Cuál es el significado de los claveles rojos

El clavel rojo es una planta preciosa

Si hay unas flores realmente populares por su fácil cultivo y extraordinaria belleza, son sin duda alguna los claveles. Unas plantas de tamaño reducido cuyos pétalos han enamorado a la humanidad desde hace siglos. Y es que, además, son muy adaptables, pudiéndose plantar en el jardín creando así macizos florales espectaculares, o tener en maceta como centro de mesa en tu terraza.

¿Te gustaría saber cuál es el significado de los claveles rojos? Sigue leyendo.

​¿Cuál es el significado de los claveles rojos?

Los claveles rojos son flores que abren en primavera

Existe una leyenda que dice que el clavel tiene un origen divino. Y es que se cree que nació a través de las lágrimas de la Virgen María. Cuando esta vio a su hijo crucificado, esas lágrimas cayeron al suelo dando lugar a los claveles.

Por eso, otro de los significados de los claveles rojos es el amor de madre, así como también el movimiento laboral.

Ahora bien, en países como Francia jamás deberías regalar un clavel a alguien, porque es una flor de mala suerte que solo se utiliza en los ramos funerarios. De este modo, si la regalas, estás diciendo que quieres que la otra persona «pase a mejor vida».

Los claveles rojos son unos de los más llamativos. Al ser de un color intenso, es muy fácil que acabemos cayendo en las redes de esta planta, y nos llevemos alguna a casa. Con una altura comprendida entre los 40 y los 50cm, son ideales para decorar cualquier estancia. Si alguna vez te regalan, o quieres regalar algunos, debes saber que estarás transmitiendo un mensaje que seguro te gustará… o le gustará.

  • Amor: el rojo siempre ha estado relacionado con el amor, no sólo al amor de pareja, sino también al que podamos sentir por nuestra familia. Los claveles rojos se usan comúnmente para regalar a alguien a quien amas, pero también para regalar a un ser querido.
  • Admiración: en efecto, además de decirle a una persona lo mucho que la quieres, le estarás diciendo que la admiras profundamente.

Los claveles rojos se suelen comprar mucho para llevar a las tumbas de los seres queridos. Debido a su resistencia a las condiciones climáticas y a su valor ornamental, con ellos les estarás transmitiendo a tus familiares fallecidos que aún los recuerdas, y que por encima de todo, los sigues queriendo con la misma intensidad.

Así que ya sabes, si quieres tener unas flores espléndidas cuyo mensaje es muy interesante, no dudes en decorar tu hogar con ellas.

​¿Cómo son los claveles rojos?

El clavel rojo es originario de los países mediterráneos. Concretamente, es muy común encontrarlo en Italia, Grecia, España o en Croacia. Sin embargo, hay algunas más en la zona de África o, incluso, una especie nativa de América del Norte.

Se trata de una planta herbácea anual o perenne. Caracterizada por unas hojas en espiral, y opuestas entre ellas, son pecioladas, estipuladas y enteras. Su color es el verde grisáceo, aunque también te las puedes encontrar en verde azulado.

En cuanto a las flores, el clave no solo es rojo, en realidad tiene muchos más colores que puede adquirir, como el amarillo, blanco, etc. Estas flores son regulares y disponen de cinco pétalos. Cada uno de esos pétalos tiene unos flecos al final lo que hace que adquieran esa forma peculiar.

En cuanto a los tallos, estos son leñosos en la base, pero disponen de ramas herbáceas.

El clavel es capaz de crecer hasta unos 80cm de altura y como curiosidad te diremos que el color original de los claveles no es ni el rojo, ni el amarillo, ni el blanco, ni el rosa. El púrpura rosado es el que tenía al principio esta planta. Sin embargo, al ir desarrollándose diferentes variedades, dieron lugar a distintos colores.

​¿Cómo se cuidan los claveles rojos?

Los claveles rojos son plantas de fácil cultivo

Regalar claveles rojos es algo muy bonito, y está dotado de mucho significado. Pero también puedes optar por, en lugar de regalar un clavel o un ramo de claveles, comprar una planta. Ahora bien, ¿sabes cómo se cuida para tener siempre una floración? Te lo explicamos a continuación.

Debes saber que el clavel es una de las plantas más fáciles de cuidar, y también muy resistentes. Solo piden a cambio unas condiciones específicas para sentirse bien y, sobre todo, para agradecerlo con flores prácticamente todo el año.

