplo).

Haz el agujero

El agujero de plantación se puede realizar con una azada si no va a ser muy grande (es decir, si va a tener unas dimensiones iguales o inferiores al metro de profundidad), pero si el ejemplar mide 3 metros o más es probable que sea necesario una excavadora para hacerlo. En cualquier caso, dicho agujero tiene que ser grande, cuanto más mejor, porque cuanta más tierra ‘suelta’ se encuentren las raíces, mejor enraizarán. Esto además es muy recomendable si se ha de mezclar la tierra el jardín con otras, por ejemplo para mejorar la capacidad de drenar el agua y/o su riqueza nutricional.

Al terminar, echa un cubo o más de agua para que se humedezcan bien las ‘paredes’ del agujero, y de paso para comprobar cuánto tiempo tarda la tierra en absorber el líquido. Si tarda más de un día, deberás de mejorar el drenaje, introduciendo varias capas de arlita o perlita.

Rellénalo con tierra

Ahora, el siguiente paso es rellenar el agujero con tierra, pero no del todo. Piensa que cuando introduzcas la palmera en él no tiene que quedar ni muy alta ni tampoco baja. Para asegurarte de que echas la cantidad adecuada, puedes echar bastante, y luego introducir la planta con la maceta. De esta manera, sabrás si tienes que quitar o echar más tierra.

Si quieres mejorar la tierra, mézclala antes de echarla.

¿Qué tipo de tierra necesita una palmera?

Las palmeras, por lo general, crecen en suelos sueltos, ligeros y ricos en materia orgánica. Sin embargo, hay algunas como las Washingtonia, los Chamaerops o algunas Phoenix (como la Phoenix canariensis o la Phoenix dactylifera), que pueden crecer sin problemas en tierras vulnerables a la erosión, o con pocos nutrientes.

Planta la palmera

La Bismarckia nobilis es una palmera de gran tamaño

Imagen – Wikimedia/Vengolis

En cuanto tengas el agujero listo, con tierra, extrae la palmera de la maceta con cuidado. Si tiene raíces fuera de los agujeros de drenaje de la misma, desenrédalas primero. Si son gruesas, es mejor que rompas la maceta por ejemplo con un cuttex si es de plástico. Repito: hazlo con cuidado. Es importante que el cepellón de raíces permanezca intacto para que pueda superar el trasplante.

Después de sacarla, introdúcela en el agujero y rellena este con tierra. Después, tienes que hacerle un alcorque (con la tierra que haya sobrado) y regar.

¿Te ha sido de interés?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.