​Iluminación

El clavel rojo, como otros colores, necesitan estar ubicados en zonas que tenga una buena luz solar. Dependiendo del lugar donde vivas, y las horas de luz que puedas proporcionarle (así como de la temperatura), puedes optar por ponerlo en pleno sol o en semisombra.

Nuestra recomendación es que lo pongas en un lugar donde le dé al menos 6-7 horas de sol y el resto esté más protegido.

​Temperatura

Los claveles son plantas muy resistentes, pero eso no quiere decir que no tengan un límite. En este caso, el clavel no aguanta temperaturas por debajo de los 0 grados, y mucho menos tolera las heladas.

Su ideal estaría entre los 10 y los 24 grados, si bien las temperaturas altas sí que las tolera bastante mejor, al menos hasta los 35 grados. Más allá de esa temperatura también sufre.

​La tierra

En cuanto a la tierra, el clavel necesita un suelo con un pH de entre 6,5 y 7,5 de acidez, que drene bien. Por eso, no se recomienda que le eches mantillo para evitar que se apelmace.

Puedes plantarlo directamente en el jardín, que es lo habitual, o también en una maceta.

​Cómo regar los claveles rojos

El riego es uno de los cuidados más importantes y que puede hacer que tu clavel esté sano. Por ello, has de entender que el clavel es una planta que le gusta mucho el riego. Por eso, no hay que descuidarlo.

¿Y cómo se riega? En la época de más frío, en invierno, deberás regarla 1-2 veces a la semana. En cambio, en verano, habrá que ampliar esos riegos a 4-5 a la semana, dependiendo de la zona donde vivas.

Conviene regarlos a primera hora de la mañana o a última, ya que si la riegas cuando está el sol, el agua puede hacer un efecto lupa que incida sobre la planta y acabe quemándose por los rayos solares.

​Cuándo y cómo podar

En los meses de primavera tendrás la época perfecta para poder tu clavel. Es importante hacerla porque, de esta manera, la planta se verá saneada, cortando siempre flores y hojas de la parte superior. Ahora bien, has de cortarla por el cuarto o quinto nudo, que es como pueden crecer tallos nuevos.

​La reproducción del clavel

Muchos piensan que los tallos que se cortan en la poda sirven para reproducir el clavel, pero lo cierto es que es muy complicado hacerlo así. Para tener éxito, conviene cortar un tallo desde cerca de la base.

Con este, has de quitar las hojas de la base y, en la parte de arriba, hacer un corte recto para que la savia se concentre en el tallo y, así, empiece a desarrollar raíces.

Puede ayudar a esto un producto enraizante echado en el agua del tallo mientras esperamos para plantarlo (en tierra directamente) y después usar ese agua para regarla.

En unos 20 días, el tallo debe echar raíces y empezar a crecer.

​Enfermedades y plagas

El clavel rojo tiene mucho significado

A pesar de que el clavel es una planta que no pide mucho para desarrollarse, y que aguantan bien año tras año, eso no quita que no tenga problemas con algunas enfermedades y plagas que pueden acabar con ella.

Las más habituales son:

  • Roya. Lo notarás en las hojas y los tallos, haciendo que le salgan unas pústulas. Normalmente aparece por un exceso de humedad en el ambiente. Más información.

  • Pulgón. Ataca hojas y flores, y lo verás a simple vista porque tendrá unas manchas negras que puedes quitar con la mano.

  • Alternaria. Es una enfermedad que afecta a las hojas y a los tallos. Aparecerán manchas en la estructura.

  • Babosas y caracoles. Son muy habituales, sobre todo cuando hay mucha humedad en la zona. Además, son peligrosas, porque se alimentan de toda la planta. Para evitarlas, nada como echar extracto de ajo y cebolla, o directamente unos ajos y cebollas alrededor.

  • Araña roja. Aparece cuando la humedad de la zona no es muy abundante. Va directamente a las hojas, apareciendo puntitos amarillos que hacen que las hojas se vuelvan débiles y se caigan. También teje una tela de araña por la planta, sobre todo en el envés, que es donde viven. Usando azufre puedes deshacerte de ella.

  • Fusariosis. Es un hongo que afecta directamente a las raíces haciendo que se pudran y maten directamente al clavel. El problema es que es muy difícil de detectar a tiempo.

¿Sabías que los claveles rojos tenían estos significados? ¿Conoces otros?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.